Pasar al contenido principal

Roadtrip por la Italia del motor: museo Enzo y Dino Ferrari de Módena

¡Una sorpresa muy grata!

Después de un sábado muy intenso y una mañana de domingo de locos en el marco del 70 aniversario de Ferrari en Maranello, decidí acudir al último museo que me quedaba por ver en la zona: el Museo Enzo y Dino Ferrari, situado en la capital, en Módena. Sin duda es un museo interesante, una gran sorpresa y que no tiene mucho que envidiar al museo Ferrari de Maranello, además que puede complementarse perfectamente con el Museo del Automóvil de Turín. Te diría que podrías visitar únicamente este, pero estar en Módena y no pasar por Maranello es un auténtico crimen.

Además, como probablemente recordarás en mi último artículo, recuerda que la entrada conjunta de los dos museos de Ferrari en la zona te sale mejor de precio que si solo vas a uno de ellos. Los precios del Museo Enzo y Dino Ferrari de Módena son calcados a los del Museo Ferrari en Maranello: 16 euros la entrada sencilla y 26 euros si compras la entrada para los dos museos. Estudiantes y mayores de 65 años tienen pequeño un descuento, con 14 y 22 euros respectivamente. Como en el Museo de Ferrari, si eres miembro del Scuderia Ferrari Club o de alguna otra asociación del automóvil probablemente podrás beneficiarte de algún que otro descuento.

 

Estos son los deportivos eléctricos más rápidos

 

Bien, el Museo Enzo y Dino Ferrari de Módena se ubica en el antiguo taller de Aldredo Ferrari, padre de Enzo y donde nació este genio. No obstante, cuando llegues por primera vez te encontrarás con un edificio muy moderno, de avanzada arquitectura y sin duda espectacular. Allí mismo deberás comprar la entrada y podrás comprar un regalo en la Ferrari Store que se encuentra en el interior del museo. 

Esto en el hall de entrada. A partir de ahí, ¡casi nada! El paraíso: ese edificio tan moderno y espectacular esconde un espacio diáfano verdaderamente espectacular, en el que perder el tiempo de manera maravillosa. En ese lugar hay una espectacular selección de coches, que va evolucionando de manera temporal y que incluye exposiciones que varían según el tema. Coches como el Ferrari 275 GTB, el Ferrari 250 GT o el fantástico Ferrari 288 GTO están presentes en ese lugar. 

El edificio tiene una ligera bajada que te va llevando de un lugar a otro, evolucionando en el tiempo. En la parte final me encuentro con modelos más modernos, pero no menos espectaculares: Ferrari F40, Ferrari Enzo, Ferrari LaFerrari. Algunos modelos más modernos como el Ferrari F12tdf. Ahora bien, esta última parte de la exposición puede variar la temática y en esta ocasión habla de la relación de Ferrari con personajes famosos: el Ferrari LaFerrari es el espectacular ejemplar pintado en color verde de Jay K, vocalista de Jamiroquai. También está presente una maqueta del espectacular Ferrari SP12 EC de Eric Clapton. ¡Mola!

Pero esta parte del museo no se termina aquí, hay más atractivos. La primera es la parte documental del museo, con infinidad de revistas, libros y objetos interesantes en la historia de Ferrari. La segunda es una sorpresa, que deberéis ver si finalmente acudís que yo no os voy a reventar, pero es algo muy chulo y que no te esperas. 

 

 

Esta es la primera parte del Museo Enzo y Dino Ferrari de Módena, ¡no empezamos mal! Tampoco terminaremos peor. Justo a la salida del moderno edificio se encuentra el taller original del padre de Enzo Ferrari, con sus ladrillos y con su cartel pintado en color blanco. Un contraste de lo clásico y lo moderno realmente atractivo. En este museo se encuentra el Museo de los motores, uno de los museos más interesantes que he podido ver en mi vida: no es muy grande, pero es tremendamente interesante.

En su interior se encuentra una selección de algunos de los motores más importantes y relevantes de la historia de Ferrari. Ferrari son motores, es prestaciones, y la verdad es que es espectacular: la colección se encuentra dividida según los números de cilindros o su vocación. Encontramos primero los motores de uno a seis cilindros. Después de seis a ocho, después los doce cilindros para terminar con los motores sobrealimentados y los de la Fórmula 1. Todos ellos perfectamente explicados y puestos en su contexto. ¡Fantástico!

Allí también se pueden ver coches, ¡incluso más especiales que los presentes en la otra sala! Especialmente interesante el Ferrari 288 GTO Evoluzione, el prototipo germen del Ferrari F40, o el Ferrari 458 Italia con el motor V12 del Ferrari LaFerrari. Hablando del LaFerrari, en este lugar también se explica a la perfección cómo funciona su sistema KERS.

Nos ha ido justo: son ya las ocho de la tarde y el museo está cerrando. De repente nos quedamos solos en la sala, con joyas allá donde mires. Me ha gustado mucho este museo: es pequeño, asumible para ver en un tiempo relativamente corto, siempre que no quieras profundizar, lo cual sería una pena. Es conciso y muy atractivo, además de ser un lugar histórico en la vida de Enzo Ferrari. ¡Otra visita obligada para visitar en la zona! Ah, por cierto, si estás en Módena, también puedes ir a pasear por la fábrica de Maserati.


 

Lecturas recomendadas