Grandes del motorsport: cómo el pequeño 205 T16 se convirtió en matagigantes

El Peugeot 205 T16 surgió para demostrar que los modelos de la marca eran robustos. Parece que la jugada les salió bien,,,

Eran buenos tiempos. El Peugeot 205 T16 surgió en una época en la que el Grupo B era todo lo que un aficionado a los rallys podía desear: derrapes, potencia, pilotos de verdad con sus atributos cuadrados, sin electrónica y con riesgo. Mucho riesgo.

Era una época la del 205 T16 en la que Audi había roto esquemas al presentar un modelo ganador que utilizaba tracción integral. De repente, los 'trasera' como el Lancia 037 las pasaba canutas para mantener su hegemonía. Los Metro LR6 ponían su toque exótico. Y del 'veneno' de la potencia bruta no se libró ni Citroën con su Visa e incluso Porsche con el 959.

El final del Grupo B de rally coincidió con el mejor momento del Peugeot 205 T16... y con el enésimo incidente en el que se vio envuelto un modelo de esa categoría: Henry Toivonen, con su Lancia Delta S4, sufrió un accidente mortal que no solo acabó con él y su copiloto, sino con tres espectadores, debido a la facilidad con la que expltaban sus masivos tanques de combustible. El asunto se había ido de la manos.

No te pierdas:

- Ari Vatanen y su receta para mejorar los rallys

- Aquí tienes cinco formas baratas de correr un rally

- Rubén Gracia corrió el rally Dakar con un Montero. Hablamos con él

Lecturas recomendadas