Pasar al contenido principal

He probado el Audi Q8, cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo

Así se hace un SUV diferente

Imagen de perfil de David López
Audi Q8

Después de hacer la prueba del Audi Q8, el nuevo SUIV de Audi, por las carreteras y caminos del desierto de Atacama (Chile), tengo claro cuáles serían las razones para tenerlo... y cuál para pensarlo. Audi ha creado un todocamino verdaderamente nuevo y diferente al resto, que puede convencer a quien ponga el dinamismo por delante de otras cuestiones. ¿Dónde lo posicionamos? Pues al nivel del Maserati Levante y sin olvidar rivales como el Bentley Bentayga, con el que comparte plataforma.

Vídeo: primer teaser del Audi Q8

1. Diseño innovador

El diseño del Audi Q8 es, por fin, distinto. La marca de los cuatro aros corría el riesgo de conducir sus productos y este nuevo SUV es la respuesta a esa demanda. Es un modelo con mucha personalidad gracias a un poderoso frontal dominado por la parrilla Single Frame y las luces LED que pueden ser Matrix Full LED en opción. En la trasera, la línea óptica continúa sigue la estela del Audi A7 y sus proporciones de casi cinco metros de largos, dos de ancho y una pronunciada coupé lo hacen realmente diferente. Según la versión elegida, se puede combinar el color del borde la parrilla y el de la carrocería, para lograr una mayor personalización. En total, el nuevo Q8 está disponible con 12 tonalidades.

Audi Q8

2. Calidad de acabado y futurista interior del Audi Q8

Como sucede con el exterior, el interior del Audi Q8 ha cambiado frente a otros Audi anteriores y luce mas moderno y futurista. El Virtual Cockpit, de serie, sirve de cuadro de relojes digital y a si lado se colocan dos pantallas completamente táctiles y con accesos directos para manejar navegación, equipo de sonido, navegador, climatización... Solo queda un botón: el del volumen de la radio. Detrás, espacio de sobra para cabeza y piernas y un maletero de 605 litros (el Audi Q7 llega a 820). La calidad de acabado y los ajustes son perfectos y solo pondría unas levas mas grandes para manejar el cambio automático Tiptronic de 8 velocidades. Una transmisión que se asocia perfectamente al doble carácter que busca el Q8, confortable en modo D y con genio si eliges el modo secuencial. Eso sí, las levas que coloca en el volante para ello son demasiado pequeñas.

Audi Q8

 
3. Rendimiento y eficiencia del motor 50 TDI

Este bloque apenas pesa en total 190 kilos y promete ser uno de los más eficientes de su categoría gracias al empleo de la tecnología Mild Hybrid de Audi. Consiste en un sistema eléctrico de apoyo al motor de combustión, compuesto por una batería una batería de iones de litio ubicada bajo el compartimento de carga y un alternador BAS conectado al cigüeñal. Rinde 286 CV e impresiona la patada a bajas vueltas, por algo su par máximo alcanza los 600 Nm. Me ha gustado que luego es bastante progresivo, no pierde fuelle pronto como ocurrías con otros TDI.

En las fases de deceleración es capaz de recuperar hasta 12 kW de potencia para alimentar la batería. Y a velocidades de entre 55 y 160 km/h, puede rodar en modo de marcha por inercia hasta un máximo de 40 segundos con el motor desactivado siempre que el conductor levante el pie del acelerador. El BAS se encarga después de encender el motor de forma rápida. Es decir, puede circular "a vela" durante largos períodos, lo que repercute en mayor control del gasto de combustible.  Además, el sistema Start-Stop empieza a funcionar desde una velocidad de 22 km/h. La respuesta del acelerador es inmediata y la sensación de fuerza no decae tan pronto como en otros TDI. El apoyo eléctrico se nota y se agradece. Por cierto, Audi cambia la nomenclatura de su motores con el Audi Q8 e igual que este 3.0 TDI se llama 50 TDI, el futuro gasolina lucirá en el portón como 55 TFSI, pese a ser también un tres litros.

Audi Q8


4. Comportamiento dinámico, ¡este Audi Q8 no parece un SUV!

La suspensión con regulación de dureza (de serie) es su principal aliado para  lograr un comportamiento en curva sensacional. Lo mejor es que al volante no tienes la sensación de llevar un coche de cinco metros y el centro de gravedad más bajo que en otros SUV mas bajos permite un control mayor y comportamiento divertido, sobre todo en modo Sport. Esta suspensión se puede combinar con otra adaptativa (opcional) que coloca al coche 15 mm más cerca de la carretera y a velocidades superiores a 160 km/h baja 40 mm. Al aparcar, se coloca 65 mm más bajo para facilitar la salida del coche.  Dispone de también del conocido Drive Select para elegir entre siete modos de conducción: comfort, auto, dynamic, individual, efficiency, allroad y offroad. El último solo está disponible en combinación con la suspensión adaptativa. Si lo tengo que comparar con sus rivales alemanes más directos, creo que alcanza el confort de Mercedes y supera a BMW en dinamismo si conectas todos los modos dinámicos. La nueva dirección progresiva (de serie) también ayuda.

Audi Q8

5. Precio del Audi Q8, te puede generar dudas

Todo tiene un precio y el del Audi Q8 no es precisamente bajo. Por ahora se va comercializar desde julio con un solo motor, el 50 TDI 286 CV y cuesta 85.000 euros dejando los faros Matrix Full LED o la suspensión adaptativa como elementos opcionales. Además, si miras su competencia, un BMW X6 30d de 256 CV cuesta 75.900 euros. Incluso puedes dudar con el un Audi Q7, pues el equivalente de motor cuesta 75.000 euros. Las primeras entregas se producirán durante el mes de septiembre y la gama se completará con 2019 con la llegada de dos nuevas motorizaciones: un 3.0 TFSI de 340 CV y un diésel más pequeño, también 3.0 TDI, con 231 caballos.


 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear