Pasar al contenido principal

Bentley reinterpreta la limusina clásica con el Bentayga EWB de batalla extendida

Por si un Bentayga normal se te queda corto (en todos los sentidos)

El nuevo Bentley Bentayga Extended Wheelbase es la maniobra de la marca para ayudarte a digerir la ausencia del Mulsanne. Y de paso, está aquí para traer "un nuevo enfoque en el bienestar" al mundo de los coches de lujo. 

Este SUV, que no es pequeño, aumenta aún más de tamaño. La distancia entre ejes ha crecido 180 mm y todo el espacio extra recae en la zona trasera (donde aparecen puertas que se cierran de manera eléctrica). El resultado es una longitud total de 5.305 mm, más larga que la de un BMW X7 (5,15 metros) o Mercedes-Benz GLS (5,20 m), pero todavía 200 mm menos que la del viejo Mulsanne.

Asientos inteligentes y neveras de champán

Sin embargo, Bentley no solo ha desarrollado un Bentayga más largo y punto. También ha mejorado la calidad de los asientos posteriores, que en Crewe han denominado "asiento de línea aérea", aunque no busques bolsitas para el mareo.

Estos asientos tienen posibilidad de ajuste de 22 posiciones, un ángulo de reclinación de hasta 40 grados y control automático de clima y postura. Unos sensores determinan si se debe calentar o ventilar el asiento (o incluso ambos a la vez) o si hay que realizar pequeños ajustes en la posición para mantenerte cómodo. También tienen reposabrazos calefactables.

Viendo esto, uno casi tiene la completa seguridad de que la gente de que diseñó estas butacas hace mucho tiempo que no vuela  en una aerolínea convencional y mucho menos en alguna de esas que venden billetes de lotería cada media hora...

El Bentayga EWB permite "24 billones de combinaciones de personalización", en palabras de la propia marca. Por ejemplo, hay tres configuraciones de asientos diferentes para elegir (pero desaparece la opción de siete plazas del Bentayga más pequeño) y si escoges el modo de cuatro asientos, podrás colocar una nevera de champán en el medio (tal vez necesites esas bolsas para mareo después de todo).

Conducción: nuevos detalles para facilitar los desplazamientos

El Bentley Bentayga EWB recibe dirección a las cuatro ruedas para hacer más fácil la convivencia con su nueva longitud y reducir el estrés del conductor (¿o debería ser el estrés del chofer?) en zonas urbanas. 

Con este sistema el EWB consigue un mejor diámetro de giro que el Bentayga estándar, 11,8 metros, lo que es un 7% menor, mientras el sistema antibalanceo es de serie. 

En cuanto al motor, utiliza el V8 de 4,0 litros y 550 CV, por lo que alcanza una velocidad máxima de 290 km/h y se pone de 0 a 100 en 4,6 segundos. Es más o menos lo mismo que la versión normal, aunque también llegarán otras opciones de propulsión un poco más adelante.

En este modelo hay 2.500 piezas nuevas que han requerido 50 mulas de desarrollo y una "suma de nueve cifras" para llegar al mercado, algo más que llamativo, aunque comprensible (a estos niveles): un tercio de los Bentley que se venden son Bentayga, y el 82 por ciento de ellos se conducen todos los días. 

¿Seguimos con las estadísticas? En Bentley esperan que ahora en torno a la mitad de los bentayga que se vendan sean EWB... Hay otro mundo ahí fuera.

Etiquetas:

SUV de lujo SUV

Y además

Buscador de coches