Pasar al contenido principal

Nuevo Ferrari F8 Tributo: el último de una saga irrepetible

Su sucesor probablemente recurrirá a la electricidad.

Ferrari F8 Tributo

El nuevo Ferrari F8 Tributo es el último de una saga, el último de una estirpe, el último deportivo radical de Ferrari que prescinde completamente de la electricidad. Las berlinettas V8 de Ferrari son el corazón de la marca, su variante más prestacional y divertida, representan todo lo que debe representar un Ferrari. El Ferrari F8 Tributo sustituye al Ferrari 488 GTB que a su vez sustituye al Ferrari 458 Italia. Tres coches sobre una misma base, algo no muy habitual en Ferrari pero que tiene una explicación.

La historia de las berlinettas V8 de Ferrari siempre nos hablan de evoluciones ‘de dos en dos’. Ferrari 308 y 328, Ferrari 348 y 355, Ferrari 360 y F430 y Ferrari 458 Italia y 488 GTB. Entonces, ¿dónde metemos al F8 Tributo? Pues sin duda, con el último grupo, ya que más que un modelo completamente nuevo, parece un simple restyling del 488 GTB y de su versión más prestacional y salvaje, el maravilloso Ferrari 488 Pista.

 

 

Y es que el Ferrari F8 Tributo 2019 será, muy probablemente, el último de una saga que lleva vigente desde el 458 Italia. Su sucesor, debería contar con un motor híbrido y con una ruptura general de diseño para avanzar hacia el futuro con paso firme. Sin embargo, antes de mirar al futuro, centrémonos en el presente y analicemos las novedades que incorpora el Ferrari F8 Tributo. Por cierto, si esto te parece poca cosa, no te pierdas esta lista de prototipos de Ferrari que son un deleite para tus ojos.

 

Ferrari F8 Tributo: el último antes de la electricidad

Ferrari no se ha roto demasiado la cabeza con este nuevo modelo: la firma de Maranello está plenamente centrada en el desarrollo del nuevo Ferrari híbrido que dará paso a toda una nueva generación de deportivos alimentados también por electricidad y ha decidido solucionar el tema temporal con una versión rediseñada y desarrollada para la calle del 488 Pista, más radical y más orientado al circuito.

Para empezar: el motor del Ferrari F8 Tributo es el mismo que el del Pista: un V8 de 3.9 litros, doble turbo y 720 CV a 8.000 vueltas. Una auténtica maravilla de propulsor que lleva ganando el premio al mejor motor un año tras otro. Este propulsor convierte al F8 Tributo en el Ferrari V8 más potente de la historia, sin contar versiones especiales como el Pista.

 

Ferrari 488 Pista

 

Obviamente sus prestaciones están a la altura: un cero a cien en 2,9 segundos, un 0-200 km/h en 7,8 segundos y una velocidad máxima de 340 km/h. No hace falta más. Gracias a estas cifras el Ferrari F8 Tributo se coloca al nivel de coches como el McLaren 720S, probablemente su rival más potente a día de hoy.

En este segmento la aerodinámica ha tomado un papel protagonista, especialmente después de la aerodinámica activa que se sacó Lamborghini con su Huracán Performante. Bien, en esto el F8 Tributo también se aprovecha de las mejoras desarrolladas por el Pista y luce el sistema S-Duct, con un canal aerodinámico en el morro y que canaliza el flujo hasta el alerón trasero. Este sistema consigue un 15% más de apoyo aerodinámico. A nivel aerodinámico prácticamente sin cambios respecto al Pista, lo que supone un avance importante respecto al 488 GTB.

 

Ferrari F8 Tributo: heredero del 488 Pista

Sin duda donde más diferencias encontramos entre el Pista y el F8 Tributo es en el diseño exterior. El frontal es más afilado y nos recuerda al Ferrari J50 con el que la marca celebró su 50 aniversario en el mercado japonés. Sin duda se ve poderosa y espectacular. En la zaga, Ferrari recupera los cuatro pilotos redondos en una berlinetta V8, algo que no se veía desde el maravilloso F430. Se mantienen sin cambios los escapes en posición central y un enorme difusor en la parte baja.

 

Ferrari J50 tres cuartos
Ferrari J50 tres cuartos

 

Otro guiño estético que me ha gustado mucho es la tapa del motor con la rejilla integrada y que recuerda irremediablemente al Ferrari F40. Son pequeños detalles pero que terminan marcando la diferencia. Manetas de las puertas, tomas de aire, retrovisores: todo viene heredado del 488 GTB. En el interior del Ferrari F8 Tributo hay cambios pero la estructura general del salpicadero también es muy similar a la del 488, con un cockpit claramente orientado hacia el conductor y un cuadro de mandos donde se combina la tecnología digital con la analógica.

En definitiva, el Ferrari F8 Tributo es un deportivo de transición para la marca de Maranello. El último de una saga y probablemente el mejor de todos ellos, con permiso del especial e inalcanzable 488 Pista. Más rápido y con una enorme carga tecnológica para que todos nos convirtamos en un piloto de Fórmula 1 a los mandos de esta bestia. Es de esperar que llegue a los concesionarios después del próximo verano con un precio base que rondará los 250.000 euros.

Lecturas recomendadas