Pasar al contenido principal

La flota de carrazos de Jay Kay, cantante de Jamiroquai

Al colega de los gorros, le deseamos que se le pasen los problemas de espalda para que pueda volver a disfrutar pronto con sus bugas y el micrófono.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Los coches de Jay Kay, vocalista del grupo Jamiroquai, forman una de las colecciones más flipantes del Reino Unido y del resto de la Galaxia.

Mira: Jay Kay vende su Lancia Delta HF Integrale

Su flota, compuesta por unos 50 piezas clásicas y actuales, rivaliza con los bugas de sus colegas Brian Johnson, vocalista de AC/DCNick Mason, batería de Pink Floyd o Steven Tyler. Solo locuras como el harén automovilístico del Sultán de Brunéi  están por encima de los tesoros del artista londinense.

Bueno, pero con los más de 40 millones de discos vendidos que le han reportado unos 70 millones de dólares, no pasa muchos apuros para pagar el seguro de sus juguetitos.

 

La mansión de Jay Kay y su flota


Jason Luís Cheetham Kay, que así se llama realmente el cantante de los gorros y las plumas indias, es un auténtico petrolhead. En concreto le flipan los deportivos más exclusivos de todas las épocas. De hecho, en su país es casi tan conocido por sus éxitos musicales como por su locura por los carrazos.

 

Lambo, Jay Kay y la concentración Gumball 3000

 

Tanto es así que suele participar en saraos automovilísticos como el Goodwood Festival of Speed o el Concurso de la Elegancia en Syon´s Park. Fuera de su tierra, también ha se dejado ver por la Gumball 3000. Ah, y como en su caso profesión y pasión van de la mano, los mejores coches de Jay Kay han protagonizado barios de sus vídeoclips.

 

 

Su mansión de Buckinghamshire (Inglaterra), que hoy abrimos solo para ti, parece un museo de las cuatro ruedas. Allí, los coches de Jay Kay cuentan con un garaje construido especialmente para ellos. Y en él se amontonan piezas únicas como si estuvieras en un parking público.

 

El F40 de Jay Kay

 

Amante de los purasangre italianos, Ferrari es su pasión. De hecho, la marca suele recompensar su fidelidad -y el pastizal que se gasta con ellos- que le organizan visitas privadas a Maranello.

 

Los coches de Jay Kay, un auténtico gentleman de la gasolina

 

Allí, además de recibirle el presidente de la firma, suele darse unas vueltas por la pista de carreras con pilotos de la Scudería de F1.

 

El Enzo de Jay Kay

 

Entre sus modelos del Cavallino Rampante destacamos los F40, F50, F430 Spider, 550 Maranello, Enzo, LaFerrari y un rarísimo 330GT Shooting Break.

 

Ferrari 330GT Shooting Brake


Siguiendo con las mecánicas transalpinas, Lamborghini también ocupa un lugar destacado entre los coches de coches de Jay Kay. Los tiene de todas las épocas y colores. Por cuestiones de espacio, solo nombraremos los Miura SV30, Reventón y Diablo.

 

El Lambo Miura SV30 de Jay Kay

 

Otra de las piezas que más nos ha molado es este Maserati A6 Zagato con el que el amigo Jay se ha llevado más de un premio en esos concursos de elegancia que tanto le gustan.

 

Maserati A6 Zagato

 

Ah, no te creas que el producto alemán no le interesa. Lo mejorcito de Porsche, Mercedes y Audi duermen en su casoplón. Para no deprimirte mucho, de las mecánicas de Stuttgart nos quedamos con sus 911 GT3 RS, 911 Carrera 7 RS y 356 Speedster, una auténtica obra de arte.

 

El Porsche 356 Speedster de Jay Kay

 

En cuanto a las preciosidades de la firma de la estrella nos pedimos el 300SL Roadster y una berlina 600 SEL. Y para el día a día, nos valdrían sus Audi RS4 y RS6. 

Precioso el 300SL Roadster de Jay Kay

 

Para ir echando el cierre a los coches de Jay Kay, nos hemos fijado en un elegantísimo Aston Martin DB5 y en un simpático Fiat Abarth 1000. De los Rolls, BMW, y del helicóptero tendremos que dejarlo para otro día.

 

El precioso Aston Martin DB5 de Jay Kay

 

Si quieres seguir disfrutando con los coches de Jay Kay, pásate por nuestra galería de vídeos. A-lu-ci-na-rás.

Por cierto, sabemos que el intérprete británico está pasando un mal momento de salud debido a unos problemas de espalda que le han llevado a suspender varios conciertos por Europa. Desde Top Gear queremos desearle una total y rápida recuperación de su maltrecha espalda.

 

 

Lecturas recomendadas