Pasar al contenido principal

Roadtrip por la Italia del motor: 70 años de Ferrari en Maranello. ¡Locura total!

Mi primera vez en ‘tierra santa’ no pudo ser más espectacular.

Mi roadtrip por la Italia del motor sigue, sin pausa. Primero os hablé de los preparativos para un viaje por Italia como este: en esta ocasión empecé por Turín, ya que era la primera ciudad que nos pillaba de paso. El Museo del Automóvil de Turín es una parada indispensable. De ahí pude conocer a una de las personas más interesantes que he conocido en mi vida, al icono del diseño italiano Andrea Zagato. Pero este viaje tiene un objetivo de fondo, una misión. Tengo 29 años y todavía no he visitado Maranello, el santo sanctorum de Ferrari, su sede, uno de los lugares más importantes de la historia del automóvil deportivo y de competición. El 70 aniversario de Ferrari en Maranello parecía la excusa perfecta.

Y así es como nació este roadtrip, con la voluntad de visitar Maranello y de acudir al acto central de las celebraciones del 70 aniversario de Ferrari. Quería sentir esa pasión desbordada por la marca más famosa del mundo, ese amor por unos colores, casi como si se tratase de un equipo de futbol. El viaje había empezado muy bien, con las dos paradas técnicas que ya os he enseñado hasta ahora, en Turín y en Milán. Pero en Maranello es dónde de verdad iba a encontrar lo que estaba buscando, una locura colectiva que en España no se puede encontrar ni en el mejor de los eventos, la cultura el automóvil a lo bestia.

 

Así celebró Ferrari su 70 aniversario en Maranello

 

Nada más llegar me doy cuenta que Maranello es diferente. Me alojo en el hotel Maranello Village, un establecimiento de cuatro estrellas que en cierto momento se asemeja a una residencia universitaria. También se podría considerar como un hotel temático, ya que TODO está relacionado con Ferrari, desde la recepción, con la maqueta de un F1 de la marca, hasta las alfombras de los pasillos. Es un lugar interesante para dormir, ya que ofrece precios muy interesantes y te empapa ya desde el primer momento de la locura Ferrari. ¿Lo malo? Que no está en el centro y necesitarás utilizar el coche para tus desplazamientos.

Salir a cenar, ir a tomar algo, todo parece estar relacionado con Ferrari. Nunca he visto tan influenciado por un sentimiento, es como si Ferrari fuese el corazón que hace latir a todo el pueblo. ¿Parece? Sin duda lo es. Maranello sería un pueblo más en el inmenso mapa italiano. Gracias a Ferrari es uno de los pueblos más famosos del mundo y el lugar más especial sobre la faz de la tierra para los tifosi de la marca. Económicamente todo gira en torno a Ferrari, ya se encargó Enzo e que así fuese. Es una sensación que recomiendo vivirla, ya que generalmente las grandes marcas se encuentran en ciudades en las que es difícil sentir una pasión así por una marca. Esto es un pueblo y resulta muy interesante de ver.

A la mañana siguiente, mientras estoy en la ducha, soy consciente de que el sonido de los motores de Ferrari es constante, no hay un momento en el que no se escuche de fondo. Es el típico sonido que te hace empezar el día con las pilas puestas. Durante mi estancia en Maranello os voy a hablar de diversos temas, en diferentes artículos. Os hablaré de los dos museos de Ferrari, en Maranello y en Módena, así como de una institución poco conocida pero que tiene una importancia vital en Maranello: Carrozzeria Zanasi. Pero eso será a lo largo de la semana, hoy te voy a contar cómo viví el 70 aniversario de Ferrari en su propia casa.

El vídeo que puedes ver en los párrafos superiores es un resumen muy acertado de lo que pude vivir allí. Autentica pasión, auténtica locura por los coches. Justo lo que estaba buscando. El sábado empezaba con una lluvia de millones que me dejó un poco abrumado. Los camiones de distintas colecciones europeas o americanas estaban descargando sus joyas junto a la planta principal de Carrozzeria Zanasi. Muchos coches con los que has babeado frente a la pantalla durante toda tu vida estaban ahí delante, amontonados: Ferrari 288 GTO, Ferrari F40, Ferrari 275 GTB, Ferrari 250 GT SWB, Ferrari 250 GT California Spyder. Millones y millones de euros, algunas de las joyas más alucinantes jamás creadas por esta marca ahí, como si nada.

 

 

Quizás a estas alturas lo que debas hacer es visitar la galería y babear con estas maravillas del diseño y la técnica. Yo mientras voy a seguir con mi crónica. Ferrari organizó un evento privado para sus mejores clientes en el interior de la pista de Fiorano, donde tendría lugar una exclusiva subasta de RM Auctions, donde se subastó el último Ferrari LaFerrari Aperta y el Ferrari LaFerrari del Atelier, un concurso de elegancia y un show donde se haría un repaso espectacular a los 70 años de esta marca. Además, se habían organizado diversas actividades asociadas a esta cita, especialmente interesante era un rally que tuvo lugar los días previos y que recorrió alguno de los lugares emblemáticos de la marca, una quedada con unos 500 coches. Otro, formado por algunos de los coches participantes en el concurso de elegancia, se desplazaron desde Maranello hasta Módena para que un mayor número de aficionados pudiesen disfrutar de estas joyas.

Sí, y digo joyas con matrícula. Os aseguro que jamás pensé poder ver un Ferrari 250 GTO rodando por la calle. O un Ferrari 166 MM, o un Ferrari 750 Monza, o un Ferrari…¡había absolutamente de todo! La gente se arremolinaba en cualquier esquina con la única voluntad de ver pasar sus sueños con ruedas. Yo también, estaba ahí cámara en mano y babeando como un poseso al comprobar que en esos pocos kilómetros cuadrados se encontraban casi todos los modelos de la historia de Ferrari.

Ferrari es pasión, Ferrari es locura y este evento fue empezar en Maranello a lo bestia. Mi primera vez en el centro neurálgico de Ferrari difícilmente podrá mejorar el nivel, la locura colectiva, esa pasión por una marca, un sentimiento que no está muy lejos del amor. Debo confesar que me lo pasé tremendamente en grande y podría estar hablando aquí de todo. Creo que no hace falta, lo mejor que puedes hacer es entrar en la galería y comprobar mis palabras por ti mismo.

Ahora bien, antes de terminar este artículo, sí me gustaría daros algunas claves por si decidís emprender un viaje a Maranello. Lo primero que debéis tener en cuenta es que es un pueblo, auténtico, como los españoles. Tiene una actividad económica potente, pero eso no hace que pierda su encanto de pueblo. Podrás comer bien y a muy buen precio, podrás dormir también a precio interesante tanto en los hoteles del centro como en los que están en los alrededores. Es, sin duda, una parada obligatoria si estás por la zona y ya te adelanto que deberás guardar una parte de tu presupuesto para comprar algún elemento que te recuerde tu estancia en Maranello, ya sea en la Ferrari Store o en las muchas tiendas que pondrán en jaque a tu tarjeta de crédito con maquetas y objetos realmente interesantes. ¡Maranello, para necesaria! Apúntalo.

Lecturas recomendadas