Prueba Kia Stinger: el matagigantes que llega de Corea

Es atractivo y potente, pero: ¿realmente se puede comparar con un BMW?

Por fin he podido probar el Kia Stinger. Después de verlo en millones de fotos y unos cuantos cientos de vídeos, ha llegado elmomento de hincarle el diente al nuevo sedán con aspiraciones deportivas de la marca coreana que sin duda es uno de los coches de 2017 que más ganas teníamos de probar en Top Gear. Bien, sobre el papel parece que el objetivo es plantar cara, por primera vez en su historia, a las berlinas premium alemanas, especialmente a BMW, ya que si algo me ha quedado claro después de hablar con los responsables e ingenieros de Kia, es que el desarrollo de este coche se ha llevado a cabo buscando un comportamiento dinámico de primer nivel. Y sí, con el Circuito de Nürburgring como telón de fondo, ¿dónde si no? ¿No te lo crees? No te pierdas el siguiente vídeo y compruébalo tú mismo:

Vídeo: El Kia Stinger se atreve con Nürburgring

 

El Kia Stinger tiene mucho que llama la atención de primeras: estéticamente es muy interesante, con un habitáculo retrasado, un gran capó y una altura que se mantiene muy a raya para conseguir una sensación de empaque y de deportividad de primera. Hay que agradecer la verdad los esfuerzos en esta materia a los coreanos. Pero esta super berlina es más que una cara bonita: el Kia Stinger adopta la moderna plataforma de tracción trasera de la nueva marca Genesis del Grupo Hyundai y eso ya son palabras mayores. 

Te interesa: prueba del nuevo Kia Niro

 

 

Pero la plataforma no es lo único de desarrollo propio: también fabrican su propio motor V6 bi-turbo de 3.3 litros y 370 CV, su caja de cambios automática de ocho velocidades, etc. La cosa de primera pinta muy bien: personalmente me recuerda a alguna que otra berlina americana, como el Dodge Charger: tiene músculo, tiene fuerza y no me cabe duda que el mercado americano será su principal destino. En Europa habrá que esperar para ver cómo responde en ventas, aunque no será porque no tiene un precio atractivo: desde 37.900 euros.

Pero volvamos a la práctica. En Kia estaban obsesionados por dotar a su Stinger 2017 de una gran dinámica y yo estoy dispuesto a comprobarlo. Sobre el papel no lo han hecho mal, ya que han fichado al jefe de desarrollo dinámico de BMW M, Albert Biermann. ¡Golpazo sobre la mesa! Y es que aunque la plataforma ya la tuviesen de Hyundai, el Kia Stinger lleva detrás un impresionante trabajo de puesta a punto específica, realizada en muchos circuitos y por las manos más expertas: cuenta con una suspensión delantera completamente nueva, así como una trasera modificada a fondo respecto a la plataforma original derivada del Genesis: ¡Ah, y la suspensión adaptativa viene de serie en la versión V6!

VÍDEO: la cosa va de motores

 

Vale, estoy de acuerdo contigo en que en el Viejo Continente poca gente se tirará de cabeza a por el V6: probablemente las versiones más interesantes serán la 2.0 Turbo de gasolina con 255 CV o el diésel de 2.2 litros y 200 CV. Sea como fuere, tengo ganas de darle unos buenos acelerones a este Stinger y para ello elijo la versión más potente de 370 CV.

Me dejo caer en los asientos deportivos y me gusta lo que veo: te sientas muy abajo y rápidamente encuentras un puesto de conducción agradable, con todos los mandos a mano y con una calidad de materiales y ajustes. Si me llegan a decir cuando yo llegué a esta santa profesión que Kia iba a poder hacer coches así, tengo claro que hubiera torcido la ceja a lo Carlos Sobera. La calidad percibida general raya a gran altura. 

¡En marcha! Larga vida a este V6

Mientras agudizo el oído para escuchar la orquesta de pistones, mi cabeza se hace la misma pregunta: ¿podrá un Kia alcanzar el nivel dinámico de un BMW, por ejemplo? Hace unos años te habrían quemado en la plaza del pueblo simplemente por sugerirlo, hoy puede ser una realidad.

Me lanzo con el pie a fondo en una revirada carretera de Mallorca para encontrarle rápidadamente las cosquillas a esta enorme berlina de 4,83 metros de longitud. No las tengo todas conmigo, por que arrastro casi dos toneladas de peso. Pero a las primeras de cambio me encuentro con un chasis noble cuyas reacciones son predecibles y siempre progresivas. Me gusta la inmediatez y la agilidad con la que entra en las curvas con solo dar un ligero toque de dirección. Es rápido y eso no me lo esperaba. El acelerador también responde con brío y el diferencial de deslizamiento limitado se encarga de ofrecer una tracción soberbia en el eje delantero. Seamos sinceros, no llega a la instantaneidad de reacciones de un BMW Serie 5, pero créeme que no está demasiado lejos. ¡Qué agradable sorpresa!

 

 

El Kia Stinger con el motor V6 de 370 CV es capaz de acelerar de 0 a 100 en 5,1 segundos, misma cifra que consigue un BMW 440i Gran Coupé de 326 CV. Y ese dato podría explicarse por un ligero lag del motor en bajas, algo que en BMW está mejor trabajado. El cambio automático tiene un comportamiento rápido y preciso, pero quizás no tanto como el del BMW o la caja automáticas de Audi. Pero vuelvo a repetir: no hay queja. La suspensión, por otra parte, es firme y eso obra el milagro para que un coche con tantas inercias entre tan bien en curva. Sin embargo, y aquí salta la sorpresa, no es incómoda. Absorbe bien los baches a la vez que detiene bien los balanceos de la carrocería.

Decido bajar el ritmo y analizar lo que me encuentro a mi alrededor: un habitáculo amplio, cómodo y con mucho sabor a coche premium. El malatero es algo corto si tenemos en cuenta la longitud del coche, pero con la segunda fila abatida se pone por encima de los 1.110 litros.

Me queda hablarte de los precios y los equipamientos: ya se pueden hacer pedidos del Kia Stinger 2017. Hay tres motorizaciones posibles: una variante diésel de 200 CV y dos motores de gasolina, el 2.0 T con 255 CV y este que he probado V6 de 3,3 litros y 370 CV. También se podrá elegir entre tracción total o trasera y hay cuatro acabados: Style, Xtreme y GT Line y GT.

Precios:

Stinger  2.2 CRDI STYLE 200 CV                   37.900 €
Stinger  2.2 CRDI XTREME 200 CV               41.650 €
Stinger  2.2 CRDI XTREME 4x4 200 CV        43.650 €
Stinger  2.2 CRDI GT LINE 200 CV                47.150 €
Stinger  2.2 CRDI GT LINE 4x4 200 CV         49.150 €
Stinger  2.0 T-GDI STYLE 255 CV                  38.900 €
Stinger  2.0 T-GDI XTREME 255 CV              42.650 €
Stinger  2.0 T-GDI GT LINE 255 CV               48.150 €
Stinger  3.3 T-GDI GT 4x4 370 CV                 54.150 €

 

y los precios arrancan de los 37.900 euros del motor diésel con el acabado Style.

 

 

Lecturas recomendadas