El nuevo Volvo S90 utiliza aire comprimido. Como suena.

El nuevo Volvo S90 2016 utiliza aire comprimido (el D5)

La verdad es que íbamos a hacer la típica noticia de se anuncian los precios del nuevo Volvo S90, esa espectacular berlina que debería poner contra las cuerdas al trío alemán por defecto (BMW Serie 5, Mercedes Clase E y Audi A6)

Pero volveremos a los números algo más tarde, porque Volvo ha anunciado ya casi todos los detalles de los motores que conforman la paleta del S90 2016. El inicio de gama es un D3, pero sus 150 CV pueden parecer poco para un coche de 44.911 euros. El highlight es el S90 D5, que utiliza aire comprimido. Como suena.

Antes de que hundamos a Volvo en bolsa con esta información del nuevo S90, vamos a avisar al broker de turno de que no, que los suecos no van a pasar del petróleo. Tiene que ver con la eliminación del turbo lag: el Volvo S90 D5 de cuatro cilindros lleva acoplado un tanque de aire comprimido denominado Power Pulse.

Dicen en la marca que el aire comprimido es expulsado del tanque cuando el conductor pisa el acelerador, revolucionando el turbo más rápidamente que como lo harían los gases de escape, por lo que se elimina efectivamente el retardo del turbo. Es una idea parecida a la del Audi SQ7, pero sin tener que 'motorizar' las turbinas con el e-turbo. Con el Power Pulse el tanque de aire comprimido se rellena según avanza el coche. Suena inteligente, ¿no?

Veamos más datos del motor del nuevo S90. El D5 Power Pulse tiene 235 CV y 480 Nm. Cuesta 59.950 eurazos y solo está disponible con tracción integral. Pero es sin duda el D4 (46.961 euros) de tracción delantera, algo menos potente (190 CV), el que se va a llevar un pedazo mayor del pastel: apenas emite 116 g/km y homologa un consumo de 4,1 l/100 km. El Mercedes E220d (aquí tienes más información del nuevo Mercedes Clase E 2016) traga algo menos y suelta a la atmósfera 102 g/km, pero también cuesta 51.000 euros...

Dentro del nuevo Volvo S90, la consola central orientada al conductor como en el Volvo XC90 es de serie, como lo es la buena cantidad de piel, los asientos calefactables y el aire acondicionado diseñado para filtrar toda la contaminación que suelta el coche de delante.

Además, para lograr los objetivos del proyecto 'Vision2020' en los que Volvo quieren erradicar los accidentes fatales para el final de la década, la deteccción de peatones y animales, control de velocidad autónomo y frenada automática en caso de emergenvia también van en el pack de serie.

Mucha tecnología en el nuevo Volvo S90 2016. ¿Suficiente para 'pasar' de los alemanes?

No te pierdas:

- Mira los familiares que han precedido al Volvo V90

- Prueba: Volvo XC90 T8 híbrido. Una barbaridad

- El Jaguar XF ahora es diésel y tiene tracción integral

Lecturas recomendadas