Los Mercedes descapotables más alucinantes conquistan Essen

Deja lo que estés haciendo y disfruta con la selección de Mercedes descapotables que la firma alemana mostrará en la Techno Classica de Essen. ¡A cuál mejor!

La Techno Classica de Essen 2016 es uno de esos eventos a los que hay que ir al menos una vez en la vida y si encima se van a mostrar los Mercedes descapotables más alucinantes de la historia, con más motivo. En esta feria se juntan coches muy especiales de muchas épocas: clásicos de todo tipo pero también coches modernos y raros. En esta edición, que se celebrará del 6 al 10 de abril, la ‘Classica’ de Essen pretende superar sus cifras: 190.000 visitantes y 1.250 expositores.

Mercedes siempre es una firma que acude a Essen con cosas interesantes, juguetes clásicos de su colección, rarezas o deportivos actuales. En esta edición, con el lanzamiento este año del Mercedes Clase C Cabrio y el Clase S Cabrio, los descapotables de Mercedes serán los protagonistas en su stand, ofreciendo una selección espectacular de los coches sin techo más alucinantes de la historia de la marca.

Cuando en 1886, Carl Benz y Gottlieb Daimler inventaron el primer embrión del automóvil, los descapotables eran la única carrocería conocida. En los años 20, Mercedes ya era un referente del lujo en coches cerrados y limusinas. Desde ese momento, los descapotables de la marca eran sinónimo de lujo y exclusividad, elegancia y deportividad, una sensación que se ha mantenido hasta nuestros días.

Atento a las joyas que te presento a continuación y que acudirán a Essen:

Mercedes-Benz 500 K Special Roadster: 1934-1936

Solamente se fabricaron 29 ejemplares de este ‘Special Roadster’ y su sucesor, el Mercedes 540K es una auténtica rareza y uno de los Mercedes más caros de la historia. Su motor de ocho cilindros y cinco litros de cilindrada puede montar un supercargador: la potencia es muy importante para la época, con 100 o con 160 CV dependiendo de la sobrealimentación. Superaba fácilmente los 150 km/h.

Mercedes-Benz 500 K Cabriolet B: 1934-1936

Una versión algo más modesta del Special Roadster. Equipaba el mismo motor de ocho cilindros con Kompressor, de ahí su nombre 500 ‘K’. Fue la carrocería más popular entre las nueve versiones disponibles del 500 K aunque las prestaciones eran las mismas que las del resto de carrocerías.

Mercedes-Benz 170S Cabriolet B: 1949-1951

En mayo de 1949, Mercedes incluyó dos nuevas versiones de su 170 V, el coche con el que la marca había sobrevivido a la posguerra: el 170 D, una variante diésel, y el 170 S, una versión más lujosa y elitista. De este último, la marca decidió presentar, además de la berlina (o limusina), dos lujosos descapotables: el Cabriolet B y el Cabriolet A, este último con un habitáculo 2+2. A finales de 1951 se produjeron 1.603 ejemplares del Cabriolet B.

Mercedes-Benz 300 SL Racing Sports Car: 1952

No te lo pierdas: RENNtech modifica el Mercedes AMG GT-S hasta los 716 CV

Tras la Segunda Guerra Mundial, Mercedes abandonó la competición…¡hasta 1952! Con el 300 SL, Mercedes quería volver a la primera línea de la competición a nivel mundial y, además de su participación en Le Mans, este descapotable espectacular participó en numerosas pruebas, especialmente en las de resistencia. Los resultados fueron apabullares: doble victoria en Le Mans, cuatro primeros puestos en la Nürburgring Great Jubilee Prize y doblete en la Carrera Panamericana.

Mercedes-Benz 300 S Roadster: 1956-1958

En el Salón de París de 1951 debutaba el Mercedes 300 S, situándose en lo más alto de la gama. Este coche de lujo destacaba por su imagen y su refinado interior. Desde el verano de 1951, estaba disponible también en versión coupé, cabriolet y roadster. En otoño de 1955, Mercedes introdujo la inyección directa de gasolina y la potencia se incrementó en 25 CV hasta alcanzar unos respetables 175 CV. Era el descapotable más lujoso de la marca: también el coche más caro producido en Alemania. Costaba 36.500 marcos alemanes, 7.500 marcos más que el mítico 300 SL. Con solamente 53 ejemplares fabricados, el Mercedes 300 S Roadster es uno de los coches más raros de la época de posguerra.

Mercedes-Benz 300 SL Roadster: 1957-1963

El Mercedes 300 SL Rodster se mostró, como sustituto del mítico 300 SL ‘alas de gaviota’ en el Salón de Ginebra de 1957. Su principal novedad era el techo de lona y la ausencia de las puertas de apertura vertical. A partir de 1958, Mercedes ofreció un techo duro de manera opcional, por lo que su aspecto era similar al del coupé. Un descapotable de altas prestaciones y con una imagen única y poderosa que ha llegado a nuestros días en plena forma: se fabricaron 1.858 ejemplares, pero aún así, por un buen ejemplar de un 300 SL roadster se pueden pagar cifras absolutamente astronómicas, por encima del millón de euros.

Mercedes-Benz 280 SE 3.5 Cabriolet: 1969-1971

El padre espiritual del actual Mercedes Clase S Cabrio. El 280 SE 3.5 Cabriolet era el tope de gama de este coche presentado a principios de 1968. En septiembre de 1969 se desveló con el nuevo motor V8 de 3.5 litros con 200 CV. Este espectacular descapotable ofrecía de manera opcional elementos tan novedosos para la época como los elevalunas eléctricos o el aire acondicionado. Con un precio de 34.000 marcos alemanes, una auténtica fortuna para la época, el 280 SE 3.5 Cabriolet fue uno de los coches más exclusivos de su tiempo y una producción de 1.232 ejemplares, dan fe de ello.

Mercedes-Benz 190 E 2.6 Cabriolet Prototype: 1990

Otra saga de lujo histórica: estos son todos los Rolls-Royce Phantom de la historia

¿Un Mercedes 190 E descapotable? ¿Desde cuando? Tras la presentación del restyling del 190 E serie W201 en 1988, Mercedes se adelantó a su tiempo e imaginó cómo luciría un 190 E descapotable, con cuatro asientos, una imagen poderosa y un precio contenido. El padre del actual Mercedes Clase C Cabrio jamás llegó a la cadena de producción pero sí ayudó al desarrollo de la versión descapotable de la serie 124, padre del Clase E descapotable. Esta exclusiva versión montaba un propulsor de seis cilindros en línea con 166 CV.

Mercedes-Benz Clase C Cabrio: 2016-

El nuevo Mercedes Clase C Cabriolet se presentó en el pasado Salón de Ginebra 2016 y se coloca como el primer descapotable del sedán más pequeño de Mercedes desde el 190 E Cabriolet, que jamás pasó a la línea de producción. Combina el estilo moderno y deportivo del Mercedes Clase C con el placer que produce ir sin techo, eso sí, sin mermar algunas capacidades prácticas del coche, como por ejemplo un maletero de 360 litros. La versión más potente, el Mercedes C 63 AMG Cabriolet, alcanza los 510 CV, convirtiéndose en un auténtico superdeportivo.

Mercedes-Benz Clase S Cabriolet: 2016-

El Mercedes Clase S recupera también una versión descapotable que no veíamos desde hace muchas décadas. Su espíritu llega directamente de su abuelo, el Mercedes 280 SE Cabriolet. El buque insignia de Mercedes equipa lo más de lo más tanto en términos de tecnología y lujo, como en elementos mecánicos, pudiendo equipar un brutal motor V12 biturbo de 630 CV. El techo de lona se retrae de manera eléctrica sin necesidad de detener el vehículo, siempre que se circule a una velocidad inferior a 60 km/h.

Mercedes-Benz Clase SL Roadster: 2016-

El recién estrenado restyling del Mercedes SL (R231) se presentó en el pasado Salón de Los Ángeles. Llegará al mercado este mismo mes de abril y luce un aspecto más actual y dinámico. Incorpora última tecnología como la caja de cambios automática 9G-Tronic, el DYNAMIC SELECT con cinco modos de conducción o el Active Body Control que permite combinar confort y deportividad. Al igual que el Clase S Cabriolet, las poderosas versiones AMG convierten a este descapotable en un auténtico dragster, con hasta 630 CV.

Lecturas recomendadas