Pasar al contenido principal

¿Qué antiguo templo replican los radiadores de los Rolls-Royce?

Hoy toca lección de arte... automovilístico

Imagen de perfil de Javier Prieto
Detalle radiador Partenón Corniche '88

Como seguramente estás pensando en comprarte uno de sus modelos más caros, seguimos desgranando los secretos y las curiosidades de los Rolls-Royce. Si hace unos días nos ocupamos del romántico origen de su famosa estatuilla, hoy toca hablarte de la 'base' sobre la que esta descansa.

 ¿Conoces cuántas capas y litros de pintura tienen los Rolls?

No sabemos si te has fijado alguna vez, pero los radiadores de los Rolls-Royce tienen todos una forma muuuuuy especial. Míralos bien y no digas que son como el resto de los demás coches. ¿No te recuerdan a un icónico santuario de mármol blanco con unos 2.500 años de antigüedad?¿Sabes ya a qué edificación del mundo clásico nos referimos? Es una de las más conocidas y visitadas del planeta. A ver que esta pregunta puntúa doble. Échale un poco de imaginación. Vale, se trata del Partenón, el templo de la Acrópolis situado en Atenas (Grecia).

 

Radiador Partenón Silver Cloud

         Thesupermat vía Wikimedia

 

Si comparas su fachada principal con las parrillas de los Rolls, te darás cuenta de las grandes similitudes estéticas que guardan. Vale, y como dijo mi cuñado, ¿qué pinta una reproducción de una construcción tan 'vieja' en el morro de los cochazos ingleses? Tiene su explicación. A principios del Siglo XX los muy eruditos responsables de Rolls-Royce querían que sus creaciones motorizadas sintetizaran los cánones clásicos de la belleza... 

 

Pedazo Rolls Partenón

         Foto: Pixabay

 

Ya sabes el rollito ese de la elegancia, la perfección, la exclusividad y la atemporalidad en los diseños. Bueno, esas virtudes y la calidad, es decir, que sus productos de cuatro ruedas duraban -y duran- más que un traje de pana, como ocurre con el edificio proyectado por Fidias. Y claro, se dieron cuenta de que todas esas virtudes las aglutinaba el archi conocido Partenón. Si a eso le sumas que era una idea original y que aportaba un toque de distinción y exclusividad, ahí tienes la respuesta. Así fue cómo y porqué se pusieron manos a la obra para que los radiadores de los Rolls-Royce se convirtieran en una réplica a pequeña escala del Partenón.

 

Los Rolls y el Partenón, una combinación muy 'clásica'

          Foto: Terry Whalebone (Flickr) vía Wikipedia  

 

Según dicen, el Rolls-Royce 10 hp fabricado de 1904 a 1906 y primer modelo de la firma británica, fue el encargado de estrenar el radiador con forma del Partenón. Y les debió gustar bastante el resultado, porque desde entonces sigue ahí en el frontal de los automóviles de Goodwood. Bueno, aunque en todo este tiempo ha ido sufriendo algunos retoques cosméticos... como es natural.

 

La fuente de inspiración de los radiadores de los Rolls

         Foto: Steve Swayne (Flickr) vía Wikimedia

 

Para finalizar, otra de las curiosidades de los coches lujosos de Rolls-Royce... y de sus radiadores. Como sucede con el templo griego cuyas columnas aparecen desproporcionadas, las parrillas de los coches también están así. Es para crear un efecto óptico determinado. Cuando las contemplas de lejos, parece que son perfectas e iguales, gracias a la perspectiva. Sin embargo, cuando te aproximas, compruebas las diferencias (asimetría) entre ellas, en uno y otro caso. ¡Qué cosas! 

Imagen portada: Bull-Doser vía Wikimedia

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear