Australia obliga a recalibrar los GPS

Por esas cosas mola este país

Australia no se puede estar quieta, lo que fastidia bastante a los GPS. Como diría la madre estandar de cualquier hogar mundial, “es una cosa mala”. Pero no es por sus habitantes, ni mucho menos por que el Ford Focus RS desplace la tierra bajo sus ruedas... sin el modo drift, claro.

El caso es que la actividad tectónica de la superisla que también es país está a tope. Y ha hecho que la tierra se haya desplazado como metro y medio, lo que ha conllevado, aparte de algún que otro chascarrillo, que los GPS dejen de ser tan precisos. De hecho, tienen un error de 1,49 metros, por lo que el Gobierno ha decidido hacer pública su nueva latitud para el año que viene y una proyección de su ubicación en 2020, por lo que hasta dentro de unos cuantos años no estará definitivamente actualizada. Y luego, claro, a volver a empezar.

Y es que la tierra del Holden SUT, uno de esos coches locos australianos, también es rápida en sí misma. Si te lo estás preguntando (que seguro que sí), verás que cada año se mueve como siete centímetros, lo que quiere decir que en el último medio siglo se ha tenido que actualizar las coordenadas cuatro veces. La última, en 1994.

La cosa no pasa de ser un detalle curioso: un smartphone medio tiene un error de entre cuatro y nueve metros, por lo que en en fondo no es tan grave, pero en un futuro tirando a cercano sí puede serlo, ya que afectaría a la conducción autónoma y el no-coche en cuestión podría ir por el carril equivocado... o incluso en dirección contraria.

 

Lecturas recomendadas