Pasar al contenido principal

Las 5 limusinas que rechazaron los Presidentes de los EE.UU

El coche actual es un Cadillac DTS convertido en una fortaleza, conocido como ‘La Bestia’. Aquí tienes las 5 limusinas que rechazaron los Presidentes de los EE.UU.

¿Por qué hablamos de las 5 limusinas que rechazaron los Presidentes de los EE.UU? Pues porque sabes de sobra que hay nuevo Presidente en EE.UU. Sí, ha ganado el del peluquín rubio con el coeficiente intelectual de Paquirrín. Qué se le va a hacer. El caso es que hasta ahora el coche presidencial era el conocido como ‘La Bestia’, el Cadillac One con el que Obama iba al Mercadona.

Ahora, el controvertido Trump, que eso sí, ganará un dólar al año, no sabe qué coche elegir como presidente. Yo le veo en un Dartz Alligator, pero no sé si le gustará, porque la junta de la trócola se hace en México.

¿Sueñas con ir a trabajar en la limusina de Putin?

General Motors tiene un contrato en vigor con La Casa Blanca, por lo que lo normal sería ver otro Cadillac como coche presidencial, pero con este particular señor de por medio yo no doy nada por seguro. Aunque los requisitos cambian año tras año, sobre todo los referentes a la seguridad, el más importante es que el coche del Presidente de los EE.UU tiene que ser americano. Por eso hasta ahora han sido Cadillac, Ford, Lincoln o Chrysler las afortunadas.

Esto en España no ocurre, donde Rajoy lleva un Audi A8L, en lugar del por ejemplo ahorrador y producto nacional Seat Ibiza EcoTSI 95 CV.

El caso es que mucho otros que le han precedido en el cargo, se han encontrado ante la misma difícil situación y claro, no les vale cualquier cosa. Por eso hoy tienes las 5 limusinas que rechazaron los Presidentes de EE.UU.

 

1. King Midget Custom (1953) para el Presidente Dwight D. Eisenhower

1. King Midget Custom (1953) para el Presidente Dwight D. Eisenhower

La compañía King Midget fue la única fabricante estadounidense de microcoches durante décadas. Además, fue la marca de coches más pequeña en presentar una propuesta de limusina presidencial.

Se construyó un prototipo, que se basaba en su ‘Model 2’, con un motor Wisconsin AENL de 7,5 CV de potencia. La propuesta iba encaminada tanto al ahorro de los costes de fabricación, como al de combustible. Su esperanza era que con la experiencia militar de Eisenhower, quisiera un coche muy abierto y ligero, pero finalmente eligió un Chrysler Imperial.

 

2. AMC Gremlimo (1974) para el presidente Gerald Ford

 

2. AMC Gremlimo (1974) para el presidente Gerald Ford

 

El fabricante AMC estaba en serios apuros económicos cuando presentó el proyecto, como casi siempre. Se hizo tan deprisa, que el Gremlimo no sólo no era fiable por su chasis, sino que en lugar de la palabra ‘President’, que debería aparecer en la pegatina de la puerta, ponía ‘Pepsodent’. El caso es que entre unas cosas y otras no fueron elegidos.

 

3. Chevrolet Chevette Scooter (1977) para el presidente Jimmy Carter

 

3. Chevrolet Chevette Scooter (1977) para el presidente Jimmy Carter

 

Éste fue elegido, pero no fue utilizado exactamente. En un esfuerzo por llamar la atención sobre la crisis del combustible y, demostrar que incluso el Presidente estaba dispuesto a ahorrar costes de donde fuera, Carter insistió en que usaría un coche muy barato como vehículo presidencial.

El coche sólo tenía un asiento trasero, con lo que Jimmy Carter obligó a la Primera Dama Rosalynn Carter a agacharse torpemente en la zona trasera, ya que delante iba un agente del servicio secreto y el chófer.

Desafortunadamente, el día de su debut, el Chevette dejó de funcionar en medio del desfile. La baja velocidad y el clima frío y húmedo causaron problemas en el carburador. El Presidente Carter y la Primera Dama optaron por bajarse del coche y caminar la distancia restante del desfile. El coche fue empujado a un lado de la carretera por el servicio secreto, le quitaron las matrículas y lo abandonaron.

 

4. 1993 Saturn SL1 State Car para el presidente Bill Clinton

 

4. 1993 Saturn SL1 State Car para el presidente Bill Clinton

 

La propuesta de Saturn fue muy novedosa. Su coche era barato y además fue el primero en contar con conexión a internet. Lo malo es que no estaba hecho a prueba de balas. Eso sí, la solución era que el coche sí podía detectar cuando una bala penetraba en su carrocería. En ese momento se activaba el módem que llevaba incorporado y se enviaba un correo electrónico al Vicepresidente Al Gore para que tomara posesión del cargo de Presidente.

Rocambolesco y raro, pero cierto. Finalmente Clinton optó por un coche con protección antibalas y se rumorea que esto generó tensiones entre él y Al Gore.

 

5. Plymouth Prowler con remolque presidencial blindado (2001) para el presidente George W. Bush

 

5. Plymouth Prowler con remolque presidencial blindado (2001) para el presidente George W. Bush

 

Chrysler iba a cerrar la marca Plymouth, pero quisieron hacer un último intento, para conseguir el contrato del coche presidencial. A falta de una plataforma o chasis más adecuado, los ingenieros y diseñadores decidieron trabajar sobre la base de un Plymouth Prowler convencional.

La parte trasera blindada tendría solo una plaza reservada para el Presidente y, en caso de ataque, podría desprenderse en un lugar seguro del resto del coche. No había dinero para hacer prototipos reales, así que sólo existen montajes con Photoshop.

Aunque parezca mentira, fue la opción favorita de George W. Bush, hasta que el Vicepresidente Dick Cheney le convenció para descartarla.

 

Lecturas recomendadas