Prueba del Mercedes C111: el concept con alas de gaviota adelantado a su tiempo

Prueba del Mercedes C111
Foto del redactor Top Gear

A finales de los años 60 y principios de los 70, Mercedes revolucionó el sector con el concept C111, del que se fabricaron algunos ejemplares. Nosotros hemos podido conducir uno de ellos...

El lanzamiento del Mercedes Vision One-Eleven ha hecho que todos recordemos al revolucionario C111 de finales de los años 60, un prototipo inicialmente movido con un motor Wankel y que parecía sacado de una película de ciencia ficción. Era espectacular en su estética, pero ¿cómo es conducirlo? Te lo contamos en esta prueba del Mercedes C111 de hace algunos años.

Texto original de Jason Barlow

Imagina ser un diseñador de coches a finales de los años sesenta. Estos muchachos se soltaron y coches como el Modulo de Pininfarina basado en el Ferrari 512, el Alfa Romeo Carabo o el Lancia Stratos Zero de Bertone inventaron un futuro que todavía estamos esperando.

Sin embargo, los extravagantes italianos no fueron los únicos que abrieron camino y en Mercedes tenemos un claro ejemplo de ello. El Mercedes C111 apareció por primera vez en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1969 y sus puertas de ala de gaviota lo vincularon de inmediato con el 300 SL, el coche con visión de futuro y diseño exclusivo que lanzó a los años cincuenta hacia el futuro. 

No obstante, como es típico en la firma de la estrella, el C111 no era solo un coche de exhibición de ciencia ficción que resonaba con los tiempos cósmicos (el Apolo 11 había aterrizado en la Luna solo dos meses antes). Este era un prototipo funcional impulsado por el motor de Felix Wankel, una tecnología revolucionaria en ese momento.

Era una buena idea y Mazda posteriormente la produciría en masa con éxito -aunque ahora esté casi abandonada-, pero Mercedes pronto se alejó de ella. Los problemas de costes, fiabilidad y eficiencia superaron al carácter inherentemente suave y el tamaño compacto del triple rotor de 283 CV.

Ahora bien, esto no impidió la evolución del C111. En 1970 se fabricaron otros cuatro, con varias versiones, incluidos algunos innovadores turbodiésel y múltiples récords: por ejemplo, en 1978 el C111-III de baja resistencia promedió 300 km/h durante una carrera de 12 horas en un pista de pruebas. 

Al final se harían un total de 14 coches, dejando al C111 más como una familia conceptual en constante mutación que como una estrella solitaria. Nueve sobrevivieron, tres prototipos fueron desechados y uno se usó para múltiples pruebas de coches.

Los coches restantes han estado presentes en exhibición especial en el museo de Mercedes en Stuttgart, pero un C111 renegado apareció en el Reino Unido junto a Lewis Hamilton para la Semana de la Moda de Londres. Cuando terminó, Mercedes nos preguntó si queríamos probarlo y, naturalmente, esa es una de esas preguntas a las que no se puede responder que no.

Prueba del Mercedes C111

También esto es posible porque, en algún momento a principios de los setenta, la marca colocó el V8 de 3,5 litros y 233 CV usado por sus berlinas en un C111 y le pidió a ZF que diseñara una caja de cambios de cinco velocidades a medida. En otras palabras, es un coche adecuado e incluso ha sido actualizado con un moderno sistema de gestión del motor. 

Un hombre de Mercedes llamado Matthias es el tipo responsable, y está aquí hoy para asegurarse de que esta pieza de museo móvil realmente regrese allí en una sola pieza. "Entonces, ¿cuánto vale?" —pregunto, señalando el coche. “Es muy difícil de decir”, responde. “Como es un coche tan especial… Pero sé que está asegurado por 6 millones de euros”.

Para ser un prototipo de automóvil de hace 50 años, el C111 es espectacular. Las marcas nos ofrecen regularmente paseos en su último prototipo, pero por muy llamativo que pueda ser el exterior, todo se mantiene unido a menudo con cinta adhesiva y pegamento. Además, las 'impresiones' de manejo resultantes se hacen a aproximadamente 15 km/h.

Aquí no será así. Esas famosas puertas deben abrirse y cerrarse con cuidado, pero están diseñadas correctamente y se cierran con un golpe tan sólido como en cualquier otro Mercedes de la vieja escuela. Este es un coche con todas las de la ley.

La carrocería es de fibra de vidrio, está pegada y remachada a un chasis de acero y los gruesos umbrales albergan los tanques de combustible. Además, la entrada de aire lateral pronunciada alimenta aire de refrigeración al V8, pero hay una falta notable de conductos en la cubierta del motor. Matthias dice que la disipación de calor está bien.

Por otro lado, el interior del Mercedes C111 se siente tan bien ensamblado como el de cualquier otro coche de la marca de entonces y solo la consola central vertical insinúa el contexto conceptual. Incluso el aire acondicionado funciona. Los asientos tienen un tapizado resistente, los pedales se alinean correctamente con los pies y la posición de conducción es perfecta.

El V8 se enciende con el primer giro de la llave e inmediatamente se instala en un ralentí melifluo. Para acceder a la primera marcha debes presionar un pequeño botón ubicado en la parte superior de la palanca de cambios, pero la acción es suave y el C111 se aleja sin dejar rastro de trepidación o embrague angustiado

Conozco coches modernos producidos en masa que son más bruscos que este. Sí, puede que este sea uno de los coches más mimados del planeta, pero aun así... De hecho, pronto surge un problema inesperado. Aunque está más que feliz en ir relajado, el C111 es claramente capaz de ir un poco más rápido y sería de mala educación no hacerlo. 

Fiel a su papel experimental, la suspensión trasera presentaba una nueva configuración de enlaces múltiples que encontraría su camino en la próxima generación de coches de calle de Mercedes. Así que se maneja sorprendentemente bien, sus neumáticos manejan de manera experta las ondulaciones y los cambios de inclinación de las carreteras secundarias de Gran Bretaña. 

Prueba del Mercedes C111

El C111 tiene agarre de sobra, aunque su dirección de recirculación de bolas no está excesivamente dotada de retroalimentación. Espero que empiecen a caer pedazos de molduras en mi regazo mientras pasamos por los baches, pero el coche se mantiene sólido. Es casi imposible definir lo que es 'genial', pero es algo que reconoces cuando lo ves. El Mercedes C111 es así.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: prototiposMotor, Concept Cars