Pasar al contenido principal

Tesla y el mayor avance en baterías

Tesla Model 3

La startup estadounidense Sila Nanotechnologies asegura que su tecnología supondrá un antes y un después para el sector

Tal y como informan en Business Insider, el reto de conseguir la batería del futuro supone un esfuerzo enorme. Muchos de los supuestos avances han acabado quedándose en muy poco o incluso nada, y muchas de las actuales startups del sector están todavía a años luz de llegar al mercado, siendo positivos.

Sila Nanotechnologies es diferente. En septiembre, esta compañía con 10 años de trayectoria anunció que los materiales de su batería, (según datos de la empresa aumentan un 20% su capacidad), estaban preparados para ser insertados en las pulseras de actividad de la marca Whoop. 

Esta compañía aseguró que su propuesta era "el mayor avance en baterías en los últimos 30 años". Varios expertos en el área reconocen que la tecnología de Sila es avanzada, pero advierten que existe alguna exageración en los términos que emplea la compañía.

Berdichevsky, CEO de Sila Nanotechnologies, desarrolló su pasión por los vehículos eléctricos como estudiante en la Universidad de Stanford, donde pasó más tiempo construyendo un coche alimentado por energía solar que yendo a clase. 

Acabó convirtiéndose en uno de los primeros empleados de Tesla, donde ayudó a lanzar el primer coche de la compañía: el deportivo Roadster

Finalmente llegó a la conclusión de que la única manera de reducir de manera relevante el coste de los coches eléctricos y mejorar su rendimiento era mejorando las baterías. Por esa razón dejó Tesla y decidió llevarlo a cabo por su cuenta.

En lugar de desarrollar una nueva batería partiendo desde cero, se centró en el ánodo, la parte de la celda en la que los electrones inician el viaje que les lleva por todo el dispositivo que alimentan hasta la otra parte de la batería, el cátodo. 

Berdichevsky llegó a la conclusión de que una mejor fórmula de este componente supondría mejorar la capacidad global de la batería.

Asegura que pensó en un principio que solamente necesitaría 5 años para tener su ánodo listo para el mercado. Finalmente, acabaron siendo 10, después de que Sila probara 55.000 fórmulas diferentes hasta encontrar una que no solamente funcionase, sino que estuviera hecha con materiales más abundantes y compatibles con los dispositivos que usan los fabricantes.

Antes de que Sila pueda convertirse en proveedor de un gran fabricante de baterías para vehículos eléctricos, necesita aumentar de forma masiva la capacidad de materiales de ánodo que producen. Un coche eléctrico necesita hasta 100.000 veces el material que se emplea en una pulsera de Whoop.

Aunque no revelan la fórmula en detalle, la compañía explica que está basada en el uso de silicio en lugar de grafito.

Y además

Buscador de coches