Pasar al contenido principal

Seat 800: así era el Seat 600 ‘familiar’

Menos conocido por todos, el Seat 800, la versión ‘familiar’ del Seat 600 con cuatro puertas, también tuvo su protagonismo en los comienzos automovilísticos de España.

Imagen de perfil de Javier Leceta
Seat 800 (estática)

Sin duda alguna el Seat 600 es uno de los coches más famosos y apreciados en la historia automovilística de España, pero contaba con una variante alargada de cuatro puertas, el Seat 800, que no es tan conocida.

No te pierdas: El primer Seat de la historia

El 27 de junio de 1957 salía de la Zona Franca el primer Seíta, un vehículo creado por Dante Giacosa y comercializado inicialmente en Italia por Fiat. Ideado para la emergente clase media española, el Seat 600 rápidamente inundó las carreteras en sus diferentes versiones (normal, D, E, L y L Especial). Con una potencia de 18 CV (llegaría hasta los 28) y una velocidad de 90 km/h (115, el más veloz), su precio era de 65.000 pesetas (el equivalente a 18.000 euros de hoy y a 3,5 años del salario de entonces). La industrialización del 600 lo hizo más asequible: el 3 de agosto de 1973, cuando se fabricó el último, costaba 77.291 pesetas (7.700 euros de hoy), el salario de 9 meses de la época. En ese momento se habían producido 783.753 unidades.

Centrándonos ya en el Seat 800, se trata de un rara avis del Seat 600, ya que en realidad era un derivado de cuatro puertas creado específicamente por la marca española (nunca existió en Italia).

 

 

Fue producido entre enero de 1964 y junio de 1967 (su precio era de 74.000 pesetas de la época -445 euros-) y solo contó con 18.200 unidades. Era un 600 alargado con un suplemento de 18 centímetros que además contaba con puertas traseras. Carrocerías Costa, su impulsor y fabricante, recibía las carrocerías normales del Pelotilla, las cortaba, soldaba un suplemento de 18 centímetros a la plataforma y añadía las puertas traseras y un nuevo techo estampado de una sola pieza. El Seat 800 regresaba entonces a la planta de Seat para ser pintado y dotado del equipamiento interior.

Esta transformación engordaba 35 kilos a este Seat 600 familiar (su peso total era de 635 kilos), pero a cambio facilitaba enormemente el acceso a las plazas traseras. Sus dimensiones eran 3,48 metros de largo y 2,18 de batalla. El motor, el mismo que del 600D, tenía 767 cc y 25 CV. Alcanzaba una velocidad punta de 108 km/h.

 

Seat 800 (interior)

 

El Seat 800 ‘español’ tuvo dos usos muy concretos: como microtaxi de dos plazas (para no hacer competencia desleal -era más barato- a los taxis más grandes) y como vehículo oficial. Entre otros organismos fue utilizado por el ejército para trasladar a comandantes o coroneles. Sí, los altos mandos (no hablamos de los generales, que ya se movían en los Seat 1400 o 1500) también viajaron en Seat 600 -aunque este caso alargado-, como hacían la mayoría de los españolitos más de la época...

 

 

Lecturas recomendadas