Opinión: Ferrari FXX-K Evo o McLaren P1 GTR, ¿cuál es mejor?

Dos carreras-cliente que están en la cúspide del los superdeportivos.

El lanzamiento del Ferrari FXX-K Evo nos dejó a todos hace unos días con cara de tonto: ¡qué bicho! Más de 1.000 CV, 20 kilos menos y 830 kg de downforce a máxima velocidad. Ahora bien, este deportivo que no está homologado para la calle no es único en su especie, ¿es mejor el Ferrari FXX-K Evo o el McLaren P1 GTR? Esto va a ser como compararar a papá o a mamá.

El McLaren P1 GTR es una bestia salvaje, los dos lo son, eso no es nuevo. Hoy la verdad es que va a ser más corto de lo habitual, ya que no te puedo hablar de factores prácticos o recomendaciones de compra, no creo que nadie de nosotros estemos en posición de comprar ninguna de estas bestias de circuito. Pero sí podemos comparar elementos técnicos y, como es un artículo de opinión, también te daré mi opinión en apartados más mundanos como el estético.

 

Vídeo: así celebró Ferrari su 70 aniversario

 

El McLaren se conforma con 1.000 CV justos: 800 de estos proceden de un motor V8 biturbo de 3.8 litros y 800 CV, que se asocia con un motor eléctrico de 200 CV. Respecto al McLaren P1 de producción la mejora de potencia alcanza los 84 CV, mientras que en cuanto a peso, el uso de materiales como la fibra de carbono, el policarbonato o el titanio, se reduce en 50 kilos. Los materiales ligeros son protagonistas en ambos modelos, en todo tipo de elementos, como los asientos, que se producen a la medida del dueño para conseguir una ergonomía perfecta.

El Ferrari alcanza los 1.050 CV aunque la configuración mecánica es diferente. Aquí el motor de combustión es más impresionante: un motor V12 atmosférico de 6,2 litros y 860 CV. El sistema KERS integrado en el propulsor suma 190 CV extra. Esta brutal cifra de potencia, y el descomunal par de 900 Nm, se envían al eje trasero mediante una caja de cambios F1 Dual-Clutch prácticamente instantánea de siete marchas. Aquí el peso también es clave y la reducción es más importante que en el caso del McLaren, si lo comparamos con el coche del que deriva, el Ferrari LaFerrari: en el caso del Ferrari FXX-K Evo la rebaja de peso alcanza los 110 kg, hasta quedarse en los 1.475 kg. ¡El peso de un Renault Mégane!

 

 

El peso es clave, la potencia también, pero en este tipo de coches para ser el rey de las tandas en circuito, la aerodinámica es también realmente importante. Quizás aquí el Ferrari FXX-K Evo está un paso por delante tras la reciente actualización realizada por los ingenieros de Maranello. A velocidad máxima genera 830 kg de downforce, mientras que a 200 kg ya genera 640 kg de peso aerodinámico en el eje trasero. Ojo, que es casi la misma cifra que consigue el McLaren P1 GTR a 250 km/h (660 kg). Hay que ser justos: el Ferrari es más moderno y se ha trabajado mucho en esta mejora aerodinámica.

Creo que es momento de dejar al lado las cifras. Aquí el hecho de acelerar de cero a cien o su velocidad máxima pasan a un segundo plano. Son insultante y peligrosamente rápidos para cualquier ser humano, aunque te llames Lewis o te apellides Vettel. Ahora voy a pasar a analizar otro factor clave: comprarlo. Sí, y no estoy hablando de su precio, que también me parece irreverente en hiperdeportivos así. La cuestión es que a la hora de comprar uno de estos coches, creo que el McLaren lo pone más fácil que el Ferrari.

En McLaren necesitas ser un buen cliente de la marca, un amigo, para que te puedan hacer un McLaren P1 GTR. En su día, claro, hoy ya está la producción finiquitada. En Ferrari, entrar a formar parte del programa es mucho más complicado: ya sabes, todo lo que rodea Ferrari está envuelto de un aura compleja. Además, en este caso, si quieres correr en este programa, Ferrari te guardará el coche y se encargará de su total cuidado. Es decir: el McLaren es un coche de circuito que puedes gestionar tu mismo y el Ferrari es un coche de circuito que te gestionan otros. Es complejo.

 

Vídeo: así baila el McLaren 570S sobre hielo y nieve

 

Ya puestos a saber detalles jugosos, ¿de qué precio estamos hablando? En ambos casos, para poder comprarlos, tienes que ser buen cliente de la marca y eso supone gastar mucho dinero en coches previos. El precio del McLaren P1 GTR es de 2,5 millones de euros, aunque en el mercado de ocasión ya superan con holgura los tres millones de euros. En el caso del Ferrari, su precio es de 2,2 millones de euros, algo menor, pero con la particularidad de uso de la que hablábamos y que es un coche que difícilmente cambia de manos y, si lo hace, debes contar con el beneplácito de la marca. Lo dicho, más complejo.

¿Me toca decidir ya? Bueno, pues ahí va: creo que el Ferrari FXX-K Evo es mejor coche: es más potente, más trabajado aerodinámicamente y con elementos más modernos. Ahora bien, a la hora de comprarlo, creo que el Ferrari es más complicado. En cambio el McLaren no solamente te puedes llevar el coche a tu garaje, sino que además, por una cierta cantidad de dinero, McLaren pone a tu disposición la magia de Lanzante Motorsport para modificar tu McLaren P1 GTR para convertirlo en un coche de calle para poder ir a buscar el pan con él. ¡El detalle definitivo que marca la diferencia!

Lecturas recomendadas