Pasar al contenido principal

El ruido de los coches te está matando... y no de placer

Sabemos que disfrutas a morir con el sonido de un V8, pero no van por ahí los tiros.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
¿De qué modelo es este tubo de escape?

Pobres coches: tú les ves ahí, tan bonitos e inofensivos... y resulta que son un arma de destrucción masiva. Ahora, el problema está en que no solo destruyen poco a poco tus pulmones, sino que su sonido te está matando; y aquí, la culpa no la tienen solo los diésel (aunque nunca nadie jamás haya dicho lo bien que estos suenan).

No te pierdas: Mercedes se une a una famosa banda de rock para mejorar el sonido de los 'AMG' eléctricos

En fin, que esto de que el sonido de los coches te está matando no lo decimos nosotros (¡Gottlieb Daimler nos libre de hacer semejante declaración!). Lo ha dicho el Instituto Americano de Cardiología: los sonidos de los escapes, las bocinas y las sirenas pueden causar serios problemas para la salud (a Akrapovic y su nuevo escape para el Mercedes C63 AMG no le gusta esto).

Al parecer, la culpa de esto la tiene una subida de las hormonas debido al estrés, que vuelve las arterias más rígidas y puede dañar el corazón. “Hace diez años, la gente decía que el ruido era simplemente molesto, pero ahora pienso que hay una evidencia de que te hace sentir enfermo y una de las enfermedades predominantes son las cardiovasculares”, explica Thomas Münzel en una entrevista en ‘The Washington Post’.

 

Menos peligrosos pero igual de adictivos... ¿qué hay detrás de estos escapes?

 

A ver… en realidad, el ruido de los coches no es más que otro factor de riesgo más, como el colesterol o la obesidad. Y en realidad, cualquier ruido sorprendente o repentino por encima de 60 decibelios puede incrementar el riesgo de enfermedad del corazón. Un coche produce -normalmente- 70 decibelios.

Y digo normalmente porque de los fórmula 1 -aunque no te les vayas encontrando por tu barrio- u otros como los cinco coches familiares que mejor suenan ni hablamos… aunque nosotros nos vemos más bien muriendo de placer ante semejantes aparatos. Con esto, no podemos evitar pensar en otro motivo más para impulsar los eléctricos. Aunque lo cierto es que todo resulta un poco contradictorio. 

Resulta que mientras los fabricantes se esfuerzan en buscar un sonido atractivo para sus nuevos coches eléctricos, los investigadores piden que se usen ruidos blancos para eliminar la contaminación acústica. Que alguien se ponga de acuerdo, por favor. 

Lecturas recomendadas