Pasar al contenido principal

El 'motín de las chocolatinas' o la teoría del caos en McLaren

¡Qué mal cara se le está poniendo a la escudería británica!

Imagen de perfil de Javier Prieto
Boullier dice que Alonso se queda en McLaren

En el pasado GP de Francia F1 2018 ninguno de los dos McLaren ha puntuado. Para buscar una actuación similar habría que remontarse al GP de Azerbaiyán F1 2017. La crisis de McLaren, que no solo afecta al plano deportivo, sino también al laboral y a su imagen, no para de agudizarse.  

Dónde y cómo ver la Fórmula 1

Fernando Alonso, harto de la situación, ha comentado tras finalizar la prueba gala en el Circuito de Paul Ricard, que se están quedando atrás en comparación con otros equipos. Un toque de atención que suena muy mal. Por si fuera poco, existe bastante descontento en una parte de la plantilla. Así se ha sabido por unas declaraciones de un supuesto trabajador de McLaren publicadas en medio inglés.

La escudería de Woking se ha convertido en un vetusto gigante con pies de barro que se tambalea. Su actual coyuntura resulta tan grave que hace dudar del futuro de una de las formaciones más laureadas de la historia. Por si esto fuera poco, las últimas noticias sobre una posible oferta a Daniel Ricciardo y la polémica de las chocolatinas, han elevado aún más la presión en Woking.  

El supuesto 'motín'

Durante los últimos días se ha conocido que un grupo de trabajadores de McLaren se ha puesto en contacto con Martin Whitmarsh, jefe de equipo de durante 25 años y hasta 2014.Y lo han hecho para informarle de que le habían enviado una carta anónima al accionista y amigo de Whitmarsh, Mansur Ojjeh. En la misiva le transmitían el descontento existente por la crisis de McLaren.

Al parecer la espita de esta rebelión en la granja inglesa se desató cuando en una reunión reciente Eric Boullier, Team Principal de McLaren, les transmitió a los empleados que desconocían el origen de las bajas prestaciones del MCL33. Hablando en plata, que no tenía ni idea de lo que está pasando en el equipo.

Y lo peor de todo es que no saben cómo solucionarlo. De hecho, cuando muchos equipos ya se están preparando para comenzar con el desarrollo del coche de 2019, McLaren sigue buscando los problemas que aquejan a la papaya.

 

Las chocolatinas del 'loro' y de la discordia

Un supuesto asalariado ha puesto al descubierto el trato que reciben presuntamente de sus jefes de McLaren. Al parecer, la plantilla no escatima en esfuerzos y alarga su jornada laboral para mejor el monoplaza. A cambio, los jefes recompensan este esfuerzo entregándoles ¡una chocolatina de 25 peniques

Pero, ¡ojo!, solo una por trabajador. Que tampoco están las cosas como para tirar la casa por la ventana. Parece una cuestión baladí, pero deja entrever una conflictividad laboral y falta de sensibilidad y sintonía que complica aún más la salida del pozo. Los asalariados han perdido la confianza en unos superiores jerárquicos que según ellos, se muestran como unos incompetentes. Pues ahí esta unas de las causan que empeoran la crisis de McLaren.

 

La culpa, del cha, cha, cha y el túnel del viento

La última explicación para las bajas prestaciones apunta hacia el túnel del viento. Más concretamente, hacia la falta de correlación de datos del obtenidos en él y su confirmación en la pista. A ver, que no nos quieran liar. McLaren posee un túnel del viento que parece del tiempo. Porque hace ya 8 ó 10 años que debían haberlo actualizado. Pero claro, había que invertir unos 50 kiletes de euros en él, y no era plan.

Entonces se les ocurrió la brillante idea de alternar su uso con el de Toyota en Colonia. Por cierto, Force India también emplea dichas instalaciones y no han sufrido la crisis de McLaren. Además, el invencible TS050 Hybrid con el que Alonso ha ganado las 24 Horas de Le Mans 2018 se ha concebido allí. Raro, raro, raro.

Por tanto, menos echar balones fuera y más mirar hacia dentro. ¿O es que siempre la culpa reside en factores hexógenos a la escudería británica? Además, si con dos túneles del viento son incapaces de descubrir lo que han hecho mal en el MCL33, están apañados.

Uno de los problemas que genera trabajar en un centro situado a hora y media de la sede inglesa es que retrasa el proceso de toma de decisiones. McLaren se ha transformado en un paquidermo que tarda en arrancar.

Como ha manifestado Fernando Alonso tras el patético GP de Francia F1 2018, van para atrás. Quizás esto se deba a que el color de su monoplaza se asemeje a la tonalidad de los cangrejos, crustáceos famosos por circular siempre con la marcha atrás engranada.

Por cierto, no estaría de más que recuperaran una figura con autoridad al estilo Ron Dennis. El inglés, a pesar de sus escasas habilidades sociales y nula diplomacia, sabía dirigir la nave. Ya. Sabemos lo que hizo con Mercedes, Hamilton y Alonso, su decisión con Honda, etc. Pero es que actualmente no hay un referente, un líder en los despachos que marque el rumbo. De lo contrario, no vemos solución a la crisis de McLaren.

 

Parole, parole, parole

En la pista, los resultados no llegan y se encuentran a años luz de lo previsto. Nadie habla ya de luchar con Ferrari y Red Bull por algún podio. La incontinencia verbal de ciertos orondos personajes recuerda a los charlatanes de feria. (Perdón a este colectivo profesional). A alguno de ellos ya le están hablando de dimisión y ante esa posibilidad, se cabrea e indigna.

El MCL33 que parece rodar con un paracaídas. Nos referimos al drag -resistencia al viento- de la papaya artrítica que le frena en las rectas y en las curvas lentas o medio rápidas. Claro, porque hay que descargar mucha ala para que no parezca un tractor.

Problema estructural en la arquitectura del bólido que han tratado de ocultar durante meses. Sin embargo, se les ha acabado el humo y las motos que vender al público y prensa. Ni la presunta evolución presentada en el GP de España F1 2018, ni las novedades posteriores. No hay forma de dar con la tecla. Están a al deriva y con 

El año pasado, con la coartada de Honda decían tener uno de los ¡mejores chasis de la parrilla! Pues fue marcharse los japoneses y perder la inspiración. Lo peor de todo es que continúan poniendo excusas y paños calientes a una situación gravísima que compromete el proyecto a medio plazo... y ya veremos si también la propia viabilidad del mismo. La crisis de McLaren parece no tener fin. 

Imagen principal: Twitter Oficial McLaren F1.

 

 

 

 

Lecturas recomendadas