Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Fiat Panda

Y lo mejor es que muchos de ellos siguen entre nosotros.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

Seguro que lo recuerdas con cariño. Es muy probable que alguien cercano tuviera uno. Y es que el Fiat Panda es una vieja gloria en toda regla que ha estado presente en nuestras vidas (de una manera u otra) desde que naciera su primera generación, en 1980. Hoy en día sigue muy vivo, siendo uno de los coches más baratos del mercado. El Fiat Panda fue diseñado por Giorgetto Giugiaro y pretendía ser una interpretación del Citroën 2CV o del Renault 4L, de los que ya te hablamos también como viejas glorias. 

Era un coche básico, simple y fácil de mantener y de conducir. A nivel mecánico, usaba los motores y transmisiones del Fiat 127, aunque en algunos lugares también recurrió al motor de 2 cilindros y 652cc refrigerado por aire del Fiat 126. Su potencia era poca cosa -ofrecía entre 30 y 45 CV en función de la versión- pero ese no era su principal cometido…

No te pierdas: ¿Qué tienen en común el Plymouth Barracuda y el Fiat Panda?

Y es que si había algo por lo que destacaba el Fiat Panda era, aunque no lo parezca, por su versatilidad para un coche tan pequeño y simplón. Por ejemplo, los asientos traseros podían plegarse completamente para convertirse en una cama. Los cubiertas de los asientos delanteros, por su parte, podían ser retiradas y lavadas, así como la cubierta del salpicadero… 

Unos años más tarde, en 1983, llegaría incluso una versión 4x4, que se llamó Fiat Panda 4x4 y que gracias a su tracción integral y su propulsor de 48 CV fue todo un éxito en la Italia más rural. Por suerte, hoy en día la versión actual del Panda 4x4 sigue entre nosotros y todavía se puede ver rodando por la carretera… 

No te pierdas: Suzuki Ignis, ¿un Panda 4x4 moderno?

Pero sería en 1986 cuando el Fiat Panda recibiría sus cambios más importantes, ya que estrenó la familia de motores FIRE de gasolina -tomados del Fiat Uno- con 45 y 50 CV y un 1.3 diesel de 37 CV, así como una nueva suspensión trasera e incluso mejoró el diseño y la calidad de los plásticos. Todo un adelanto… pues las primeras unidades estaban aquejadas de corrosión. 

Por tanto, durante los años ochenta y los noventa el Fiat Panda no hizo otra cosa que ganar popularidad. Hubo también una versión eléctrica en 1990, llamada Fiat Panda Elettra, que vivió hasta 1998 y que se caracterizaba por tener una caja de cambios manual. Su batería de plomo y ácido pesaba 700 kilos -ni más ni menos- y con sus 18 CV y 35 Nm, lo máximo a lo que podía aspirar este eléctrico de 1.150 kilos era a alcanzar una máxima de 50 km/h. 

 

 

Nuevos horizontes para el Fiat Panda

A partir de 1996 el éxito del Panda en Europa empezó a caer, en buena parte por las nuevas legislaciones en seguridad… Por tanto, en 2003 y tras 4,5 millones de unidades vendidas durante 23 años de producción, se introdujo el nuevo Fiat Panda, que sigue más vivo que nunca hoy en día y del que se espera una renovación próximamente… 

 

Fiat Panda 2003

 

No podemos acabar de contar la historia del Fiat Panda, eso sí, sin hacer un repaso a su hermano ‘español’: el Seat Panda. Efectivamente, el Seat Panda estaba basado en el Fiat Panda gracias a una licencia firmada entre ambos fabricantes. 

Se produjo entre 1981 y 1986 con tres versiones -Seat Panda 35, Seat Panda 45 y más tarde, Seat Panda 40-… Sin embargo, cuando la licencia acabó, Seat tuvo que adaptar el coche para poder seguir comercializándolo con la denominación heredada de Fiat. Por ese motivo, añadió un nueva frontal y una nueva trasera y lo vendió como Seat Marbella entre 1987 y 1998, pero sin recibir las actualizaciones del Fiat Panda en 1986. 

Lecturas recomendadas