Pasar al contenido principal

Un BMW M5 V10. Un túnel. Sube los altavoces...

¿Quién se iba a resistir?

Imagen de perfil de Luis Guisado

Quién iba a decir que el BMW M5 V10 creado por Chris Bangle nos iba a sacar una lagrimita años después de su lanzamiento. Para ser sinceros, cuando llegó al mercado, muchos echábamos de menos el anterior, el M5 V8 de 400 CV. Vale, su motor V10 y sus 507 CV nos ayudaron a superar el mal trago, pero luego lanzaron la versión Touring y volvieron a liarla.

Merece la pena: otro vídeo del BMW M5 Competition

El caso es que hoy en día ver un BMW M5 V10 como el del vídeo es algo que te puede alegrar. Su carrocería ha superado el paso del tiempo con algo más que dignidad y el motor no parece haber roto más cosas que las cuentas corrientes de sus propietarios a la hora de repostarlo.

Además, como usado tiene un precio relativamente asequible similar al de muchos coches nuevos mediocres (y muy alejado del precio del nuevo BMW M5 Competition, por ejemplo), lo que nos lleva a un daño colateral: ¿le pasara como al Opel Calibra, que acabó en muchos casos en manos indeseadas?

Pero volvamos de nuevo a los mundos de Yupi. A un lugar donde solo hay coches rápidos y potentes que suenan bien como este BMW... y que tienen que atravesar túneles. Si has escuchado alguna vez un buen coche o una buena moto en un túnel, ya sabes lo que te espera. Si no, alma cándida, dale al play. Y si vas en el Metro, haz un favor al mundo: apaga el reguetón y sube el volumen de tu altavoz Bluetooth. La gente te aplaudirá.

¿Sigues prefiriendo un coche nuevo? Aquí están todos

Lecturas recomendadas