Pasar al contenido principal

5 técnicas de conducción deportiva que debes conocer

Buenas manos y buena técnica para disfrutar de una jornada de conducción deportiva.

Conocer y poner en práctica algunas de las técnicas de conducción deportiva más importantes es algo recomendable, especialmente si eres de los que disfruta en una tanda en circuito o si eres un asiduo a las carreteras de montaña para pegarte un homenaje al volante de tu máquina. España no es un país con una gran cultura de coches, pero aún con todo, estoy seguro que estos consejos para conducir con efectividad y de manera deportiva te pueden servir de ayuda. Si no las conoces, te recomiendo que las practiques. Si te ves incapaz (aviso que algunas cuestiones no son sencillas) es mejor acudir a la ayuda de un profesional para que te enseñe. 

Punta tacón

Es una de las técnicas de conducción deportiva más famosa y conocida por todos. El objetivo de esta técnica es reducir de marcha mientras frenas pero manteniendo sincronizadas las velocidades de los ejes primario y secundario de la transmisión. Hacer el punta tacón no es sencillo, ya que lo que debes hacer es pisar el freno y el acelerador con el mismo pie, de ahí su nombre: freno con la punta y acelerador con el tacón. ¿Por qué ese orden? Pues porque es necesario tener una mayor sensibilidad en el freno para dosificar mejor, mientras que el objetivo del tacón en el acelerador es simplemente dar un toque de gas para que las revoluciones no caigan cuando se está produciendo el desembrague. El resultado de esto es optimizar la reducción de marchas, evitar tirones y no forzar en exceso el embrague.

 

Manos y cuerpo en su sitio

 

 

Quizás puedas pensar que soy un poco pesado con esto, si has leído otros temas parecidos míos como los trucos para ser mejor conductor, pero es que es fundamental, más aún si estamos enfrentándonos a una conducción deportiva. Te aseguro que es más importante colocar bien las manos y saber girar el volante correctamente que hacer el punta tacón. Uno puede salvar la vida de tu embrague, el otro puede salvar tu vida. Bien, sigamos. Si vas a practicar una conducción deportiva, en un puerto de montaña, las manos siempre deben estar a las 9 y a las 3, es decir, en los extremos laterales. ¿Por qué? Pues porque de esta manera, cuando lleguen las curvas, podrás girar lo suficiente sin tener que levantar las manos del volante. Esto es importante, pero también lo es la posición general del cuerpo: con las manos en el volante, nuestros brazos deben generar un ángulo de 90 grados en la zona del codo. Esto hace que tengamos un mayor control sobre el volante, que lo ataquemos nosotros en caso de dificultades y, en caso de impacto, nuestros brazos absorberán mejor el impacto. Si vas con los brazos muy estirados hay un mayor riesgo de sufrir heridas de consideración en los hombros y tendrás menos control si toca contravolantear. El resto del cuerpo es más cuestión de gustos, pero siempre debes tener una buena visibilidad: eso sí, jamás te coloques pegado al volante como hace much@s, en caso de accidente el airbag te puede destrozar el rostro.

 

Acelerador

Usar correctamente el acelerador es clave. Decían que el Renault 5 Turbo era un matapijos debido al lag del turbo, pero probablemente el principal causante de todo era un incorrecto uso del acelerador. Es imprescindible conocer tu coche, saber cómo reacciona y saber qué tipo de mecánica tienes bajo el pedal. Debes conocer su rango óptimo de revoluciones para tratar de que siempre se mueva en su régimen de revoluciones ideal. También es importante tener un buen tacto del acelerador, por lo que deberás colocar el asiento para llegar de manera sobrada al pedal, sin estar tampoco siempre encima de él. La diferencia entre pisar el acelerador un segundo antes o uno después marca la diferencia en una conducción deportiva: si lo pisas antes, puedes terminar mal en medio de la curva, si lo pisas después, perderás un tiempo brillante. Conocerlo a fondo solamente requiere tiempo, pero lo requiere: sin duda un gran olvidado.

 

 

Doble embrague

En un mundo dominado por las cajas automáticas de doble embrague, especialmente cuando hablamos de coches deportivos, hablar de este doble embrague puede parecer curioso. Es un truco pensado, como el punta tacón, para mejorar la vida útil del embrague, no obstante, es una técnica que está en horas bajas. El objetivo de esta es prácticamente lo mismo que el punta tacón, es decir, sincronizar los ejes de la transmisión ante un cambio de marchas, no dejar que las revoluciones se caigan demasiado para evitar tirones y, de paso, conseguir una transición entre marchas más eficaz. ¿Cómo se realiza? Pues dando un toque de gas cuando el coche está desembragado. Es más fácil de realizar que el punta tacón, pero yo lo que te recomiendo es que seas suficientemente rápido cambiando para evitar que las revoluciones caigan en exceso cuando se está cambiando de marcha. Para esto simplemente tienes que ser rápido con el embrague y con la palanca de cambios, una sincronización entre manos y pies que también se consigue con mucha práctica.

 

Frenos

Termino con una técnica clave a la hora de conducir de manera deportiva: saber frenar. El Freno es clave pero hay varios elementos clave para no fallar a la hora de reducir la velocidad en una conducción deportiva y que no siempre se tiene en cuenta: un elemento clave para frenar bien es el estado de los neumáticos. También es importante que elementos técnicos como los latiguillos o el liquido de frenos esté en un estado óptimo. El objetivo a la hora de frenar bien es tener clara la zona de frenada: esta siempre se debe producir antes de la curva, de tal manera que se ataque el viraje ya con el pie derecho sobre el pedal del acelerador. Hay que controlar muy bien la presión de frenada, así como el reparto de pesos en cada momento para evitar sustos. Frenar en el medio de la curva tiene muchos riesgos, dos son los principales: si frenas demasiado fuerte y bloqueas el neumático, tienes el riesgo de que haga acto de presencia el subviraje y te vayas recto. La segunda es que al frenar en medio de la curva, todo el peso se va hacia el eje delantero y se queda la trasera mucho más ligera, en medio de una curva las fuerzas centrífugas pueden hacer acto de presencia y hacer acto de presencia el sobreviraje. Así que recuerda: frenar siempre antes de la curva, buen estado de los frenos y buen estado de los neumáticos clave para disfrutar de un día de conducción deportiva.

Lecturas recomendadas