Pasar al contenido principal

El CEO de Audi, Rupert Stadler, detenido por el diéselgate

Se sigue tirando del hilo

Imagen de perfil de Miguel Lorente
CEO Audi detenido

Rupert Stadler, CEO de Audi, ha sido detenido por el escándalo del 'dieselgate'. La detención del máximo responsable de Audi y miembro de la cúpula directiva del Grupo Volkswagen llega como un mazazo justo después de que el propio consorcio aceptara pagar una multa de 1.000 millones de euros por el fraude de las emisiones contaminantes, admitiendo en un comunicado haber utilizado un software que modificaba los datos de los gases nocivos para la salud en la friolera de casi 11 millones de coches nuevos.

Rupert Stadler había sido formalmente acusado el pasado lunes 11 por la fiscalía de Munich por "publicidad falsa, fraude y falsificación indirecta de certificados". Una semana más tarde el CEO Audi es detenido y se espera la decisión sobre su posible retención temporal o puesta en libertad con cargos.

Stadler, que ya en 1990 se incorporó a Audi como responsable de ventas y márketing, había escalado puestos hasta que en 2007 fue nombrado CEO de Audi y en 2010 entró a formar parte de la cúpula del Grupo Volkswagen.

Dieselgate en Audi

El dieselgate, que estalló hace ahora tres años, ha supuesto la desarticulación de una maraña de irregularidades que han salpicado desde los puestos más altos hasta los más modestos -incluyendo al menos a 20 altos cargos del grupo- y ha acelerado el aparentemente irremediable fin del diésel. Pero fue en febrero de este 2018 cuando Ulrich Weiss, exdirector de desarrollo de motores de Audi en Neckarsulm, quien directamente señaló a la cúpula directiva como responsable de este escándalo, es por lo que, que el CEO de Audi sea detenido, entraba en las quinielas.

A pesar de las declaraciones por portavoces de la firma de Ingolstadt en las que afirmaban estar colaborando con la justicia, la salida y condena de personas de máxima autoridad dentro de las diferentes marcas, como la detención de Rupert Stadler, parecía estar cerca puesto que era el único alto cargo que aún ejercía en el Grupo.

Además, los indicios como la petición de la fiscalía muniquesa, a primeros de este mes, para el examen de varias unidades de los modelos Audi A6 y Audi A7, con el motor 3.0 litros TDI, llevaba a pensar que, lejos de alejar las sospechas sobre las irregularidades que han aparecido con el dieselgate sobre Audi, ahora era esta marca la que concentraba las dudas sobre la veracidad de sus mediciones.

Tienes la información sobre los vehículos de Audi en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas