Pasar al contenido principal

Rolls-Royce Wraith Luminary Collection: una estrella fugaz

¡Pónganme 100! Espera... no

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Rolls-Royce Wraith Luminary Collection

A la hora de alargar la vida comercial de un modelo hasta límites que rozan el absurdo no hay nadie como los americanos con el Jeep Wrangler, los alemanes con el Mercedes Clase G o los británicos que firman el modelo que protagoniza este artículo: te presento el nuevo Rolls-Royce Wraith Luminary Collection, un nuevo empujón a las ventas de uno de los automóviles más lujosos del mundo... limitado a 55 exclusivas unidades. Suena bien, ¿eh? 

Sí, aunque te pueda parecer imposible, los 335.000 euros que costará cado una de los poco más de medio centenar de coches lujosos que saldrán de la cadena de montaje de este Rolls-Royce también quedan algo fuera de mi alcance. Por unos 334.995 napos, aproximadamente. Pero eso no significa que no podamos apreciar un buen trabajo hecho a mano... que esconde en su interior un voluminoso bloque V12 de 6,6 litros, 632 CV y 800 Nm de par dispuestos a transportarte a cualquier lugar del mundo. Siempre y cuando no prefieras hacerlo a bordo de tu maldito avión privado, claro. 

Prueba del Rolls-Royce Wraith Black Badge: el negro pega con todo

Pero los elementos más característicos del Rolls-Royce Wraith Luminary Collection no se concentran bajo su capó, sino a lo largo y ancho de su generosa carrocería: el nuevo retoño de la marca de coches afincada en Derby luce un espectacular color Sunburst Grey que, bajo la luz del sol intenso, ofrece reflejos de tono cobrizo. Como contraste con el elegante y quizá demasiado sobrio aspecto del conjunto se ha recurrido a la incorporación de una línea bautizada como ‘Sunburst Motif’ que, junto con los bordes de los centros de sus inmensas llantas de aleación y algunos detalles de su capó, están pintados en un alegre ‘Saddlery Tan’. Inspirado en el color de un talabarte de toda la vida. Ahora vas y buscas de qué demonios te estoy hablando en el diccionario. 

 

 

Dentro del habitáculo de esta joya tan especial también hay detalles que delatan su especial condición... como la tapicería de dos tonos que diferencia las plazas traseras de las delanteras -para evitar confundirlas, que es algo que nos ocurre a todos al menos un par de veces por semana-, las inserciones de aluminio que salpican ciertas partes de su interior o las molduras de madera checa iluminadas a través de 176 LED. ¿Necesitas más? En su techo podrás encontrar hasta 1.340 puntos de luz que servirán para imitar el cielo nocturno estrellado y que, como novedad, podrán simular el recorrido de ocho estrellas fugaces mientras conduces. Y no, no creas que es una hazaña menor: se necesitan dos kilómetros de cableado para hacerlo. Dos kilómetros. Dos, maldita sea. 

La Historia del Rolls-Royce Phantom: lujo y tradición caminan de la mano

¿Te estás planteando hacerte con uno? Deberías darte prisa: tan sólo 55 unidades del Rolls-Royce Wraith Luminary Collection serán ensambladas... y no hace falta ser un lince como para darse cuenta de que será muy difícil verlas durar a la venta más de una semana. Quizá debas ir haciéndote el regalo del año. Aunque falte mucho tiempo para que te caiga uno más al contador. ¡Vuela!

 

VÍDEO: apuesto a que este es el Rolls-Royce más feo que has visto nunca...

 

¿Buscas coche nuevo? Aquí tienes todo el mercado

Lecturas recomendadas