Probamos el Hyundai Ioniq 6: Una berlina eléctrica para rendirle pleitesía y admiración

Hyundai Ioniq 6
Foto del redactor Enrique TrilloFoto del redactor Enrique Trillo

Tiene tres opciones de motorizaciones, un amplio equipamiento y un diseño distintivo

Hay veces que el concepto inicial que te haces de un coche ya sea por fotos ya por referencias externas puede variar cuando lo pruebas. Ese es el caso del Hyundai Ioniq 6, que lo vi en fotos y pensé que esa mescolanza entre lo retro y lo futurista igual no era muy acertada, pero una vez lo tuve delante y lo probé no pude más que rendirle pleitesía y admiración.

Como te decía antes, si lo ves en fotos, el concepto de este coche eléctrico puede estar cargado de clichés y de subjetividad cuando juzgues su belleza o su figura antiestética. Hasta que lo tienes delante: la distinción, el buen gusto, una alta reputación o una nobleza pueden activar el sistema límbico de tu cerebro.

¿Cómo es el Ioniq 6 en su exterior e interior?

Esta berlina eléctrica tiene una elegante caída de techo, que es bastante acusada en su retaguardia. Tanto, que parece un coupé. Por este motivo, tiene un gran toque aerodinámico, que consigue un Cx de sólo 0,21. Si quieres tener alguna referencia, te recordaré que su hermano, el Ioniq 5, ofrece 0,29.

Sus dimensiones se aproximan a las de un Tesla Model S, ya que mide 4,8 metros de largo; de ancho calibra 1,9 metros; y tiene una sorprendente altura de menos de 1,5 metros, que provoca que saque músculo cuando está en circulación.

Aspectos destacados a la par que llamativos son los tiradores que se extraen automáticamente cuando te acercas al coche. Además, cuenta con tomas de aire activas para mejorar la aerodinámica, a la que también ayuda el doble alerón trasero. 

Y si nos fijamos en el techo encontraremos un detalle de los que marcan la diferencia: la antena de techo tipo aleta de tiburón, que es transparente y deja ver su mecanismo interno. 

Hyundai ha echado mano de la Plataforma Modular Global Eléctrica (E-GMP) que ya usa el Ioniq 5 y la ha aplicado a su nueva berlina. Esta armadura le confiere un gran tamaño y una pronunciada distancia entre ejes (2.950 mm), que le va a permitir tener un espacio interior bastante amplio.

Una vez dentro del habitáculo del coche que probamos vemos que monta una doble pantalla de 12 pulgadas, 'head-up display' (opcional) y volante LED interactivo e inteligente, que según como este iluminado puede decirnos su estado de carga y otras funciones.

Hyundai te ofrece dos opciones de acabados interiores (claro y oscuro). Asimismo, la consola central es tipo puente por si necesitas guardar objetos. De igual manera, verás que las puertas no tienen botones porque están instalados en la consola central (dato que no me parece muy ergonómico) lo que le da mayor amplitud a su capacidad.

Probamos qué tal es la segunda fila de asientos y vemos que es francamente confortable. Una vez acomodas tus posaderas, te das cuenta de la gran distancia hasta el asiento delantero (casi podrías cruzar las piernas). De hecho, tiene el espacio para las piernas más amplio de todo Hyundai. 

Pero tiene una pequeña pega. Si eres de estatura más bien alta, es probable que tu cabeza roce el techo y que al entrar tengas que agacharte, ya que es un coche bajo en su parte trasera, lo que te obligará a hacer un ejercicio de sentadillas para entrar. 

Quizá se puede echar en falta algo más de espacio en el maletero. Teniendo en cuenta las dimensiones de esta berlina, sus 401 litros de capacidad, más un espacio de 45 litros en su parte delantera, igual se te quedan cortos. 

Destacar que tiene un abundante equipamiento de serie: navegación en tiempo real con un buen control por voz, preacondicionamiento de la batería, luces LED, llantas de 18 pulgadas, volante de cuero calefactado, portón trasero eléctrico, asistente de aparcamiento delantero y trasero, cámara de marcha atrás, entre otros elementos.

Hyundai Ioniq 6 (2)

Motorizaciones y autonomía del Hyundai Ioniq 6

Una de las gratas sorpresas de este Hiunday Ioniq 6 ha sido que tiene un consumo muy bajo. Lo encontrarás en el concesionario en diferentes versiones. La configuración de base es la que tiene 111 kW de potencia (151 CV), 350 Nm de par y es de propulsión trasera. 

Se alimenta de una batería de 53 kWh de capacidad y declara un consumo WLTP de solo 13,9 kWh cada 100 kilómetros. La autonomía que ofrece la marca es de 429 kilómetros.

