Pasar al contenido principal

Aston Martin V12 Vantage V600: ¡fin de fiesta explosiva!

Los británicos recuperan una letra y una cifra con mucha historia.

deportivo lujo altas prestaciones radical bestia reino unido

El Vantage V600 de 1998 todavía se recuerda entre las paredes de Gaydon con cariño y con esa sensación de locura y de peligro tan estimulante. Sin duda, es una de las creaciones más locas de Aston Martin y hoy, 20 años después, quieren revivir una letra y una cifra que, sin quererlo, nos ponen los pelos de punta. Se llamará Aston Martin V12 Vantage V600 y será el fin de fiesta más bestia de la anterior generación del Vantage, que como ya sabes ya ha cedido el puesto al nuevo Aston Martin Vantage con motor ‘Made in AMG’.

Y es que es inevitable: el Aston Martin Vantage se ha convertido en un caramelito para aquellos petrolhead que quieren un coche de la vieja escuela. Con el motor V12, tracción trasera y cambio manual, es uno de los deportivos más apasionantes del mercado. Ahora, llevado al extremo. El Aston Martin Vantage V600 llega con numerosas novedades, tanto a nivel mecánico como a nivel estético: el V12 de 5,9 litros aumenta la potencia hasta los 600 CV, la misma potencia del Aston Martin Vanquish S.

 

 

Aston Martin V12 Vantage V600: ¡el más salvaje!

Para satisfacer a los puristas, solamente estará disponible el cambio manual de siete velocidades y, por supuesto, todo esa cascada de potencia se enviará únicamente al eje trasero. No sabemos la mejora en términos de prestaciones respecto a la versión Vantage S, de 575 CV, pero no creo que sea importante: ¡aquí lo importante es la exclusividad y también su aspecto!

Y es que en términos de diseño, el Aston Martin V12 Vantage V600 tiene novedades importantes: el frontal luce una nueva parrilla de gran tamaño que recuerda a la del Aston Martin Rapide S, terminada en una rejilla muy particular y que podría adelantar un detalle que quizás se repita en futuras versiones deportivas de los próximos Aston Martin.

El capó también es nuevo y recuerda al del Aston Martin DB10 de James Bond, con orificios en la chapa para refrigerar la mecánica: ¡un detalle único y muy exclusivo! Las llantas y el difusor también son de nuevo diseño y destacan las cuatro salidas de escape en la zaga, así como un alerón perfectamente integrado en el portón trasero. Estéticamente no hay dudas: luce espectacular, aderezado por una pintura específica en color gris y con un acabado mate satinado brillante.

 

Vídeo: el Aston Martin Vantage 2018 en acción

 

En el interior encontramos también novedades muy importantes: toda la consola central está fabricada en fibra de carbono, junto con otros elementos como las puertas. Los asientos son backets de fibra de carbono y sin duda, su aspecto es tremendamente racing. No hay duda que toda esta dieta de fibra de carbono puede rebajar algunos kilos al peso final, un dato que la marca no nos ha facilitado.

Y es que al final, esta será una versión muy especial y muy exclusiva: solamente se van a fabricar 14 ejemplares del Aston Martin Vantage V600, 7 coupé y 7 roadster. En algo tan raro, las cifras de prestaciones, peso o, incluso, precio, son bastante irrelevantes: al parecer todos están ya vendidos a algunos de los mejores clientes de la marca. Aston Martin se despide de la anterior generación del Vantage con la versión más potente, radical y exclusiva (con permiso del Aston Martin Vantage GT12), mientras que de paso homenajea a uno de sus productos más recordados. Señoras, señores, las siglas V600 están de vuelta. ¡Gran noticia!

Lecturas recomendadas