Pasar al contenido principal

Mini John Cooper Works GP Concept: deportividad moderna en el Salón de Frankfurt 2017

Por favor, señores de Mini, háganlo de calle...

Imagen de perfil de Noemí Alonso

El Salón de Frankfurt 2017 ha sido el escenario elegido para presentar el Mini John Cooper Works GP Concept, inspirado en los triunfos épicos del ‘pequeñín’ (que, por sus medidas, ya no lo es tanto) en el Rally Montecarlo, hace medio siglo. Con este prototipo, la marca pretende materializar “el dinamismo concentrado tanto en el circuito como en la carretera”. Es “la esencia de la deportividad moderna”, según el comunicado de prensa. De momento, y sólo con el primer vistazo, ya puedo decirte que me sobra toda esta palabrería. Míralo. Si no te has enamorado, no tienes corazón.

Este concept de Mini toma el relevo del JCW GP de 2012 y del Cooper S de 2006 con kit GP de John Cooper Works. Si recuerdas, se produjeron 2.000 unidades de cada uno, que exploraban los límites del rendimiento… en su época. El recién llegado, directamente, propone “diversión de conducir en estado puro”. Y su imagen denota estas intenciones: más ancho que el modelo actual (¿te has fijado en esos pasos de rueda?), dice claramente: ‘Mírame, soy potente. Y me deseas’. Hay faldones por todas partes, un alerón de proporciones dantescas en el techo, entradas de aire donde toca, llantas Racetrack de 19”, colores brillantes y mate en rojo, negro, gris, naranja… parece robusto, pero no pesado, algo que confirma el uso de la fibra de carbono y una óptima distribución de los kilos, con el fin de garantizar esa sensación de conducir un kart común a casi todas las variantes de la gama. Bien.

Te estarás preguntando (si has visto ya las fotos de la galería o el vídeo sobre estas líneas) qué es ese número 0059: hace referencia al año de nacimiento del Mini clásico, 1959. Éste no tenía las dos luces de lluvia en los extremos de la zaga -son para mejorar la visibilidad en las carreras sobre mojado-, pero también era muy efectivo. Está claro que su espíritu sigue presente en este prototipo.

El interior del Mini John Cooper Works GP Concept se ha reducido a los elementos fundamentales en un coche de estas características: una jaula de seguridad, un par de asientos tipo bacquet con arneses de cinco puntos y un panel de instrumentos limpio, que se complementa con el Head-Up display. No hay guarnecidos o asientos traseros: peso que se ahorra. Tras el volante, unas levas para manejar el cambio… y, por supuesto, una pantalla central gigante y táctil, que te permite modificar, por ejemplo, los ajustes de la suspensión. Este detalle tan vanguardista contrasta con los clásicos conmutadores del modelo y con las correas textiles que hacen las veces de tiradores de las puertas.

Mini 211 John Cooper Works Edition, así reviven sus días de gloria.

Y, si te estás relamiendo ya pensando en su potencia… Lo sentimos, pero la marca no dice nada de nada sobre ella. ¿Por qué, señores de Mini? ¿Por qué nos hacen esto? Les perdonamos si fabrican el John Cooper Works GP Concept, aunque sea en unidades limitadas.

Lecturas recomendadas