La Unión Europea suaviza la normativa Euro 7 en materia medioambiental

Escape contaminación

Gustavo López Sirvent

La iniciativa relaja la materia medioambiental respecto a la planteada inicialmente y actualizará los límites actuales para las emisiones de escape y aplicará nuevas medidas para reducir las emisiones de neumáticos y frenos, así como el aumento de la durabilidad de las baterías. 

Las estrictas medidas que había planteado el Parlamento Europeo respecto a la normativa Euro 7 (que establece límites para las emisiones distintas a las del tubo de escape, entre otros puntos) parede que se podrán suavizar. La Unión Europea ha aprobado recientemente la revisión de dicha reglamentación . 

La iniciativa es más laxa en materia medioambiental de la que se planteó inicialmente y que tantas críticas recibió por parte de los fabricantes de vehículos, ya que desviaron las inversiones necesarias para desarrollar la movilidad eléctrica.

De esta manera, el Parlamento Europeo aprobó por 329 votos a favor, 230 en contra y 41 abstenciones la nueva normativa que actualizará los límites actuales para las emisiones de escape (como óxidos de nitrógeno, partículas, monóxido de carbono y amoníaco), y aplicará nuevas medidas para reducir las emisiones de neumáticos y frenos e incrementar la durabilidad de las baterías.

Este texto contempla la aplicación de la norma Euro 7 dos años después -hasta 2027 para turismos y furgonetas y hasta 2029 para vehículos industriales y autobuses-. Esta propuesta, cuya única negociadora española ha sido la europarlamentaria Susana Solís (C's), mantiene las condiciones de prueba de la Euro 6 para evitar inversiones adicionales en motores de combustión

De igual manera, reduce los límites de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) desde los 80 mg/km hasta los 60 mg/km que proponía la Comisión Europea. No se aprobó la propuesta del grupo socialista, que contemplaba una reducción de estas emisiones hasta los 30 mg/km. Plantea un plazo de dos a tres años para su implementación.

Si nos referimos a los vehículos pesados, la iniciativa recoge una reducción del 60% de emisiones con respecto a Euro 6 y un periodo de ejecución de entre cuatro y cinco años.

En cuanto a las baterías, deberán tener como mínimo un 75% de la capacidad original tras 10 años de uso en vehículos ligeros, y un 70% y 10 años para furgonetas. "Hemos tratado de establecer un mejor rendimiento de las baterías para así mejorar la confianza del consumidor en el coche eléctrico", djo la parlamentaria de Ciudadanos.

Con respecto a las ruedas, la eurodiputada ha recordado que hay una regulación internacional en marcha que debería estar lista para 2026. Pero si esa regulación se estanca, el Parlamento solicitará a la Comisión Europea que establezca nuevos límites para junio del citado 2026.

Un punto más fue el de la regulación sobre frenos que también propuso Solís, que incluía una mayor restricción para los límites a los frenos regenerativos de vehículos con motor eléctrico y pasa de 7 mg/km a 3 mg/km. Todo ello para evitar una mayor contaminación de la que ya existe actualmente.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Contaminación