Pasar al contenido principal

Mercedes Clase B 2019: el más deportivo y tecnológico de la historia

Presume de ser el más deportivo y el más tecnológico

Imagen de perfil de Javier Leceta
Mercedes Clase B 2019

“Un carácter deportivo acentuado”. Con esta carta de presentación, el Mercedes Clase B 2019 acaba de ser presentado por primera vez al mundo. En el que sin duda es una de las novedades del Salón de París 2018 más destacadas presenta un aspecto más dinámico que su antecesor y, según los responsables de la marca, ofrecerá una conducción más ágil y mayor confort a bordo. Podrá encargarse en diciembre y las primeras unidades se entregarán a partir de febrero de 2019.

Entre las credenciales más destacadas del nuevo Mercedes Clase B están sus motores más eficientes, un habitáculo más espacioso y tecnológico, y avanzados sistemas de asistencia a la conducción.

 

 

Motores y cambios disponibles en el Mercedes Clase B 2019

En el nuevo Clase B celebra su debut una versión de la actual familia de motores diésel adaptada para el montaje en posición transversal. Pese a su menor cilindrada (algo menos de dos litros) y un peso aproximadamente un 16% inferior, el nuevo motor de autoignición desarrolla 140 kW (190 CV), esto es, 10 kW más que su antecesor. Además, y gracias a un postratamiento ampliado de los gases de escape, este propulsor satisface ya hoy la normativa RDE (Real Driving Emissions) del nivel 2, obligatoria a partir de 2020, y cuenta con certificación Euro 6d. 

En la fecha de su presentación, el Mercedes-Benz Clase B 2019 se equipa exclusivamente con cambios de doble embrague. Una gran novedad es el cambio 8G-DCT de ocho marchas, utilizado en combinación con el motor diésel de mayor cilindrada. Más adelante les seguirán otros bloques, así como modelos con tracción integral 4MATIC.

Las versiones disponibles inicialmente serán estas:

 

B 180 (100 kW/136 CV, 200 Nm): con cambio de doble embrague 7G-DCT (consumo de combustible en el ciclo mixto 5,6-5,4 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 128-124 g/km)

B 200 (120 kW/163 CV, 250 Nm): con cambio de doble embrague 7G-DCT (consumo de combustible en el ciclo mixto 5,6-5,4 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 129-124 g/km) 

B 180 d con cambio de doble embrague 7G-DCT (85 kW/116 CV), 260 Nm (consumo de combustible en el ciclo mixto 4,4-4,1 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 115-109 g/km)

B 200 d con cambio de doble embrague 8G-DCT (110 kW/150 CV), 320 Nm (consumo de combustible en el ciclo mixto 4,5-4,2 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 119-112 g/km)

B 220 d con cambio de doble embrague 8G-DCT (140 kW/190 CV), 400 Nm (consumo de combustible en el ciclo mixto 4,5-4,4 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 119-116 g/km).

 

En función del modelo y de la configuración básica habrá disponibles varias opciones de tren de rodaje, entre ellas una de altura rebajada y otra con amortiguación adaptativa regulable activa. El conductor podrá utilizar Dynamic Select para modificar el reglaje de los amortiguadores.

Estéticamente, el Mercedes Clase B destaca por su batalla larga (2.729 mm) con voladizos cortos, la línea del techo ligeramente más baja y las llantas de mayor tamaño (pasan de 17 a 19 pulgadas). Los faros LED High Performance serán de serie en España, mientras que los Multibeam LED serán opcionales. En la trasera, algunos elementos acentúan la anchura del vehículo: las luces traseras divididas, los reflectores desplazados hacia abajo e integrados en el parachoques trasero y la sección inferior de éste en color de contraste negro, con efecto difusor y un listón cromado.

 

Interior más avanzado

En el interior, el conductor ocupa una posición 90 milímetros más alta que en el Mercedes Clase A y el espacio a la altura de los codos en las plazas delanteras alcanza una cota de 1.456 milímetros (33 mm más que hasta ahora).  

A diferencia del Mercedes Clase A 2018, que cuenta con un tablero de instrumentos dividido en dos cuerpos básicos horizontales, en la nueva versión del Mercedes Clase B este elemento es de un solo volumen. El tablero de instrumentos está inclinado hacia los ocupantes y muestra escotaduras en el área del conductor y del acompañante. Delante del conductor, esta escotadura sirve de soporte a una pantalla que parece flotar y que está disponible en tres ejecuciones diferentes: con dos visualizadores de 7 pulgadas (17,78 cm), con un visualizador de 7 y otro de 10,25 pulgadas (26 cm) y en la versión widescreen con dos visualizadores de 10,25 pulgadas. Como opción se ofrece asimismo un Head-up-Display. 

 

Mercedes Clase B 2019 (interior 2)

 

El nuevo Mercedes Clase B 2019 es el segundo turismo que estrena el avanzado sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que abre una nueva era en el mundo de la conectividad de Mercedes me y tiene capacidad de aprendizaje.

El nuevo Clase B incorpora además numerosos sistemas de asistencia a la conducción e incluye algunas funciones reservadas hasta ahora al lujoso Mercedes-Benz Clase S. Por primera vez es capaz de circular de forma semiautónoma en determinadas situaciones: el asistente activo de distancia Distronic ayuda al conductor en numerosas situaciones y adapta la velocidad en función del trazado de la ruta prevista. A ello se añaden el asistente activo de parada de emergencia y un asistente activo para cambio de carril. Asimismo, el Mercedes Clase B 2019 está equipado de serie con un asistente de frenado activo con funciones ampliadas que ayuda a evitar colisiones con vehículos precedentes que circulan a menor velocidad o están detenidos (a partir de ahora, incluso con peatones o ciclistas que atraviesan la calzada) o alivia al menos las consecuencias del accidente.

 

Lecturas recomendadas