Pasar al contenido principal

Vídeo: A este Ford Mustang se lo traga la lava de un volcán en Hawái

No nos gustaría estar en la piel (chapa) del pobre deportivo... churrascado.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ford Mustang, sepultado por la lava en Hawái

¡Qué penita nos da ver cómo a este imponente Ford Mustang se lo traga la lava del volcán Kilauea en la isla de Hawái, el cual estuvo activo hace unos días! 

El pobre deportivo, estacionado en una carretera de la localidad de Puna, fue sorprendido por la lengua de fuego que brotaba por una grieta próxima al 'lugar de autos'. Antes de devorar al pony car de color blanco, el manto negro y rojo cruzó lentamente la calzada para apresar a su automovilística víctima.

Así ha crecido el Ford Mustang en 57 años

Las imágenes del Mustang difundidas por las redes y los medios de comunicación, muestran al Ford siendo engullido por el magma ardiente.

De hecho, el vehículo fue pasto de las llamas antes de desaparecer entre una montaña de roca líquida que llegó a los tres metros de altura.

Si te fijas bien en la foto de la portada, podrás apreciar el incendio que se provoca cuando la lava entra en contacto con la chapa del Mustang.

El epicentro de estas peligrosas erupciones se localizó en el barrio de Leilani Estates, cuyos habitantes están preocupados de no acabar como su vecino, el Ford Mustang. Además de la lava, las fisuras de la tierra expulsaban rocas a una altura que podía alcanzar los 60 metros, con el consabido peligro.   

 

 

Aunque en la población donde 'desapareció' el Ford fueron evacuadas 1.700 personas y 26 viviendas quedaron destruidas por la fierza de la Naturaleza, no se han producido heridos.

Solo por curiosidad nos habría molado inspecionar el estado en el que ha quedado el Mustang después de que la lava se haya solidificado.

Posiblemente, a estas horas el propietario del Ford Mustang que se lo tragó la lava del volcán Kilauea, ya esté pelándose con los peritos de su compañía aseguradora. Después del primer disgusto, perder esa joya rodante, llega el turno de evitar el segundo que supondría asumir el coste del siniestro.

 

 

 

 

Lecturas recomendadas