Muchos hablan del Peugeot 205 GTI, pero pocos conocen esta versión que requería homologación

Peugeot 205 GTI PTS 125
Foto del redactor Sergio Ríos

A mediados de los años 80, Peugeot lanzó una variante poco conocida de su GTi, con un kit que mejoraba sus prestaciones y que requería de una homologación. Se trataba del 205 GTi Kit PTS 125.

El Peugeot 205 es un utilitario icónico del siglo XX, el cual contó con numerosas versiones a lo largo de su vida comercial. Entre ellas, la deportiva GTi es una de las más valoradas, ya que era una de las opciones más emocionantes de este coche. Sin embargo, hubo otra versión menos conocida y más prestacional que requería homologación: el Peugeot 205 GTi Kit PTS 125.

Para conocer las claves de esta variante, hay que remontarse a los años 80, una época en la que numerosos fabricantes ofrecían coches pequeños y rápidos. La competitividad era fuerte y Peugeot contaba con el 205 GTi, pero llegó con 105 CV de potencia y esto no era suficiente frente a algunos de sus rivales.

Ante esta situación, la marca del león se propuso lanzar configuraciones con 115 y 130 CV, pero su llegada se retrasaría algunos años. Esto quería decir que el utilitario francés seguiría en desventaja durante más tiempo y eso podía afectar gravemente a sus ventas. Por ello, se pensó en una solución temporal.

Peugeot 205 GTi

Dado que en esta década Peugeot estaba muy implicada en la competición, contaba con una división específica para ello denominada Peugeot Talbot Sport (PTS). Así, se aprovechó esta situación y se lanzó -con el respaldo de esta división- un kit para la versión más deportiva del 205 que aumentaba la potencia hasta los 125 CV.

La idea era la siguiente: para tener un 205 GTi Kit PTS 125, primero era necesario comprar un GTi de serie, al que posteriormente se le podía agregar este kit. Este paquete prestacional debía ser instalado en un taller especializado y posteriormente homologado, pero así se podían lograr unas mayores capacidades mecánicas hasta que se lanzaran otras variantes de este utilitario.

Esto era lo que definía a esta versión, ya que la estética no variaba respecto de una unidad GTi convencional. En este kit adicional solo se trabajaba la mecánica y, para ello, se contó con los servicios del preparador francés Danielson, especializado en coches de competición y altas prestaciones. Así, se llevaron a cabo varias modificaciones.

Por ejemplo, en el Kit PTS 125 se modificó la culata y el árbol de levas, así como se añadieron válvulas mayores. También se colocó una junta de la culata más fina y resistente, así como se optimizaron los conductos de admisión y escape. Con todo, la potencia crecía a los 125 CV y el par quedaba en 140 Nm.

Más allá de esto, elementos como el chasis y la suspensión de este modelo no cambiaban, pero ahora este coche era capaz de firmar unas cifras de lo más interesantes para la época: podía acelerar de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos y alcanzaba 205 km/h de velocidad máxima. Nada mal para un pequeño coche de los años 80.

De esta forma, se previó la fabricación de 18.000 kits en el tiempo en el que se ofreció esta opción en 1986, pero no se sabe cuántos se llegaron a crear e instalar. Así, el Peugeot 205 GTi Kit PTS 125 es hoy una auténtica rareza, capaz de pasar desapercibida en su estética, pero con muchas sorpresas en el apartado prestacional.

Etiquetas: Motor, Utilitarios