Pasar al contenido principal

El motor rotativo está de vuelta. ¡Estas son sus desventajas!

¡No todo iba a ser bueno!

El motor rotativo está de actualidad: en el próximo Salón de Tokio 2017, donde también veremos las curiosas novedades de Suzuki, se espera que Mazda nos pueda mostrar el prototipo definitivo de su renovado motor rotativo, que debería dar vida al Mazda RX-9, el futuro coupé de alta gama de la marca. Las ventajas del motor rotativo son muchas e interesantes, como por ejemplo una gran suavidad de marcha o una mayor fiabilidad debido a las menores partes que intervienen en el proceso de combustión.

Ahora bien, no todas son buenas noticias: las desventajas del motor rotativo están ahí y seguro que ya sabes cuáles son, al menos varios de ellos. A continuación te los voy a exponer: con la tecnología actual y con el empeño que está poniendo Mazda en hacer interesante este tipo de mecánicas, quizás alguno de estos inconvenientes desaparezcan en el nuevo motor rotativo, pero hasta la fecha, estos son los grandes inconvenientes del motor rotativo:

 

Consumo de combustible y de aceite

¿Quién no ha escuchado que el motor rotativo del Mazda RX-8 se traga el aceite como un joven el agua en plena resaca? Es así: el motor rotativo necesita un consumo importante tanto de aceite como de gasolina. Es un motor con un consumo alto, pero como te decía antes, eso era antes: hay que ver qué han ingeniado los chicos de Mazda para evitar tener un motor en 2017 que consuma más de la cuenta. Ya se habla de la instalación de un turbocompresor (o más de uno) que pueda echar una mano al motor para generar potencia de una manera más limpia. Ahora bien, el motor rotativo siempre consumirá algo más de gasolina y aceite que un motor convencional.

 

Difícil control de las emisiones

A más consumo de combustible o aceite, mas gases contaminantes. El motor rotativo parecía tocado de muerte en una sociedad cada vez más concienciada con el respeto con el medio ambiente, pero parece que Mazda está empeñada en devolverlo a la vida, modernizado y adaptado para las necesidades actuales. Veremos como contrarrestan ese cóctel explosivo de aire, gasolina y aceite que explosiona dentro del rotor.

 

 

 

Mantenimiento caro

El motor rotativo tiene dos cosas malas para su mantenimiento, aunque esto tampoco tiene porque ser algo crítico. El primero es la utilización de piezas complejas y un sistema que, aunque es simple y por ello muy fiable, también es delicado: por ejemplo, el sistema tiene que mantener siempre una estanqueidad perfecta en el interior del rotor y este elemento habrá que revisarlo y probablemente cambiar algunos sellos y juntas en el interior del motor cada seis o siete años. El segundo es lógico: al haber pocos motores rotativas cualquier cosa relacionada con él es más cara, al ser más exclusivo y tener que ser manejado por especialistas y por contar con piezas que no son habituales.

 

Sin freno motor

Otro de los inconvenientes del motor rotativo es que prácticamente no tiene freno motor, por su configuración mecánica. ¿Qué desventaja tiene esto? Pues que el fabricante debe ser más generoso con los frenos y eso también puede aumentar los costes tanto del coche como del futuro mantenimiento del mismo.

Hay que ver cómo Mazda resuelve todos estos inconvenientes del motor rotativo para que pueda ser una alternativa real en el mundo actual. Seguro que consumirá más, seguro que emitirá más emisiones, seguro que su mantenimiento será algo más caro y seguro que no tendrá freno motor, pero si a cambio tenemos todas las ventajas del motor rotativo en el otro lado de la balanza y consiguen crear un motor tremendamente agradable y emocionante de conducir, creo que todos podremos mirar a otro lado cuando hablemos de sus inconvenientes, ¡seguro!

Lecturas recomendadas