¿Cómo evitas riesgos con tu coche y ahorras combustible? Cambia los neumáticos a tiempo

Neumáticos Michelin Pilot Sport Formula E

Gustavo López Sirvent

La recomendación general es que se cambien las gomas cada seis años

La vida útil de los neumáticos de tu coche va ligada a diferentes factores que pueden alargarla o acortarla. Uno de ellos es la forma de conducir que tengas; otro es el mantenimiento que hagas a tu coche; y un tercero, el tipo de vías por las que circules. Todas estas causas tiene un efecto directo en el consumo de combustible.

El desgaste de la goma es fundamental. Piensa que el único punto de contacto del vehículo con la calzada son las ruedas. Si están desgastadas o presentan irregularidades, ese contacto no será regular, lo que modifica el comportamiento del vehículo. 

Además, si la profundidad del dibujo no es la adecuada se reducirá la adherencia, con lo que el coche recorrerá más distancia antes de detenerse por completo, al mismo tiempo que aumenta el riesgo de sufrir aquaplaning si es que te encuentras con lluvia o charcos. 

 Además, si las cubiertas se encuentran en mal estado aumenta las probabilidades de sufrir averías tales como problemas en la dirección, los frenos y el sistema de suspensión.

Todo lo comentado nos lleva a un incremento del consumo de combustible. Sin embargo, este efecto depende mucho de la calidad de los neumáticos, ya que no todas las marcas se comportan igual. Existen marcas de neumáticos que incluso pierden capacidad de adherencia a medida que la banda de la rodadura se desgasta.  

Parte de la gasolina o diésel que consume el motor de tu coche se usa para vencer la resistencia a la acción de rodar. Los estudios reflejan que el 35% de la energía que genera el propulsor se invierte exclusivamente en vencer la resistencia a la rodadura. Cuando la goma va perdiendo adherencia debido a su erosión, este gasto de carburante puede llegar a alcanzar hasta un 50%. 

Los factores a tener en cuenta para minimizar el consumo de combustible son básicamente tres: 

  • La estructura. Los neumáticos que tienen una banda, unos flancos y un grosor de tamaño reducido van a ofrecer una resistencia a la rodadura menor. Esto se traduce en un consumo de combustible reducido. Hoy en día esas gomas se instalan en los pequeños turismos urbanos que tienen su vida útil por trayectos urbanos. 
  • El tamaño. Por motivos estrictamente físicos, cuanto más pequeño sea el neumático, menor será el consumo. A pesar de ello, el fabricante siempre te recomendará qué neumático es el adecuado para tu coche.
  • La presión. Si tus neumáticos llevan una presión inadecuada tendrás varios problemas: el primero, que generará mucha inseguridad al volante; el segundo que tendrán un desgaste anticipado. Pero si tus ruedas llevan una mayor presión de la recomendada tendrá una menor banda de rodadura, reduciendo con ello la resistencia, la tracción y elevando el riesgo de sufrir pinchazos.

Recomendaciones para tener un menor consumo de combustible

Los fabricantes de neumáticos tienen un código de recomendaciones para que tu vehículo logre tener un menor consumo de combustible. Uno de ellos es cambiar los neumáticos del coche cuando presenten signos de desgaste o deterioro (de lo que te hablamos más adelante).

Si estás concienciado con el medio ambiente, fíjate que tus neumáticos dispongan de una etiqueta medioambiental de clasificación energética de eficiencia A.

Por último, debemos tener en cuenta que unos neumáticos gastados ponen en riesgo tu seguridad, la de tus acompañantes y la de otros conductores de la vía pública. Y a todo esto, añádele que unos neumáticos en mal estado también incrementan el consumo del coche. 

¿Cómo saber si tienes que cambiar tus neumáticos?

Según nos cuentan nuestros compañeros de Autobild, tres son los pasos a seguir para ver si tus gomas están desgastadas o no: 

  1. El primer paso es la verificación de la profundidad de la banda de rodadura. Para ello, puedes usar un medidor específico, mirar los indicadores de desgaste o recurrir al truco del euro (que recomienda la Guardia Civil, pero no así la  Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL)).
  2. Debemos comprobar que las gomas no sufren defectos tales como bultos, grietas, o deformaciones.
  3. Fíjate en la fecha de fabricación. Si tus neumáticos han cumplido seis años, deberíamos valorar cambiarlos.

Por último, cabe comentar que los neumáticos tienen fecha de fabricación y ésta esta no sólo afecta a las cubiertas en circulación sino que también revela que han podido perder propiedades mientras están expuestas en tienda. 

Por esta razón, los especialistas recomiendan comprar neumáticos de fabricación reciente ya que aunque no esté en contacto con la carretera, el caucho se degrada con el paso del tiempo. Para que te hagas a la idea, si tu neumático tiene el código 1522, ha sido fabricado en la semana 15 (12 al 18 de abril) del año 2022.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: NeumáticosRuedas, Combustibles