Pasar al contenido principal

¿Sabías que el concept del Mercedes SLK era así de chulo?

Mercedes SLK Concept 1994

El concept de Mercedes SLK apareció en 1994 y se presentó en el Salón del Automóvil de Turín, que solía ​​ser una feria bienal con bastante importancia en la que las marcas aprovechaban para presentar sus modelos más potentes.

Por ejemplo, ese año también apareció el Maserati Quattroporte de cuarta generación y Fiat montó un show en el que presentó seis concept diferentes de Fiat Punto realizados por varias casas de diseño

¿Quién diseñó el concepto SLK?

Mercedes SLK Concept 1994

Este roadster se ideó bajo la supervisión del veterano jefe de diseño de Mercedes, Bruno Sacco, quien estuvo al frente de los bocetos de la marca entre 1975 y 1999. 

Sacco había ideado innumerables modelos de éxito, pero aún le quedaba suficiente combustible como para inventarse coches como el SLK. Pero tenía su particular visión del mundo y en este caso quería darle un toque un poco retro: "El estilo que no se refiere a nada más allá de la modernidad actual no sería el estilo de Mercedes". 

De ahí que aparezcan toques como las barras antivuelco protegidas por esas dos jorobas detrás, que se remontan nada menos que a las del 300 SLR de 1955.

¿Hablas alemán?

Mercedes SLK Concept 1994

Una pregunta que tiene sentido. De verdad. Para entender de dónde iba a venir el nombre del futuro roadster convendría saber unas pocas palabras. 

Mercedes ya tenía el SL convertible, que significaba Sportlich (deportivo) y Leicht (ligero). La K adicional fue para Kurz (compacto o corto). Es decir, un SL, pero pequeñito.

¿El concepto SLK ya adelantaba el techo duro retráctil?

Mercedes SLK concept 1994

No. Esa idea apareció en el concept SLK II presentado en el Salón del Automóvil de París ese mismo 1994. No deja de ser curioso que el modelo original no ofreciera la característica más loca, algo que no era nada habitual. 

Bueno, o sí: en el R129 (el Mercedes SL de 1989) apareció el primer techo rígido plegable de la marca, pero hasta que no llegó el SLK no se comenzó a popularizar en coches más baratos. 

Pero más allá de techo o capota de lona, lo cierto es que el SLK I no tenía ningún tipo de cubierta.

¿Cómo era por dentro?

Mercedes SLK concept 1994

El interior rojo se remonta a la época dorada de los años cincuenta, cuando el Mercedes 300 SL maravillaba a todo el mundo con su mezcla de elegancia y deportividad. 

Sin embargo, también miraba al futuro con un interior minimalista muy lejos del falso nogal y el plástico gris omnipresente con el que terminaría saliendo el modelo de producción.

¿Y qué había debajo del capó?

Mercedes SLK concept 1994

El coche de producción se basaba en el Clase C W202, pero con un trozo cortado en el medio, pero el modelo que apareció en Turín se armó a medida. 

No quiere decir que no se moviera, pero eso no parecía importarle mucho a marca: bajo el capó encontrabas un motor de gasolina de 4 cilindros "avanzado" que impulsaba las ruedas traseras, pero, francamente, no era nada para acelerarte el pulso.

La versión final del SLK no se veía tan genial, ¿verdad?

Mercedes SLK 1994

Lamentablemente, 30 años más tarde no se puede decir que hubiera algo particularmente loco o llamativo. Sí que fue a la vez un estudio en seguridad en el que se ensayaba un parabrisas más grueso, airbags más grandes y la novedosa aparición (en la época) de ABS.

En todo caso, no pareció impedir que el coche fuera un exitazo: más de 308.000 de ellos se fabricaron entre 1996 y 2004, momento en el que llegó la siguiente generación. 

Curiosamente, la parte delantera del concept se parece más al frontal que estrenó en 2010 el SLS. La versión de producción del SLK (con nombre en código R170) tenía una forma redondeada más elegante que podría decirse que reproducía mejor el aspecto del SL R129... pero simplemente no se veía tan divertido como el concept car.

Y además

Buscador de coches