Pasar al contenido principal

Lamborghini 350 GT: la importancia del primer V12 de la marca italiana

El comienzo de una era histórica para Lamborghini.

El motor V12 significa muchísimo para Lamborghini y su historia. Y el Lamborghini 350 GT, también. Este bloque y este coche deportivos fueron los primeros construidos por la marca del toro, y ante el final de los V12 puros con el Lamborghini Aventador Ultimae, es momento de recordar su historia.

Estos son los 5 mejores Lamborghini de la historia para Top Gear

Esta configuración de unidad de potencia sentó las bases para algunos de los mejores coches de la historia de la compañía, como el Lamborghini Espada 2+2, el Lamborghini Miura, el Lamborghini Countach o, ya en las últimas décadas, el Lamborghini Murciélago.

Un V12 obra de Giotto Bizzarrini

Motor V12 del Lamborghini 350 GT
Motor V12 del Lamborghini 350 GT.

Lamborghini

En los años 60', Ferruccio Lamborghini ofreció a una celebridad de la época ajena a la empresa el proyecto de fabricar un motor V12 que lo diferenciase del resto de marcas de deportivos. Giotto Bizzarrini fue el elegido, un ingeniero nacido en Livorno (Italia) que trabajó previamente para Alfa Romeo como piloto de pruebas y para Ferrari como jefe de desarrollo en los años 50'.

En su palmarés, de hecho, se encuentra el mismísimo Ferrari 250 GTO o el motor V12 del Ferrari Testa Rossa. En Lamborghini se concentró en el desarrollo de un bloque que sentase las bases de la marca y que fuese el primer motor de la compañía.

El acuerdo fue sencillo, e incluso se dice que hubo una cláusula que aumentaba el precio del trabajo por cada 10 CV extras obtenidos del propulsor. En 1963, el motor se arrancó en banco de pruebas por primera vez, aportando una potencia de 360 CV a 9.000 rpm.

Sin embargo, la pasión por la competición de Bizzarrini quizá fue desmedida, porque el V12 se asemejaba demasiado a la unidad de potencia de un Fórmula 1, y no podía ser homologado para calle.

La puesta a punto de Paolo Stanzani y el Lamborghini 350 GT

Uno de los ingenieros con más renombre de la empresa, Paolo Stanzani, puso a punto el motor para suavizar sus características, lo que permitió que fuese legal para la calle. El bloque se volvió controlable tanto a bajo como alto régimen de vueltas, y su potencia se limitó a 280 CV a 6.000 rpm.

Hecha la parte más dura del desarrollo de un deportivo, el motor V12 se colocó bajo el capó del Lamborghini 350 GT, el primer coche de producción de la marca y que salió al mercado en 1964, con una carrocería diseñada por la famosísima Carrozzeria Touring, que fabricó 120 unidades coupé y dos versiones Spyder (Lamborghini 350 GTS).

El motor V12 de Lamborghini que se ha usado durante casi 50 años

 El coche contó con una gran presencia de materiales como el aluminio en su construcción, suspensiones independientes, frenos de disco en todas las ruedas e incluso algunas unidades montaron un diferencial autoblocante. Todo ello para un deportivo capaz de alcanzar 250 km/h de velocidad máxima.

El primer Lamborghini 350 GT fue entregado a Giampiero Giusti, batería en uno de los grupos de Jazz más importantes de Italia. Fue este primer acercamiento entre ambas figuras el que también marcó el devenir de la marca, con una clara predilección por clientes del mundo del espectáculo como actores o músicos.

Un motor V12 con 40 años de vida

Ese motor V12 atmosférico de 3,5 litros creado por Giotto Bizzarrini motorizó a algunas de las leyendas mencionadas de la marca, a lo largo de más de 40 años de vida y multitud de evoluciones. La última de estas mejoras se encontró bajo el capó del Lamborghini Murciélago LP 670-4 SuperVeloce, con una unidad de potencia de 6,5 litros que generó 670 CV y 660 Nm de par máximo.

En 2011, y después de más de 4.000 unidades fabricadas del Murciélago, acabó la vida útil de este motor. Con el Lamborghini Aventador, continuó la tradición, usando un bloque con las mismas características pero que que ha sido capaz de alcanzar los 780 CV en el Aventador Ultimae.

Estos son los mejores Lamborghini de cada década desde su fundación

A partir de aquí, ya no habrá más motores V12 puros en la marca de Sant'Agata Bolognesse. Lo que esté por venir, será con una hibridación que, si bien puede entristecer a más de un purista, acercará previsiblemente a las máquinas de Lamborghini a los 1.000 CV, como ya pasó en Ferrari.

¡No hay mal que por bien no venga!

Y además

Buscador de coches