Pasar al contenido principal

Vídeo: una carrera del TCR acaba a puñetazos

Y esto es lo que no hay que hacer en casa. Ni en ningún sitio...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Pelea TCR Borkovic Azcona

Nos extraña que una carrera del TCR acabe a puñetazos; más que nada, porque los que seguimos el deporte de motor no estamos acostumbrados a esto. Pero a veces, el ser humano pierde los nervios y cae en conductas que no debería. Esto es mucho peor, claro, cuando formas parte de un mundo mediático y tu actitud se puede convertir en algo popular. 

No te pierdas: ¡Puñetazos y casi un estrangulamiento en las 500 Millas de Karting de Brasil!

Aquí, la cosa comenzó por un enfrentamiento en pista entre el piloto serbio Dusan Borkovic y el español Mikel Azcona, que dejó a Borkovic fuera de pista y, por tanto, fuera de combate. El serbio decidió mantener una conversación con su contrincante cuando acabase la carrera y acudió acompañado de su equipo...

Como somos muy bien pensados, queremos creer que no se esperaba que la reprimenda fuera a acabar a puñetazos y mucho menos que alguien acabase lastimado, pero lo cierto es que así ocurrió. Incluso la mánager de Borkovic, embarazada, asegura que también fue agredida. ¿Y quién tuvo la culpa? Bueno, el caso está ya en investigación.

 

 

Borkovic podría enfrentarse a la supresión de la licencia durante seis meses, de acuerdo a la ley deportiva italiana (la carrera se celebraba en Monza), y tendrá que comparecer ante la Federación Portuguesa de Automovilismo y Karting, que se ocupa del reglamento del TCR Europa.

Si hay algo que caracteriza al mundo de la competición es precisamente la ausencia de situaciones como esta de la que hablamos, pero también hemos de decir que no es la primera vez que lo vemos: en 1998, tras el Gran Premio de Bélgica, el mismo Michael Schumacher acudió con muy malas intenciones al garaje de David Coulthard para reprocharle (a golpes) su actitud en pista, que les costó un accidente. O la de Piquet y Salazar en el GP de Alemania F1 de 1982. Sea quien sea, ¡esto no nos gusta! 

 

Lecturas recomendadas