Pasar al contenido principal

Restomod: conducimos el Dino 246 con motor V8 de Ferrari 308

Ferrari Dino Restomod V8

Un ajuste muy fino que no le quita el toque clásico

Un texto de Tom Ford con fotos de Jonny Fleetwood

Ah, la ergonomía moderna: todo el tiempo preocupados por tener el cuello curvado en una dirección anatómicamente correcta y por tener la misma forma al final de un viaje que cuando empezaste. En este restomod de Dino 246 con motor V8 mi cabeza está inclinada haciendo un ligero ángulo.

No solo eso: mi columna vertebral se retuerce en la dirección opuesta, mis pies están colocados en otro rumbo para llegar a los pedales desplazados. La palanca de cambios, una preciosa varilla cromada con pomo de bola, está convenientemente cerca. Pero en general el habitáculo se encuentra en algún punto bastante opuesto a lo que podrías decir como “acogedor” según los estándares modernos.

"El coche huele a cuero, a gasolina y a aceite caliente"

Vivirás toda una auténtica experiencia en el Dino si mides más de 1,80. Y sin embargo... no me importa. Y es que te olvidas de todo el sentido común y la incomodidad física tan pronto como pasas de segunda a tercera en la caja de cambios de rejilla abierta. Este deportivo clásico galopa felizmente más allá de las 4.000 rpm y el V8 de origen Ferrari detrás de tus oídos comienza a sentirse libre.

El ruido. Oh, el ruido. Está el de la toma de aire, el sonido mecánico de las válvulas dándolo todo. Un grito que sale del escape que hace que los pelos de la nuca se te muevan hacia arriba. 

Cualquiera que tenga siquiera una gota de gasolina en las venas se acomodaría en el clásico asiento deportivo de Ferrari y emitirá un grito de alegría brillante.

Y, sin embargo, la melodía está mal. En serio. Es musical, sí, pero el timbre y el ritmo no encajan. Un Dino 246 de finales de los sesenta o principios de los setenta como este venía con un V6 de 2.4 litros. De ahí el nombre 2.4/6 cilindros; 246. Producía una potencia de unos 195 CV, lo que, en un automóvil que apenas pesaba más de una tonelada, probablemente era más que suficiente.

Pero este Dino ... este Dino suena diferente, y el empujón sostenido sugiere que definitivamente no está dando esa potencia ligeramente por debajo de los 200 CV. Son como más como 300 y salen de un V8 de 3,2 litros que en su día utilizaba el Ferrari 328

Restomod con estilo: Lancia Aurelia B20 Outlaw

También lleva llantas de 18 pulgadas procedentes de un Ferrari 360 Modena y un sistema de frenado del mismo modelo. Hay amortiguadores de Nitron ajustables y que controlan los movimientos de la carrocería y que superan a la conducción un poco áspera habitual del modelo original. 

Y es que la tecnología actual es superior, le pese a quien le pese. Como, por ejemplo, los neumáticos modernos, que mantienen a este deportivo sobre el asfalto sin problemas, afilan su manejo cuando pasas por zonas de curvas. 

Y, sin embargo, la caja manual tipo dogleg, que también proviene del 328, todavía se siente bien. El embrague sigue es algo que hay que conocer, en lugar de simplemente operar. La dirección cuesta un poco.

Pero las vistas sobre la carrocería son auténticas e inspiradoras. El coche huele a cuero, a gasolina y a aceite caliente. El volante y los diales lucen su edad con orgullo, desgastados y llenos de carácter: aquí sigue siendo todo un Ferrari Dino (sí, sí, de Ferrari nada, pero es para entendernos), pero multiplicado por mucho: bienvenidos a una obra de Moto Technique.

Se van a hacer seis unidades

Coches clásicos

Ya no los hacen como antes, ¿verdad? Los grandes clásicos nos siguen alegrando la vista con carrocerías de grandes diseñadores. Pero también están los clásicos populares de cualquier época o condición siguen siendo un referente entere los apasionados al motor. ¡Aquí tienes todo lo que te interesa!

Este nombre suena como a algo evocador, pero Kevin O’Rourke, fundador de Moto Technique, es posiblemente el ser humano más realista que he conocido incluso después de mi padre. Si pudiera resumirlo en una frase, es el tipo de hombre con el que quieres tomar una pinta. 

Es divertido (aunque algunos de sus chistes son realmente terribles), es apasionado, conocedor y generoso, además de ser totalmente meticuloso cuando se trata de describir los defectos y las fortalezas de sus carísimos productos.