Un peldaño más arriba encontrarás la configuración de 168 kW (228 CV) y 350 Nm, también con propulsión trasera. Incrementa el tamaño y la capacidad de la batería hasta los 77,4 kWh, que le permite recorrer 614 kilómetros en el mejor de los casos. Siempre tendrás la opción de controlar tu pie del acelerador y de ver por dónde transitas. Así igual harías unos 500 kilómetros. 

Para acabar con la escala más alta de este coche, que es el que he probado, he de destacar que suma un segundo motor en el eje delantero y así ofrece tracción a las cuatro ruedas (AWD), una potencia de 239 kW (325 CV), 605 Nm de par y 519 km de autonomía, (repite la batería de 77,4 kWh que equipa el modelo de 228 CV).

Tiene tres opciones de conducción: si optas por activar el modo Sport verás la animalada que te encuentras porque tiene mucha fuerza. Con el modo Eco predomina la autonomía y controla en exceso la potencia. Y la tercera configuración, la Normal, no le encuentro el momento para usarla, ya que, o vas tranquilo y ahorrando en Eco o buscas la diversión con el Sport.

La aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos dejan bien a las claras sus altas prestaciones. ¿El motivo? Que si no levantas el pie del acelerador, el coche se detiene hasta alcanzar los 185 km/h, velocidad máxima a la que está limitado (aunque no pude comprobarlo). 

Este coche con tracción total eroga un consumo de 15,1 kWh con ruedas de 18 pulgadas. El que yo probé consumía 16,9 kWh con ruedas de 20 pulgadas. Si he de ser sincero, puedo decir que su comportamiento no empeoran el confort ni se notan muy rígidas al coger algún bache de la carretera. 

Un dato que igual te interesa es que con la tecnología de 800 voltios de la que dispone, la batería sólo tarda 18 minutos en pasar del 10 al 80%

Hyundai Ioniq 6 (3)

Comportamiento dinámico

Cuando enciendes el motor te das cuenta de que tiene una suspensión muy firme, que, además, no tiene consecuencias en el confort. Si tenemos que hablar en términos generales, el equilibrio es la tónica general de su puesta a punto. Y eso que carece de suspensión adaptativa. 

Otro de los aspectos que he de destacar porque me ha gustado bastante es que la dirección se endurece en función del modo de conducción que elijas. De igual manera, puedes escoger la sensibilización del pedal. Así, si optas por el 4x4 puedes desacoplar la potencia del motor delantero y quedarte con el trasero (4x2) de tal manera que ahorres energía. 

A todo esto has de añadir las levas de frenada regenerativa para funcionar en modo ePedal.

Algo que también me ha llamado la atención son los retrovisores digitales. Es la primera vez que Hyundai los pone en funcionamiento y, según la marca, añaden otros tres kilómetros a la autonomía, pero sólo están disponibles de forma opcional. Esta aplicación ha sido de mi agrado respecto a otras que probé con anterioridad, pero me ha costado acostumbrarme.

Mi mirada está acostumbrada a mirar fuera para buscar referencia, pero no me acabo de acostumbrar. Si he de ser sincero, me ahorraría ese gasto y me centraría en instalar un espejo retrovisor de los que hemos visto toda la vida.

Precios y rivales del Ioniq 6

Si tenemos que fijarnos en tamaños, calidades y formatos, veremos que el Hyundai Ioniq 6 está en disposición de plantar cara a coches tan significativos como el Tesla Model S. Hay que tener en cuenta que el modelo coreano siempre será más barato que su contrincante estadounidense, quea alcanza los 80.000 euros. Otro de sus rivales podría ser el BMW i4, que parte de los 57.000 euros.

El modelo base de este Hyundai es el de 111 kW, con batería de 53 kWh. Lo podrás obtener desde 49.620 euros. Un piso por encima es tá el de 168 kW, con batería de 77,4 kWh y RWD, por el que tendrás que pagar 58.010 euros. Y el modelo tope de gama es el de 238 kW, con batería de 77,4 kWh y tracción AWD sube hasta los 66.360 euros.

¿Qué te puede hacer decidir la compra?

Hemos de pensar que Hyundai ha dado un paso al frente para poderla considerar entre los modelos premium. Por lo que el Ioniq 6 puede englobarse en ese segmento. Además, puedes considerarlo como tu primera opción ya que te va a ofrecer 600 kilómetros de autonomía que te va a permitir realizar trayectos largos.

Evidentemente que su precio no es asequible para todos los bolsillos, pero tienes un equipamiento de primer nivel y sus motores eléctricos tienen unos buenos rangos de potencia, con lo que completan un coche destacado. Además, optan por detalles como las alfombras hechas con redes de pesca recicladas y la pintura de la carrocería hecha a base de carbón de bambú, que son ecológicas.

Aparte, que lo primero que te entra a la vista es su excepcional diseño, que no tiene nada que ver con los coches actuales y tiene un toque de originalidad y, sobre todo, de elegancia.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Berlinas

Nuestro veredicto

8