Pasar al contenido principal

Land Rover Defender Project Blackcomb: ¡un Defender de lo más pijo!

¿Quieres exclusividad? ¡Pues toma dos tazas!
Land Rover Defender Project Blackcomb

Land Rover no suele hacer coches que estén al alcance de todo el mundo. No fabrica modelos dignos de entrar en una lista de todoterrenos baratos, que digamos. Sin embargo, siempre puede haber alguien que tenga tu mismo vehículo. Al fin y al cabo son coches que cuestan un dinero, pero tampoco hay que ser rico para comprarse uno. Ahora bien, si no quieres ver uno igual que el tuyo por la calle te recomiendo que le hagas una visita (o una llamada) a los chicos de East Coast Defender. Ellos se han encargado de crear este Land Rover Defender Project Blackcomb. ¡Un todoterreno único!

Land Rover Defender Project Blackcomb: personalización a tope

Es posible que el Land Rover Defender de nueva generación no acabe de convencerte. Quizá no sea tan rudo como el anterior, pues al menos en su imagen y en su interior es un coche más sofisticado. Pues bien, en ese caso lo mejor es que le eches un vistazo al Land Rover Defender Project Blackcomb. Una preparación de la mano de ECD o East Coast Defender, que son especialistas en este modelo en cuestión y han logrado convertirlo en un producto de lo más exclusivo.

Land Rover Defender Project Blackcomb interior

Este Land Rover Defender Project Blackcomb está basado en el Defender 90 que se vendía hasta hace muy pocos años. Pero lo cierto es que las modificaciones son distinguibles a primera vista. Para empezar, su carrocería está decorada en un exclusivo tono gris llamado Zermatt Silver, y cuenta con detalles en negro brillante. Además, calza unas llantas de aleación Sawtooth de 18 pulgadas envueltas en unos neumáticos todoterreno de la marca BF Goodrich.

El paragolpes delantero tiene luces diurnas integradas e incluye un cabestrante. Pero en el interior es donde empieza la fiesta de verdad. Olvida el austero habitáculo del anterior Defender. El del Land Rover Defender Project Blackcomb está repleto de cuero negro, ante y su volante está firmado por Momo. Un sistema de infoentretenimiento completamente renovado pone la guinda, aunque también llama la atención mucho un sistema de audio con amplificador y un subwoofer.

Land Rover Defender Project Blackcomb trasera

Para rizar el rizo dispone de un montón de extras como arranque y acceso sin llave, Wi-Fi, luces automáticas o salidas de aire en la parte trasera. No obstante, debajo del motor también hay algo interesante: un bloque de 6.2 litros con más de 550 CV. Lo que es más que suficiente para llevarte a ti y a unos cuantos como tú colina arriba.

Fotos: East Coast Defender Automotive Design

Y además