La lancha de 3.140 CV inspirada por el AMG GT3. ¡Leven Anclas!

Cigarette Racing desvela su Marauder AMG, una lancha deportiva que viene con modo 'Placer'.

Después de ver el helicóptero de Peugeot, ya nada te sorprenderá, pero aun así, Mercedes lo vuelve a hacer: de nuevo lanza un ‘speed boat’ con la colaboración de la americana Cigarette Racing, esta vez basándose en su modelo AMG GT3. Ambas compañías han trabajado juntas desde 2007, así que, para conmemorar el décimo aniversario de su unión (y el 50º de la división deportiva de la automovilística) han creado el Marauder AMG, con 3.142 CV e inspirado en el AMG GT R. ¡Toma ya!

Desvelado en el Miami International Boat Show, el Marauder AMG lleva tanta fibra de carbono que Cigarette Racing se las ha apañado para rebajar 590 kg respecto a su predecesor. Este material aparece en la cubierta y la cabina (con espacio para cinco personas), por ejemplo. Hasta la electrónica ha pasado por un campo de entrenamiento, ahorrando peso donde era posible. ¿La escotilla para el motor? Lo has adivinado: es de fibra de carbono.

¿Por qué este uso tan arbitrario de materiales ligeros? Para el dinamismo y la velocidad. Mucha, mucha velocidad. Porque su mecánica, la que encuentras bajo la escotilla, es impresionante. Se trata de dos propulsores Mercury Racing que tienen dos modos de configuración: 'Placer', que extrae 1.370 CV de cada uno -con carburante de 91 octanos- y 'Race', que pasa la cifra a 1.571 CV para dar un total de 3.140 CV. Puedes hacer con ellos lo que quieras.

Como puedes ver en la galería de arriba, la Marauder AMG sigue las deportivas líneas del Mercedes AMG GT3. Gordon Wagener, jefe de diseño de Daimler, se enroló en el proyecto para encargarse de la pintura y los detalles. Las inserciones de los asientos, por ejemplo, han sido construidos por el Estudio de Prestaciones AMG, mientras que el tono Green Hell Magno es exactamente el mismo que lleva el GT R. Esto, según la división deportiva de la marca, crea una conexión instantánea con el coche, que se las apaña muy bien, por cierto, en el Green Hell, el Infierno Verde, Nürburgring (su tiempo de vuelta allí es de 7'10,92, no lo olvides). Ah, también tiene un logo conmemorativo celebrando el aniversario de la unión de AMG y Cigarette Racing, diez años ya, como ye comentábamos.

"Un icono racing ha inspirado otro", explica Wagener. ¿Te gusta? Sólo te darán el precio si lo solicitas, así que asumen que no te importará pagar lo que sea. Si no entra en tu presupuesto, al menos puedes mirar las fotos de la galería.

Esta es la sexta colaboración entre las dos compañías, que ya tienen en el mercado el AMG 42’, AMG 46’, AMG 50’ Black Series, AMG 50’ GT S y el AMG eléctrico. Todos ellos siguen la deportividad y el diseño agresivo de los coches de Mercedes, con motores de incluso 1.500 CV que pueden alcanzar encima del agua velocidades de hasta 217 km/h. 

Lecturas recomendadas