Pasar al contenido principal

Vídeo: Cómo estamparse con un 'pace car' en una carrera de la Indy

Esto es lo que ocurre (a veces) cuando algunos jefes se pasan de listillos. ¿Te suena?

Imagen de perfil de Javier Prieto
Piñazo Pace Car IndyCar Detroit 2018

¿Te moló el post sobre las cagadas del safety car? Tenemos una nueva metedura de pata, versión yanqui. Mira cómo un pace car se choca en una carrera de la IndyCar. El absurdo piñazo ha tenido lugar este domingo en la segunda manga del Gran Premio de Detroit disputado en el Circuito de Belle Island.

Los 'chocantes' hechos han sucedido así. El pace car, un Chevrolet Corvette ZR1 2019, lideraba el pelotón de coches instantes antes de ordenar la salida lanzada. Sin embargo, el conductor, que nos han confirmado que no era Pastor Maldonado, se pasó de aceleración, de frenada y de listo. Por esa conjunción de factores, se estampó contra un muro del trazado estadounidense. Imagínate la que se lió detrás de él, un atasco monumental con todos los monoplazas parados.

Posiblemente te estarás preguntando qué manitas estaba al volante del precioso Chevrolet azul, cuyo morro ha quedado destrozado tras el impacto.Se trata del Jefe de Desarrollo de Producto de General Motors, un tal Mark Reuss.

 

 

El ínclito personaje no ha podido hacer un ridículo mayor en directo y ante miles de miles de espectadores y subordinados. Seguro que todavía más de un empleado suyo se está partiendo de risa.

Eso le ha ocurrido por querer lucirse, habrán pensado sus sufridos trabajadores. Sin embargo, Mr. Reuss ya se había subido al pace car en otras ocasiones sin estas consecuencias tan 'chocantes'.

Bueno, no nos cebemos (más de la cuenta) con el ejecutivo que ha querido fardar de lo bien que pilota y ha terminado planchando la parte delantera del deportivo. Como ya se sabe que los jefes nunca reconocen los errores que cometen, quizás haya argumentado que se trataba de un test crash secreto. Pero amigo Mark, no cuela. Simplemente se te fue el coche.

Afortunadamente el as de la velocidad no resultó herido y ya estamos deseando verle en su próxima exhibición. Por cierto, ¿cómo habrá sido su lunes en la oficina? Seguro que para sus empleados ha resultado un buen día. A nosotros también nos encantaría empezar así la semana... al menos una vez al mes. 

 

Lecturas recomendadas