Pasar al contenido principal

Opinión: ¿Audi A3 o Mercedes Clase A? ¿Cuál es mejor?

Dos compactos premium con mucho que ofrecer. ¿Cuál es más recomendable?

Creo sinceramente que esta duda entre el Audi A3 y el Mercedes Clase A es un habitual entre los que busquen un compacto premium que entre por los ojos antes que por ningún otro sitio. ¿Digo con esto con son monas vestidas de seda? Para nada: son dos grandes coches con muchas luces y algunas sombras. En este artículo de opinión voy a mostrarte una serie de datos y opiniones personales que espero te puedan ayudar a tomar una mejor decisión.

Te interesa: ¿te imaginas un Mercedes Clase A cabrio? Así podría ser

Bien, creo que es justo empezar por la imagen. Por supuesto, este apartado es completamente subjetivo y aquí cada uno opinará lo que quiera. Bajo mi punto vista, la imagen es uno de los puntos fuertes del Mercedes Clase A y en general, de toda la gama actual de Mercedes. Son coches que entran por los ojos de una manera brutal y consiguen conquistar a buena parte de su clientela simplemente con el diseño, algo poco común en marcas premium alemanas hasta hace bien poco. ‘Algo está cambiando en Mercedes’, rezaba el eslogan hace un tiempo: no estaba equivocado, ahora el diseño es probablemente lo más importante del coche.

 

 

El Audi A3 es más sobrio, manteniendo la imagen poderosa que transmite cualquier Audi pero con ese punto de sobriedad propio tanto de la marca de los aros como del resto del Grupo Volkswagen: no hay nada que tachar, pero quizás el Clase A es algo más emocionante en este aspecto. En el interior, el Mercedes apuesta por un diseño ordenado y con muchos mandos, que le dota de un aspecto bastante complejo y sofisticado. Los asientos tipo backet o la triple salida de aire en acabado metálico sigue siendo un bastión importante para aquellos que quieren cuidar la imagen: la iluminación de ambiente o las inserciones en fibra de carbono ponen la guinda al conjunto.

La fórmula se repite puertas adentro: si bien el mercedes cuenta con muchos botones y el diseño es algo más trabajado, en el interior del Audi A3 se apuesta por la calidad, a lo bestia, por un minimalismo que quizás por los ojos pueda no ser tan atractivo, pero que en la práctica resulta tremendamente satisfactorio. Si optas por elegir el cuadro de mandos digital, la experiencia te aseguro que es muy muy positiva: en cuanto a calidad general de materiales o fabricación, creo que el Audi está un paso por delante. De Mercedes y del resto de fabricantes.

Otra de las cosas importantes en un compacto interior es la habitabilidad: aquí el Mercedes también sale algo perjudicado: la caída pronunciada del pilar C hace que la sensación de agobio en las plazas traseras esté más presente. A ver, dos adultos podrán viajar bien, pero si buscas espacio en la segunda fila de asientos, la versión Sportback del Audi A3 te ofrezca una mayor versatilidad: también un mayor maletero, con 380 litros por los 341 litros que ofrece el Mercedes. Con la segunda fila abatida, la distancia se mantiene: 1.220 litros el Audi, 1.157 litros el Mercedes.

Esta es otra ventaja del Audi: el A3 cuenta con hasta cuatro tipos de carrocería para satisfacer a todo el mundo. Un tres puertas, un cinco puertas sportback, el sedán con tres volúmenes y la versión descapotable. El Mercedes se conforma con una única versión de cinco puertas. En cuanto a motores, ambos modelos cuentan con una gama muy parecida, con mecánicas gasolina que van desde los 122 CV a los 218 CV en el caso del Mercedes y de los 116 CV a los 190 CV en el caso del Audi. La gama diésel en el Mercedes empieza en los 109 CV del A180d, el polémico motor fabricado por Renault y que incluso comparte con Dacia, hasta los 177 CV del A220d.

No te lo pierdas: 5 Audi que no conoce ni tu cuñado 'sabelotodo'

Por su parte, el Audi cuenta con opciones diésel desde los 116 CV hasta los 190 CV. Ambos modelos cuentan también con versiones deportivas, aunque aquí el Audi ofrece una gama mejor escalonada, con el Audi S3 de 310 CV en el primer escalón y el brutal Audi RS3 con su motor de cinco cilindros y 400 CV en la cúspide de la gama. Por su parte, Mercedes-AMG transforma al tranquilo Clase A en un auténtico superdeportivo con los 381 CV derivados del bloque de cuatro cilindros y 1.991 centímetros cúbicos. ¡Casi nada!

 

 

En el apartado motores se podría decir que las diferencias son pequeñas, aunque hay casos en los que el Audi muestra una tecnología superior: es el ejemplo del motor 1.5 TFSI de 150 CV, capaz de acelerar de cero a cien en 8,1 segundos y gastar 4,8 litros a los cien. El equivalente a Mercedes, con el motor de 1,6 litros y 156 CV acelera exactamente en el mismo tiempo pero consume siete décimas más. En cuanto a las versiones más radicales, el Mercedes es algo más radical en su comportamiento, mientras que el Audi es capaz de ofrecer dos caras mejor diferenciadas: un compacto utilizable en el día a día y una bestia los fines de semanas. 

¿He arrojado algo de luz? Creo que no mucha. La verdad es que es una comparativa compleja. Por algunos detalles como la calidad interior, la tecnología o algunos motores algo más eficientes, creo que el Audi puede ser una opción algo más sensata. No obstante, Mercedes está demostrando que la compra de un coche, especialmente uno premium, no siempre se toma con la razón, sino que muchas veces también interviene el corazón y no se puede negar que tanto el Mercedes Clase A, como el resto de la familia, especialmente el Mercedes CLA, son coches que entran por los ojos. ¡Tú decides con qué parte de tu cuerpo eliges tu futuro coche!
 

Lecturas recomendadas