Prueba Vauxhall VXR8 Maloo: ¡el canguro más loco de Australia!

Un gigantesco motor delante, un gran espacio de carga detrás. ¿Y en medio? Dos asientos con la propiedad de hacerte feliz.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¡Ah! Un pick-up australiano

Sip, aunque cuenta con el emblema de Vauxhall. Este será el último pick-up deportivo australiano, el Vauxhall VXR8 Maloo. Holden, el padre de la criatura, está cesando su producción (y la de otros modelos) tras el cierre de su fábrica de Melbourne.

No te lo pierdas: las seis pick-up más molonas

Pero seguro que mediante una fórmula u otra, este tipo de vehículos se seguirán fabricando, molan demasiado para morir. Probablemente se producirán en EEUU, manteniendo todo ese sabor australiano. Esta edición final del único biplaza del mundo con un gigantesco motor delante y una caja para cargar herramientas detrás está dotado con un V8 de 6.2 litros sobrealimentado proveniente del Chevrolet Camaro ZL1. Produce 544 CV y 671 Nm de par. Vauxhall reclama una velocidad máxima de 250 km/h y una aceleración de cero a cien en 4,6 segundos. ¡Virgen santa!

 

Con tanta potencia podría ser más rápido

A día de hoy quizás no sea tan efectivo como otros deportivos, pero qué más da: este Vauxhall VXR8 Maloo existe para dar un bofetón a todas las reglas preestablecidas. Las pérdidas de tracción son notables debidas a unas ruedas traseras demasiado estrechas, la ausencia de peso en el eje trasero y un cambio manual. Por supuesto, únicamente es tracción trasera. Diversión asegurada.

Hasta alcanzar los primeros 50 km/h, el VXR8 Maloo es suficientemente rápido, tanto como pueden ser deportivos como un Porsche Cayman S o un BMW M3. Sería glorioso poder enfrentarse a cualquiera de estas bestias pensadas para correr con unas cuantas alpacas de hierba seca en la parte trasera de la caja, ¿no te parece?

 

Realmente tiene un objetivo práctico

¡Y tanto! ¡Míralo, ahí caben un montón de cosas! Cuatro personas podrían hacer un picnic en su caja, o dos personas podrían dormir con un colchón de por medio…¡incluso podrías asar una vaca si te apetece! Siendo más sensato, su caja funciona como la de cualquier otro pick-up, personalmente me parece genial para transportar una bici o una tabla de surf, con todo el estilo del mundo y sabiendo que bajo el capó tienes más potencia de la que nadie podría esperar.

 

¿Y qué tal se conduce?

No tiene nada que ver con su imagen, te lo aseguro. Esta nueva versión recibe una suspensión completamente reconfigurada. El anterior modelo, con el LS3 de 425 CV, era algo seco y duro, especialmente delicado en curvas. Ahora es mucho más refinado, sigue teniendo toda la mala leche que esperas, pero la dirección informa más y mejor y incluso me atrevería a decir que es…ágil.

Por supuesto no esperes que tenga la misma eficacia que un BMW M3 en términos de tracción, sensaciones o respuesta al acelerador, pero sí puede ser guiado con relativa eficacia hacia las curvas, se siente estable y sincero, haciendo que te lo puedas pasar muy bien a sus mandos.

 

¿Cual es su principal punto a favor?

La capacidad de derrapar.

 

¿En serio?

Y tanto. Es brillante en ese apartado, mejor incluso que otros ‘derrapadores’ natos como el BMW M3 o el Mercedes E63 AMG. Piensa en esta combinación: 544 CV que llegan directos de una mecánica sobrealimentada con toneladas de par y enviados a las ruedas traseras mediante una clásica caja de cambios manual. Unos neumáticos de 275 son realmente estrechos para semejante torrente de potencia, pero hay más motivos.

Fin de una era: uno de los coches australianos más locos deja de producirse

Encima tienes un eje trasero prácticamente vacío, por lo que el movimiento detrás se consigue con solo mirarlo y pedirlo en voz baja. En el salpicadero se encuentra un mando que regula la acción del ESP y te aseguro que cuando lo apagas, lo apagas de verdad, a la antigua usanza.

En circuito, esta capacidad de dragster resulta muy útil, tanto para ser efectivo como para divertirse quemando rueda. Por ejemplo: imagina que vas rápido, demasiado, y en una curva el morro empieza a buscar el pino más cercano. En ese momento, un par de golpes de gas y la trasera se coloca restableciendo el balance y haciendo que puedas seguir como si nada. Aunque no te lo voy a negar, lo realmente divertido es derrapar como si fueses Ken Block con su Hoonigan.

 

Es divertido, ¿pero efectivo?

Entiendo que este coche tenga un punto cómico y casi de broma, pero no debes olvidarlo: es un coche con una buena puesta a punto. No te hace sentir en peligro en ningún momento: es un pick-up con el que poder circular por la calle con total confianza sin tener que ir de lado en ningún momento. Es rápido, insultantemente rápido para tratarse de un pick-up y probablemente no sea tan eficaz como un pequeño compacto deportivo en una carretera revirada, pero tras su enorme volante te sientes realmente especial y eso no tiene precio.

 

Tiene un gran volante, ¿no?

Y un gran asiento y un gran pomo de cambio. Todo en este coche tiene unas medidas algo particulares, no hay que olvidar que su origen, su procedencia, viene directamente de las granjas australianas. ¡Incluso los pedales son demasiado grandes! 

 

También será muy pesado…

Bueno, son 1.750 kg, es pesado pero es 135 kg más ligero que el VXR8 GTS en el que se basa. Ah y no te olvides de algo importante: es el vehículo comercial más rápido del mundo…salvo en EEUU, que no sabría decirte muy bien cuál es, pero miedo me da. ¿Tú lo sabes?

 

¿Alguna última consideración?

No debes tener en cuenta la luz antiniebla trasera, algo que podría perder una venta (o dos) a la marca, pero no es tan anti-social como parece en las fotos. Los cuatro escapes producen un sonido demasiado light para lo salvaje que es este coche: puestos a ser los más locos del barrio, hay que serlo en todos los aspectos.

Como te podrás esperar, los consumos de esta bestia no son bajos, pero seguro que te dará bastante igual: de media lucirá unos escalofriantes 15,8 litros a los cien en el ordenador de abordo, pero pasará de los 20 litros a la mínima. Si eres de los que revisa este dato, deberás ir a comprarte un Golf 1.6 TDI blanco con llantas de 15 pulgadas, este coche no es para ti.

Y con este dato llego al final de la prueba del Vauxhall VXR8 Maloo. Un coche más serio de lo que puede parecer con su aspecto: es eficaz, es divertido y es un concepto único. Un producto que debe existir en la industria del automóvil. ¡Larga vida al rey de las granjas!

 

Tags

  • Pick up
  • Vauxhall VXR8 Maloo
  • Prueba
  • Deportivos