Pasar al contenido principal

Lotus debe 'ganar dinero' si quiere fabricar coches deportivos

Lotus Evija
Lotus Evija.

Lotus Cars

Las palabras del jefe de Lotus, Matt Windle.

Después de la presentación del nuevo Lotus Eletre (el primer SUV eléctrico de Lotus), TopGear ha podido hablar con el jefe de la marca británica sobre el futuro de la compañía y los movimientos del mercado.

La incursión de Lotus en el mundo de los SUV es necesaria, según a remarcado Matt Windle, y ofrece grandes oportunidades económicas de cara al futuro. Los ingleses crecen a buen ritmo, con 1.710 unidades de coches vendidas en 2021, lo que supuso casi un incremento del 25% de las ventas respecto a 2020.

Sin embargo, Lotus ya no venderá los coches que le proporcionaron ese volumen de ventas en los años anteriores, tras despedirse de los Lotus Elise, Exige y Evora. Por tanto, la marca apuesta todo a sus nuevas cartas: el último coche deportivo de motor de combustión, Lotus Emira; el próximo superdeportivo eléctrico, Lotus Evija; y finalmente, el SUV eléctrico ya mencionado.

Lotus Evija
Lotus Evija.

Lotus Cars

Windle parece estar centrado en el coche familiar, algo que puede resultar chocante en la mayoría de marcas deportivas del mundo. "Si quieres que los coches deportivos de Lotus existan, tenemos que ganar dinero", afirmó.

Nada nuevo desde que Porsche vio cómo se llenaban sus arcas con los Porsche Cayenne y Macan. Ahora, las demás compañías hacen lo propio: desde Ferrari con su Purosangue hasta Lamborghini con el Urus o Aston Martin con el DBX.

"El Type 135, del que ya hemos hablado, es el deportivo eléctrico que vendrá a continuación. Lo he visto, y es asombroso. Si vender coches como el Eletre nos ayuda a emprender ese viaje [de electrificación], creo que es algo realmente importante", dijo en relación al sucesor del Lotus Elise.

"Tenemos que tener productos de la calidad adecuada, pero también productos que sigan atrayendo a la gente. Ahora, cuando hablo con China, todo es sobre 'calidad, calidad y más calidad". Y es que Lotus es desde hace tiempo propiedad de un fondo de inversión chino que está ayudando enormemente a modernizar la empresa.

Factoría británica de Lotus.
Factoría británica de Lotus

Lotus Cars

"Fue difícil despedirse de los viejos deportivos, pero las cosas tenían que cambiar. [ ] Hemos cambiado completamente la fábrica. Antes esos coches se hacían a mano y se trasladaban en carritos con operarios empujando, y ahora contamos con unidades robotizadas y líneas de ensamblaje semiautomáticas", dijo orgulloso de los cambios que ha podido vivir Lotus en los últimos meses.

Cambios que han supuesto un gasto de casi 100 millones de libras esterlinas en sus instalaciones, con una fuerza obrera que prácticamente se ha duplicado en cinco años en territorio inglés y que se expandirá en el futuro con nuevas fábricas en territorio chino.

"No buscamos un volumen de producción anual de cientos de miles de unidades, pero es un gran paso dentro de nuestras modestas cifras. Lo importante para nosotros es traer nuevos clientes para que entiendan a Lotus, y eso repercutirá en los coches deportivos".

"Los deportivos son el corazón de la marca, y siempre estarán ahí", sentenció con una frase que da esperanza a todos los amantes del mundo de una compañía histórica como pocas otras.

Y además

Buscador de coches