Pasar al contenido principal

El Elise Cup 260 es otra edición especial de Lotus

¿Te compraste un Elise Sport 220? ¿O un 250 Cup? Ohhh...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Ollie Kew

Tienes ante ti el Lotus Elise Cup 260. Como sabrás, la marca británica trató de competir con Porsche hace un par de años y lanzó un plan para convertirse en la respuesta de Norfolk a lo mejor de Ferrari, Aston Martin y Stuttgart. No fue bien, pero la compañía sigue entre nosotros.

En lugar de continuar con esta estrategia, Lotus ha ideado una nueva forma de emular el enorme éxito y los beneficios estratosféricos de Porsche. En la industria se conoce este plan como ‘lanza un coche nuevo con un alerón cada semana’. Así nace el Elise Cup 260, que no se parece en nada al Elise Cup 250, el Elise Sprint, el Elise Sport 220 y tal. Básicamente, se trata del GT3 RS 4.0 de la gama Elise.

Bien, dejemos el sarcasmo por un momento, ya que estamos ante una edición limitada de la que sólo se construirán 30 unidades. Y sus especificaciones son muy molonas. El Lotus Elise Cup 260 se ha creado para celebrar el 70º aniversario (que, de hecho, no es hasta 2018, pero bueno) del primer vehículo fabricado por Colin Chapman, fundador de la empresa. Básicamente, se trata de un Elise con peso rebajado y modificaciones aerodinámicas sacadas de otros Lotus con alerones que hemos visto en tiempos recientes, como el Exige Cup 380 o el Evora GT430.

Antes de meternos más a fondo en sus prestaciones, un apunte: la pintura dorada es opcional. Por qué querrías embadurnar la fibra de vidrio en otro color que no fuera ése es un misterio.

VÍDEO: Lotus Evora GT430, todo lo que tienes que saber.

Vale, la velocidad. Hay un montón de fibra de carbono en el Elise Cup 260. El resultado de esos alerones enormes y los pasos de rueda es 180 kg de carga aerodinámica a 243 km/h, su ritmo máximo. Eso significa una mejora del 44% respecto al Elise Cup 250. Si te has gastado los 53.800 euros que cuesta (al cambio) uno de éstos… lo sentimos.

Prácticamente, cada opción para ahorrar peso en este último se ha incluido en el Cup 260 (llantas de aleación, discos de freno de aluminio en dos piezas, policarbonato en vez de vidrio y fibra de carbono en el resto), por lo que marca 15 kg menos en la báscula que su hermano de producción-no-tan-limitada. También tiene amortiguadores ajustables proporcionados por los especialistas de Nitron y más fibra de carbono en el habitáculo. En todo el habitáculo.

Estarás esperando que el motor 1.8 haya aumentado su potencia (253 CV) y su par (254 Nm), ¿verdad? Nosotros también, pero no. El Lotus Elise Cup 260 mantiene estas cifras, por lo que su relación CV/kg es de 294 CV/tonelada. En cualquier caso, un 0 a 100 de 3,8 segundos es un valor muy adecuado.

Además, la compañía dice que ha modificado la admisión para asegurarse de que “mantiene la corona del mejor sonido inducido para un cuatro cilindros del mercado”. Porque… ¿para qué desvelar un nuevo coche deportivo sin dar un toquecito al zumbido del Porsche 718?

No hay duda: estamos ante un modelo muy especial, pero 66.800 euros es mucho por un Elise. Seguro que el comportamiento ‘marca de la casa’ hace que esa suma merezca la pena, pero la pregunta es: ¿será más rápido que tu nuevo iPhone?

Lecturas recomendadas