Pasar al contenido principal

Subaru Forester 2018: ¿es el mejor SUV del mercado?

Y si es así: ¿por qué se vende tan mal?

off-road charco todoterreno robusto 4x4

El Subaru Forester 2018 es uno de los mejores SUV del mercado, yo lo tengo bastante claro. ¿Por qué digo esto? Pues bajo mi punto de vista, como ya te conté el otro día hablando del nuevo Jeep Compass, porque es bueno tanto dentro como fuera del asfalto. Y eso para mi es algo clave: el único motivo para comprar un SUV es para tener un coche nuevo que sea versátil tanto dentro como, especialmente, fuera del asfalto. Comprar un SUV que sea inútil a la hora de conducir por una pista forestar es un sinsentido. Fin.

Te interesa: las novedades del Salón de Ginebra 2018

Y es que la gente que se compra un SUV para ir por asfalto, únicamente, se están equivocando. Sí, puede ser la moda, pero se equivocan: están pagando más por un producto peor a la hora de conducir sobre asfalto. La gente parece haber enloquecido con este tipo de vehículos y por eso es momento de reivindicar lo interesante que resultan aquellos pocos SUV que realmente sí que apuestan por la conducción off-road. El Subaru Forester es un buen ejemplo.

 

 

Y es que este japonés es un viejo amigo de todas aquellas zonas de alta montaña donde más allá de caminos no asfaltados se necesita también un extra de tracción por la nieve y el frío, aunque esto último no es algo exclusivo de los todoterreno mas robustos: aquí puedes ver los mejores compactos para la nieve. El Subaru Forester 2018 nació en 1997, cuando los SUV todavía no existían y esa concepción como todoterreno con todas las de la ley lo ha marcado hasta nuestros días.

Si hay una marca conservadora, en cuanto mantener la esencia de sus vehículos, esa es Subaru. Si bien otras marcas que en esa época también sacaron modelos, como el Honda CR-V o el Toyota RAV4, que en aquel momento no eran malos coches fuera del asfalto, han apostado por cambiar la filosofía de sus modelos y han derivado hacia los SUV, Subaru ha mantenido la esencia de su Forester con el paso de las diferentes generaciones: sigue siendo un auténtico todoterreno. Casi se podría considerar como un dinosaurio.

 

 

Cuenta con una buena cota de ataque y de salida para emprender un camino lejos del asfalto y su tracción integral simétrica es una joya cuando la situación se puede poner algo complicada. No es un todoterreno extremo, no es un Jeep Wrangler o un Mercedes Clase G, pero es un buen SUV para uso off-road, algo que no todos pueden decir. Ahora bien, lo mejor no es únicamente eso, lo mejor es que no renuncia a todo lo demás.

Y es que el Subaru Forester 2018 es un buen coche fuera del asfalto pero también se comporta muy bien dentro de él. Es un coche con un buen aplomo y confortable. Es un coche para viajar tranquilo, pero en curvas no es un todoterreno que te quiera matar. Un buen ejemplo de esa tranquilidad es la transmisión CVT que equipan todos sus modelos, sin la posibilidad de montar un cambio manual. Es una caja que anula al conjunto cuando quieres cualquier tipo de conducción más pasional o ‘deportiva’. Merma las prestaciones, pero sobretodo merma las sensaciones. 

Ahora bien, esta caja no funciona nada mal cuando se sale del asfalto, funcionando en conjunto con el X-Mode y elementos como el control de descenso. Sin duda es uno de los SUV que mejor se sienten sobre barro, tierra, subidas, bajadas y demás obstáculos. Renuncia a cualquier tipo de suspensión neumática para conseguir unas mejores cotas de ataque o de salida momentáneas y es un coche con el que viajar cómodamente por la carretera y ser eficaz cuando se sale de ella, además de ofrecer mucha tracción en caso de nevadas o con placas de hielo.

 

 

Entonces: ¿por qué se vende tan poco? Bueno, supongo que el problema será el mismo que provoca las bajas ventas del Subaru XV. Poca información a los potenciales compradores y una marca que no termina de despegar en el Viejo Continente. Es un fenómeno bastante inexplicable: es muy querida por todos los que nos gustan los coches pero resulta poco atractiva para el ‘grosso’ del mercado. Es cierto que a nivel estético son un poco aburridos y su sobriedad ‘made in Japan’ le resta atractivo para el cliente potencial de un SUV, que solamente quiere imagen, imagen y más imagen.

Pero si buscas un SUV que sea capaz fuera del asfalto y con un precio más que interesante, sin duda es una opción a tener en cuenta. Su cambio de variador continuo es su gran talón de Aquiles, pero si vas a circular tranquilo y sin buscar grandes sensaciones sobre asfalto, es un coche muy a tener en cuenta: es año se ha actualizado con una mejora en su sistema de seguridad EyeSight, un par de cámaras en el parabrisas que actúan como ‘ángel de la guarda’ en caso de peligro cercano. 

Todas las versiones y precios del Subaru Forester en España

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear