Este es el nuevo Citroën C6… y no te lo puedes comprar

El Salón de Pekín acoge la presentación del nuevo Citroën C6, un producto exclusivo para el mercado chino. Mucho cuero, algo de madera. Bueno.

Una creación de la marca que sí nos llena: el Citroën E-Mehari.

Nos gustaba el antiguo Citroën C6, así que al saber que el siguiente llegaba al Salón de Pekín 2016, nos emocionamos. Hasta que nos dimos cuenta de que la marca ha revivido ese nombre para un producto que a) no vamos a ver en Europa y b) es posible que, de todas formas, no lo quisiéramos.

El nuevo C6 es una especie de barco de lujo exclusivamente para el mercado chino. Y eso es casi todo lo que sabemos: ni motorizaciones, ni potencia, ni prestaciones. Lo sentimos.

Lo que sí sabemos es que no nos gusta mucho su diseño. No es que el anterior Citroën C6 fuera precioso, pero sí tenía unas líneas atrevidas, interesantes y únicas. Éste, con una longitud de casi cinco metros, es más genérico. Para la marca gala, que en el Viejo Continente puede dar estilo incluso a un monovolumen, quizá se queda un poco corto.

El interior mejora, eso sí, con relojes digitales y unos revestimientos en cuero cuya superficie se mide en hectáreas. Entre su equipamiento puedes contar climatización automática dividida en cuatro zonas (una para cada uno de los cuatro asientos, que además son ventilados y tienen función masaje), techo solar panorámico, pantalla táctil, regulador adaptativo de la velocidad, cámaras de visión panorámica 360º… Pero sigue sin compensar un exterior un tanto soso, la verdad. Sí, aparecen esos cromados, pero la zaga nos recuerda un poco a un C5 de hace ocho años recalentado en el microondas. Las berlinas de representación de tres volúmenes quizá sean lo más para los altos directivos chinos, aunque aquí… ésta no nos gusta mucho.

Lecturas recomendadas