Pasar al contenido principal

Opinión: ¿podrá Volvo u otras marcas premium alcanzar a Tesla?

Ventaja temporal, de tecnología y de imagen, ¿están todavía a tiempo de alcanzar y superar a Tesla en coches eléctricos?

Tesla Model X, a prueba

Los coches eléctricos son el futuro y hoy en día hay una marca por encima del resto en la materia, especialmente cuando hablamos de un segmento premium: Tesla. Consolidada en muchos mercados y con un importante crecimiento en los países más retrasados en la materia de coches eléctricos, como España, parece tener una ventaja evidente tanto en tecnología como en imagen sobre la competencia en esta materia. Recientemente hemos conocido que Volvo utilizará la marca Polestar para sus coches eléctricos, así como BMW i o los Audi e-tron: ¿podrán estas marcas alcanzar y superar a Tesla?

Te interesa: el nuevo Tesla Roadster podría acelerar de 0 a 100 en menos de dos segundos

Como te decía al principio hay tres ventajas que tendrán que remontar. La primera es la temporal: Tesla lleva ya un tiempo ofreciendo vehículos eléctricos de alta gama y eso conlleva una seguridad y una experiencia a la hora de ofrecer vehículos eléctricos de lujo que es algo muy positivo. Por supuesto, esta ventaja desemboca en otras dos ventajas muy importantes: la tecnología y la imagen. Tesla, a día de hoy, está un paso por encima del resto en la materia: su sedán eléctrico es capaz de acelerar tan rápido como un Bugatti Chiron y la autonomía que consigue es realmente interesante. Todo parece funcionar a las mil maravillas, con un grado de fiabilidad realmente alto.

 

 

Pero si la tecnología es importante en este tipo de vehículos, la imagen quizás todavía lo sea más: estos días en Barcelona hay un concesionario provisional de Tesla en una zona con mucho flujo de gente. El objetivo quizás no sea tanto el de vender coches, que también, bajo mi punto de vista el objetivo principal es que la gente conozca Tesla y cuando se acercan a ver los coches, embelesados por las puertas de halcón del Tesla Model X, la gente la verdad es que alucina: la marca de Elon Musk está alcanzando una imagen realmente poderosa en lo que a coches eléctricos se refiere y tendrán que remar mucho y ofrecer productos espectaculares las marcas tradicionales para poder alcanzarles en la materia.

Ahora bien, ¿podrán alcanzar a Tesla tanto en imagen como en tecnología? Pues depende de la marca y depende de sus actos. Si hacen un buen trabajo no veo porque no pueden, es más, lo veo bastante factible. Eso sí, tendrán que dejar las medias tintas en casa: si quieren luchar con Tesla tendrán que ofrecer la tecnología más alucinante, pero ya no solo eso, Tesla es especialista en hacer creer especial al cliente y utilizan el coche como si fuera un teléfono móvil en el que puedes actualizar y casi casi evolucionar junto con los desarrolladores de la marca, con mensajes ocultos y detalles realmente chulos.

Creo que las marcas tradicionales lo tendrán muy complicado para combatir el aspecto más jovial de Tesla, que al final funciona como una ‘start-up’ de Silicon Valley. Las marcas tradicionales son más serias y deberán aprovechar los puntos flojos de la marca americana para poder atacarlos. ¿Un ejemplo? La calidad de fabricación, por ejemplo: Tesla utiliza muchos mandos de Mercedes y la verdad es que la calidad general percibida es buena, pero no creo que esté por encima de marcas como Audi o incluso Volvo: el interior se resume en una pantalla gigantesca. Creo que las marcas tradicionales lo pueden hacer mejor.

 

 

También tendrán que apostar por la tecnología e intentar dar un golpe sobre la mesa. Estamos escuchando día tras día que Audi, BMW, Volvo, trabajan en coches eléctricos en un futuro a corto plazo con autonomías de 500 km, en la mayor parte de los casos. ¿Realmente pueden plantar cara a Tesla con esas cifras de autonomía cuando la marca americana ofrece ya más de 630 km? Señores, tenemos que ser serios: no se puede intentar batir a la marca más potente del segmento con tecnología inferior, sencillamente no se puede. 

Después, Tesla también tiene otra ventaja respecto a otras marcas tradicionales: su modelo de negocio funciona diferente. La gente acude a Tesla, Tesla no acude a los clientes. Eso significa que apenas se necesita personal para que la gente compre tus coches y de hecho, eres tú mismo el que tienes el concesionario en casa y puedes configurarlo y hacer el pedido desde tu propio ordenador. Todo en Tesla es muy moderno e interesante y las marcas tradicionales deben remar contracorriente para intentar alcanzarla: creo que lo pueden conseguir, especialmente en mercados como el español donde la gente es muy conservadora y no siempre confían en conceptos innovadores como el que representa Tesla. Dicho esto, creo que lo principal es el riesgo que corran: si siguen su modelo de negocio conservador, tirando de imagen de marca, creo que lo tienen complicado. Estoy deseando ver si marcas no tan acomodadas en su imagen, como Volvo, tienen el valor suficiente de arriesgar y jugársela por un producto de calidad pero también con el grado de tecnología y de sofisticación que se necesita para batir a Tesla en su propio terreno de juego. Creo que será la única manera de vencerles. ¡Qué empiece la batalla!

Lecturas recomendadas