También sabe mucho más de lo que es recomendable sobre los viejos Ferrari. Su versión particular de un Dino 'Evo' es un restomod que se acerca al género más desde el lado “Resto” que desde el “Mod”. 

Eso no quiere decir que el trabajo sea menos intenso o impresionante, solo que el toque es más ligero, más centrado en el espíritu de la experiencia original. No se trata de una fina piel de un Ferrari clásico extendido sobre unos bajos completamente modernos, sino de una mejora del modelo original mediante un trasplante de órganos más jóvenes, aunque no necesariamente nuevos.

Tres coches hecho hoy como hace décadas: más allá del restomod

La explicación de eso es asombrosamente simple. Moto Technique no es un taller más, sino un negocio conocido por sus restauraciones de primer nivel de coches muy caras. 

Y cuando decimos "restauraciones", nos referimos a lo caro, a ganar concursos, a que todas las cabezas de los tornillos apunten en la misma dirección, a la perfección de tuercas y tornillos. No "mejor que nuevo", sino "como nuevo".

Kevin describe el nivel de detalle que entra en algunas de las restauraciones tradicionales y es alucinante, hasta recrear las inconsistencias de fabricación originales en los coches restaurados, simplemente porque así es como habrían salido de la fábrica. ¿Quieres nombres? Kevin ha revitalizado todo tipo, desde Ferrari 250 GTO a 250 LM, GT40 originales a 300SL (tanto Gullwing como Roadster), Countach y 350GT. Hay un Iso Grifo en el taller y un Miura que tiene un de titanio aparcado en un lado del taller.

Lo que significa que Moto Technique proviene de la posición extrañamente privilegiada de saber exactamente qué podría necesitar una actualización para hacer que un Dino sea mejor, pero dentro del estrecho contexto de seguir haciéndolo sentir como un Dino. Esta es una distinción marginal, pero que de algún modo logra hacer realidad.

"No son modernos y no van a salvar a nadie con el control de tracción o el ABS"

Es decir: no es un automóvil con ruedas más grandes y modernas en el que puedes mirar y ver partes llamativamente actuales, incluso si hay un poco de fibra de carbono debajo de la cubierta del motor. Ese tipo de cosas que hace que la gente de Ferrari mire por segunda vez y diga: "Espera. ¿Qué?"

Por supuesto, las llantas de 360 Modena son deliberadamente controvertidas. Pero se necesita una llanta más grande para dejar hueco al los frenos más grandes. Moto Technique puede colocar también una llanta de época del estilo de unas Campagnolo de 17 o 18 pulgadas. Dinero mediante.

El coche que ves aquí es el "prototipo" que usa Kevin. Los coches definitivos han llevan motor aumentado 3,6 litros, un árbol de levas a medida, bielas de titanio, válvulas más grandes y una ECU de MoTec

Básicamente, lo que hace es potenciar lo bueno de Ferrari con ingredientes base auténticos. Los coches se fabrican según las especificaciones del cliente y dependiendo de cómo quieran usarlos, equipados a medida por la empresa O’Rourke Coach Trimmers (es un negocio familiar y está a cargo del hijo de Kevin) y ajustados con sutiles detalles.

Ferrari Dino V8 Restomod

Según Kevin, lo que él hace no son vehículos para inversores; sus clientes son desde magnates de los negocios hasta estrellas del pop. No son coches modernos y no van a salvar a nadie con el control de tracción o el ABS. Puede que sean más actuales que antes, pero asumir que están domesticados sería un error. Ah, y en caso de que tuvieras que preguntar, los precios son, en general, deslumbrantes.

Pero es habitual en este tipo de restauraciones. Lo que se compra es un coche que pertenece a un pequeño nicho de mercado extraño y brillante. 

Los mejores restomod que salieron en 2020

Seguramente molestará a los más clásicos y no atraerá a aquellos que necesitan anunciar explícitamente la profundidad de su cuenta bancaria con algún coche de color morado.

Son hot rods antiguos, mejorados y pulidos, pero sin recurrir a una remodelación demasiado profunda. La palabra que más me viene a la mente es que son increíblemente comprensivos: ayudan con la experiencia de conducir un Ferrari clásico, pero ofrecen un poquito más. 

Y, sobre todo, estos coches son alegres, divertidos y te hacen sonreír como a un tonto.

Ferrari Dino V8 Restomod

Todo sobre Ferrari

Modelos de Ferrari más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además