Pasar al contenido principal

Subastado un Porsche 550 Spyder por una cantidad loca

La burbuja de las subastas parece no tocar techo en el caso de Bonhams.

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Porsche Spyder

Es ya habitual recibir noticias sobre subastas de coches donde el precio de las unidades a la venta alcanzan precios completamente disparatados. El último ha sido un Porsche 550A Spyder de 1958 con pedigrí, ya que ha saboreado el champán en circuitos como el francés de Reims, el holandés de Zandvoort o el famoso Nürburgring alemán.

Con un pequeño motor de 1.500 centímetros cúbicos y cuatro cilindros, este pequeño Porsche rendía 110 caballos, una cantidad bastante modesta para la actualidad pero capaz de poner en jaque a todopoderosos rivales como el Ferrari Testarossa que salió victorioso en la disputa por la victoria en las 24 Horas de Le Mans.

Con solo 40 unidades fabricadas era lógico que la unidad subastada del Porsche 550A Spyder alcanzara cuantías alejadas de cualquier bolsillo mortal. Una referencia son los 5,35 millones de dólares que se pagaron por un hermano del que se ofrecía ayer, un 550 Spyder a secas (sin la A). Eso sí, una cantidad alejada de las decenas de millones que se han llegado a pagar por los Porsches más gordos e idolatrados, como los 917 que reinaron en Le Mans, carrera donde este 550A logró alzarse con el segundo peldaño del podio de su clase. Finalmente, la persona que más alto situó la puja la cifró en la friolera de 5,17 millones de dólares. Ahí es nada.

La burbuja de las subastas de coches clásicos

La casa Bonhams lo puso a la venta a sabiendas de que el precio definitivo superaría los varios millones de dólares, ya que los importes de pujas relacionadas así lo hacían presumir: como la de un Ferrari Daytona Spyder por el que se pagó la friolera de 2,64 millones de la moneda estadounidense.

Y es que vehículos como el de esta subasta ya han sido noticia de actualidad, recordando el Porsche 550 Spyder de James Dean, cuya leyenda negra sigue estando presente entre los seguidores del malogrado actor, de la marca y de las carreras.

 

 

Lecturas recomendadas