Pasar al contenido principal

Estas son las marcas europeas que fabrican en Estados Unidos

Son las únicas que podrían sortear la crisis de los aranceles.

Fotos: Volkswagen Passat: el más grande de la historia, sólo para América

América primero. Ese es el lema de Trump y que promete llevar hasta extremos: Donald Trump se quiere cargar los coches europeos y, especialmente, algunos segmentos en concreto: sin querer puede incrementar el declive de los descapotables. Los aranceles de exportación prometen subir de manera contundente, por lo que muchas marcas europeas se pueden plantear fabricar en propio suelo americano para intentar seguir siendo relevantes en el mayor mercado del mundo. ¿Qué marcas europeas fabrican en Estados Unidos? Estas parten con cierta ventaja.

 

BMW

 

 

Probablemente la marca europea más implantada en EEUU a nivel de producción: su planta de Spartanburg, en Carolina del Sur, lleva ya 25 años en funcionamiento y se ha convertido en la fábrica más importante del Grupo. Hablamos de 411.171 ejemplares fabricados en 2016, uno de los polos industriales más importantes del estado y sin duda un balón de oxígeno para BMW en caso de que las cosas se pongan feas. Allí se fabrican para todo el mundo los BMW X3, X4, X5 y X6. Y también se producirá el enorme BMW X7. ¡Si los aranceles se disparan quizás también puedan fabricar otros modelos importantes para el mercado americano!

 

Volkswagen

 

 

El mayor grupo automovilístico europeo está perfectamente posicionado en territorio americano, fabricando coches nuevos que se desarrollan fuera de Estados Unidos para el mercado Americano, como por ejemplo el Volkswagen Atlas. Se encuentra en Chattanooga y tiene una capacidad para fabricar 150.000 coches al año. En esta planta se fabrican principalmente los coches destinados especialmente a EEUU, como el Volkswagen Passat (diferente al que se vende en Europa), el Volkswagen Jetta o el mencionado Atlas.

 

Mercedes

 

 

Mercedes tiene también una buena posición en EEUU, gracias a la planta de Tuscaloosa, en Alabama. Allí fabrica algunos de los SUV de la marca, como el Mercedes GLS cuyo principal mercado en es americano. No obstante, Mercedes también fabrica otros modelos de su gama como el Mercedes Clase C: desde 1997 lleva invertidos allí 5.800 millones de dólares y cada año salen de sus puertas 310.000 Mercedes. 

 

Volvo

 

 

La marca sueca sigue teniendo al mercado americano como uno de sus principales pilares: la robustez y seguridad que desprenden son muy valorados allí. En 2016 comenzaron las obras de la primera fábrica de Volvo en EEUU, en Charleston, Carolina del Sur. Allí se fabricará en exclusiva para todo el mundo el nuevo Volvo S60: una guerra arancelaria sería fatal para los planes de la marca, ya que no hay que olvidar que aunque Estados Unidos es un mercado importante para Volvo, el mayor grueso de las ventas se siguen produciendo en Europa. El restyling del Volvo XC90, en 2021, también se debería fabricar aquí, ¡si Trump no la lía parda!

 

Fiat

 

 

Marchionne tiene muy claro que el Grupo FCA tiene la vista puesta en EEUU: Europa es un mercado en decadencia y la diversificación de su negocio, con la vista puesta en América, es clara. Hoy en día no hay ningún Fiat que se fabrique en EEUU, pero gracias a Chrysler, tiene una infraestructura muy potente en territorio americano que podría utilizar si las cosas se ponen feas. El Fiat Freemont y el Fiat 500 se fabrican en Méjico, pero si Donald Trump se carga los coches fabricados en Méjico, estos podrían pasar a fabricarse en EEUU.

Si la guerra arancelaria sigue adelante, otras marcas podrían verse en dificultades: quizás una de las más señaladas puede ser Audi, que decidió abrir una fábrica en Méjico y no en EEUU. No obstante, Volkswagen podría ampliar su fábrica para producir según qué modelos de Audi clave en EEUU. ¡Lo ideal sería que todos fueran libres de poder importar y exportar coches (y cualquier otro bien) sin tantas trabas!
 

Lecturas recomendadas