RM Sotheby's subasta este Dusenberg J de 1931 entre 3,85 y 4,5 millones de dólares

Duesenberg J

Gustavo López Sirvent

El conocido como 'Disappearing Top' tuvo una vida de película

La casa de subastas RM Sotheby's nos tiene acostumbrados a disfrutar en la lejanía de los modelos que expone en sus catálogos de almoneda. Pero, quizá por el que se va a pujar mañana sábado en Isla Amelia (Florida), esté entre el top 10 de los más exclusivos y espectaculares. Se trata del Model J 'Disappearing Top', un cupé convertible de 1931.

Ante tus ojos estás viendo un vehículo inefable, que fabricó la compañía Walter M. Murphy de Pasadena, California. Entre los sobrevivientes más conocidos de los aproximadamente 25 construidos, el cuerpo número 921 se entregó a Duesenberg el 4 de mayo de 1930 y se instaló en el chasis y el firewall número 2414 con el motor número J-395, probado ese agosto. 

Y desde entonces hasta hoy, esta joya se ha mantenido intacta, con todos los componentes, incluido el cigüeñal original numerado 395. Ahora te vamos a dar más detalles de esta maravilla, pero antes te informamos de que si quieres pujar por él deberás hacerlo entre los 3,85 y 4,5 millones de dólares (3,6 y 4,23 millones de euros, respectivamente). Además, tuvo una vida de película.

Según los registros del historiador de Duesenberg, Dwight Schooling, el primer propietario conocido de J-395 fue Blake Garner de Chicago, quien lo poseyó en 1936. Cyrus "Blake" Garner era un banquero de inversiones joven y rico que luego se mudó a Hollywood y se hizo famoso como productor de cine y como playboy y aspirante a esposo de actrices.

Posteriormente, a principios de los años 40, George Schweiger, Jr., compró el automóvil para su empresa, Pacific Auto Rentals. Esta empresa cumplió un propósito muy útil en Hollywood, el suministro de sus coches para los estudios de cine. 

Pacific Auto Rentals vendió el J-395 en mayo de 1949, pero después de dos breves propiedades en Coalinga, California, volvió al redil en 1956 y permaneció como parte de la flota durante la existencia de la empresa. Su aparición más conocida fue en el thriller psicológico de 1962, '¿Qué fue de Baby Jane?'.

Tras el fallecimiento del Sr. Schweiger, toda la flota de Pacific Auto Rentals se vendió al Palacio Imperial de Las Vegas, que escogió los coches y vendió el resto en una subasta ahora legendaria en el jardín del Hotel Ambassador el 18 de agosto. 1995. 

El difunto y renombrado coleccionista Oscar Davis pujó con éxito por el J-395, que Mike Fennel había restaurado en color crema con un chasis granate antes de, irónicamente, volver a venderlo al Palacio Imperial, supuestamente como el Duesenberg número 50 en su vasta colección. Poco tiempo después, fue inspeccionado por el Club ACD y recibió la Certificación de Categoría 1.

Tras la dispersión de la flota del Palacio Imperial en 1998, el J-395 fue adquirido por coleccionistas respetados, Chris y Kathleen Koch. Según los informes, los Koch invirtieron alrededor de 500.000 dólares (470.000 euros) en la restauración del Modelo J. 

Esta reconstrucción fue tanto mecánica (realizada por el aclamado especialista en Duesenberg Brian Joseph's Classic & Exotic Service de Troy, Michigan) como estética. El ensamblaje final corrió a cargo del destacado artesano Steve Cooley de Tavares, Florida. 

Posteriormente, el coche fue elegido como el primero de su clase en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach en 2005, la primera de no menos de 18 victorias que lograría en los dos años siguientes. En 2008, el Modelo J se convirtió en parte de la legendaria Colección Andrews en Texas, donde residió junto con varios otros Duesenberg destacados.

El propietario actual adquirió J-395 en 2015, y lo envió al Servicio Clásico y Exótico del Sr. Joseph para un repaso mecánico integral y mejoras en su carrocería, incluidos los ajustes adecuados de la sincronización de válvulas y levas, asegurando que todos los medidores funcionen, instalando cojinetes de rueda delantera nuevos y reconstrucción adecuada de los estabilizadores Watson. 

Lo que es más importante, este coche clásico estaba equipado con un piñón y una corona de alta velocidad, por lo que, fiel a la mística de Duesenberg, es un automóvil al que le gusta ir rápido. Permanece en buenas condiciones generales, con un historial impresionante que atestigua su procedencia y su excelencia como uno de los mejores cupés convertibles supervivientes.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: coches premiumSubastas de coches, coches clásicos